Pilar Valdearenas Padial: «La oportunidad de estudiar con una beca Randstad-UOC es un estímulo, un reto diario y una puerta abierta a nuevos mundos»

2 diciembre, 2022
Pilar Valdearenas

La de Pilar Valdearenas Padial, reconocida con una de las becas Randstad dirigidas a los estudiantes de la UOC con discapacidad, es una historia de superación en la que la decisión, con casi 50 años, de volver a estudiar ha supuesto un punto de inflexión en un trayecto en absoluto fácil. 

Esta leridana de 58 años inició sus estudios de Ciencias Químicas en la Universidad de Barcelona (UB). Tras trabajar dos años en el Departamento de Farmacología Clínica de una multinacional farmacéutica, enfermó gravemente de una dolencia genética neurológica crónica, que mermó su autonomía física y sus competencias intelectuales. Actualmente tiene un 65% de discapacidad orgánica. Estudió catalán prácticamente de forma autodidacta hasta obtener el nivel D y, animada por el éxito, acaba de terminar el grado de Traducción, Interpretación y Lenguas Aplicadas (TILA) y está cursando el grado de Lengua y Literatura Catalanas, ambos en la UOC. De su periplo vital, de su experiencia como estudiante de la UOC y de la beca que ha recibido nos habla en esta entrevista.

 

¿Qué ha supuesto para ti recibir el reconocimiento de la beca Randstad-UOC?

En primer lugar, ha significado un espaldarazo anímico, para no desfallecer en este duro camino que estoy recorriendo, debido a mis circunstancias familiares y de salud. Además, me ha producido una sensación muy reconfortante de reconocimiento y de no estar sola. Y, finalmente, ha supuesto una ayuda económica imprescindible para poder terminar el grado de TILA.

¿En qué consiste exactamente la beca y para cuál de las dos carreras que estás cursando ha sido concedida?

La beca consiste en una ayuda económica de 1.000 euros y en el reconocimiento de su concesión mediante un diploma. Además, se recibe asesoría laboral por parte de la Fundación Randstad. Lamentablemente, hay poca oferta para traductores y correctores, si no es de modo autónomo. Personalmente, constituye un gran honor, que agradezco de corazón. La obtuve para el grado de TILA, aunque no descarto presentarme más adelante para el otro grado.

Eres una estudiante +50. ¿Qué es lo que te motivó a volver a estudiar a esta edad y cómo está siendo esta experiencia?

En efecto, tengo 58 años y, además, mis facultades y fuerzas están mermadas por la enfermedad. Mi mayor urgencia por estudiar se originó por la necesidad de buscar un sustento ya que, al haber podido trabajar tan poco tiempo, solo tengo derecho a una pensión no contributiva, que no me permite subsistir. Con todo, si hubiera tenido un respaldo económico, seguramente también habría estudiado para ampliar conocimientos y evitar centrarme demasiado en mi enfermedad.

En cuanto a la experiencia, es una mezcla constante de dos elementos: por una parte, un reto diario para asimilar materias en situación de desventaja por la edad y la enfermedad, además de mis responsabilidades familiares (cuidar a mi madre enferma). Por otra, se trata de una aventura fantástica a través de mundos nuevos que me eran desconocidos (yo vengo de las ciencias puras) y la posibilidad de conocer y tratar a personas maravillosas. Nunca hubiera esperado consolidar relaciones tan sinceras y satisfactorias iniciadas en internet. He aprendido a dejarme ayudar y a ayudar.

Estoy muy agradecida porque se me han abierto nuevos horizontes donde antes se había cerrado violentamente una puerta

¿Qué diferencias destacarías entre tu segunda etapa “estudiantil” y la primera?

La etapa de Ciencias Químicas fue apasionante porque era mi vocación más profunda. Disfrutaba en el laboratorio y con las clases presenciales, pero eran jornadas agotadoras y yo ya estaba enferma, aunque no lo sabía.

La etapa de la UOC está siendo mucho más madura. Mi aprendizaje es más profundo y mucho más autónomo. Tengo más limitaciones, pero el carácter más forjado. Las relaciones con profesores y compañeros son mucho más cálidas y solidarias. Estoy muy agradecida porque se me han abierto nuevos horizontes donde antes se había cerrado violentamente una puerta (la enfermedad fue una experiencia muy difícil de encajar).

De las “ciencias puras” a la lingüística

Desde tu experiencia, ¿qué consejos darías a las personas de tu edad a las que les gustaría ampliar su formación pero les da pereza o no se atreven?

Pereza nos da todo lo que supone esfuerzo, y la vencemos cuando hay una motivación bastante fuerte. Y esta puede ser la necesidad, el ansia de conocimiento, etc. Es bueno comenzar con pocas asignaturas para ir adquiriendo hábitos de estudio a nuestra medida, poco a poco. Hay que ser muy perseverantes. Lo de no atreverse no es un obstáculo. Con la UOC no es difícil comenzar y seguir unos estudios al propio ritmo y nivel. Siempre nos acobarda lo poco que sabemos, lo mucho que saben otros y nos sentimos impotentes. La solución es lanzarse a la piscina y disfrutar del proceso de aprendizaje.

Me gusta mucho la faceta analítica que implica el trabajo de la traducción

Por qué te decidiste por el grado de Traducción, Interpretación y Lenguas Aplicadas (TILA)?

Porque, después de las ciencias, lo que más me fascina son las lenguas, especialmente en su componente lingüístico, más que en el literario o histórico. Me siento muy feliz cuando me pongo en la piel de otro para intentar averiguar qué quiso decir un autor en su texto y hacer comprensible para los demás lo que yo he captado. Disfruto mucho compartiendo lo que a mí me satisface. Me gusta mucho esa faceta analítica que implica el trabajo de la traducción. Además, en el proceso se aprende mucho de todo, ya que hay que documentarse ampliamente.

En tu opinión, ¿qué valor añadido aportan los profesionales de la traducción en un entorno como el actual, caracterizado por los algoritmos y los traductores “automáticos”?

La traducción humana es insustituible ya que, por un lado, alguien ha de programar y controlar las máquinas, ¿no? Son los traductores humanos quienes lo hacen. Por otro, un programa informático nunca podrá captar los matices de la ironía, los referentes culturales e, incluso, posibles errores, en el texto que se traduce. Los traductores nos servimos de las herramientas informáticas para que hagan el trabajo rutinario, pero siempre las supervisamos y seleccionamos qué resultados de los que nos ofrecen son los idóneos.

También estudias el grado en Lengua y Literatura Catalanas, ¿qué tal compatibilizas ambas carreras?

Con mucho esfuerzo y avanzando muy lentamente. Puedo matricularme de muy pocas asignaturas cada semestre. Ahora que ya me graduado en TILA podré avanzar más con el otro grado. Sin embargo, ambos estudios se complementan muy bien y el hacerlos juntos me permite hacer extensivos mis conocimientos a mis dos lenguas nativas: el castellano y el catalán.

Comencé en la UOC por la posibilidad de estudiar en línea y a mi ritmo, y la motivación definitiva la encontré en la calidad de la enseñanza

¿Cuál fue la razón que te llevó a elegir la UOC para formarte?, ¿cómo está siendo tu experiencia como estudiante de esta universidad?

Comencé en la UOC por la posibilidad de estudiar en línea y a mi ritmo, dos cosas imprescindibles para mí. Los descuentos por discapacidad me acabaron de convencer, y la motivación definitiva la encontré en la calidad de la enseñanza. Mi experiencia está siendo muy satisfactoria, y estoy muy agradecida con todo lo que la UOC me ha proporcionado.

¿Qué ventajas tiene para un alumno con discapacidad la metodología que emplea la UOC?

La metodología ayuda porque dosifica los esfuerzos a lo largo de todo el semestre. Si se es constante, se avanza con la evaluación continua y, sin darse uno cuenta, aprenden muchísimas cosas. No te lo juegas todo en un examen en junio, como cuando yo estudié Ciencias Químicas. Los materiales didácticos están bien estructurados y eso ayuda a quien tiene alguna discapacidad.

Futuro laboral

Además, de estudiante, eres bloguera. Háblanos un poco de esta faceta.

Todo comenzó cuando apenas podía salir de casa. Una benefactora de mi parroquia me regaló un ordenador (yo no tenía medios para adquirirlo) y un sacerdote amigo me aconsejó introducirme en los blogs para poder comunicarme con los demás. Le hice caso y pasé a formar parte de un grupo de blogueros católicos. Entonces aún no estudiaba y me permitió tener relaciones sociales a través de internet, aprender mucho y recuperar en parte mis facultades intelectuales. Me invitaron a un par de congresos y, con su apoyo, volví a viajar para participar en ellos. Pasé la mayor parte del tiempo en la cama del hotel, pero fui muy feliz. Pude alimentar mi fe cristiana, que me da fuerza para seguir adelante. Mejoré mi capacidad de redacción, primero  a través de mis blogs, luego escribiendo artículos en las revistas de dos parroquias y, finalmente, en un grupo de escritura con el que publicábamos libros de relatos cortos. Disfruté mucho, pero al comenzar a estudiar tuve que dejarlo, porque no llego a todo.

¿Qué planes o proyectos tienes previsto para cuando acabes ambos grados?

El de TILA ya lo he acabado y busco trabajo como traductora, correctora y asesora lingüística. Mis sueños se harían realidad si pudiera ser en la UOC. Siempre pienso que cuando acabe el otro grado descansaré y me dedicaré a disfrutar de más tiempo libre, pero sé que no podrá ser, debido a este “vicio” que tenemos de comer cada día.

Finalmente, ¿qué consejos darías a los alumnos con discapacidad que deseen formarse o desarrollar sus intereses o que desconocen que existen oportunidades como las becas Randstad-UOC?

Que se informen a través de la UOC o de la Fundación Randstad (en sus páginas web, noticias) y que soliciten aquellas para las que cumplan los requisitos si tienen necesidad de ayuda económica o de otro tipo.

 

¿Sabías que ya está abierta una nueva convocatoria para las becas que conceden la Fundación Randstad y la UOC? Estas becas están relacionadas con las siguientes titulaciones: Protección de Datos, Economía y Empresa, Informática y Tecnología, Comunicación y Compliance? Dichas becas suponen un 90% sobre el importe de la matrícula del programa, que se inicia en el segundo trimestre del curso académico 2022-2023. El 12 de diciembre es la fecha límite para presentar la solicitud. ¡No dejes escapar esta oportunidad para seguir formándote!

(Visited 139 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista colaboradora
Comentarios
Deja un comentario