El monumento conmemorativo de la batalla del Ebro desde y a través del arte

14 July, 2023
monumento conmemorativo de la batalla del Ebro ‘Monument 24’ es el TFG en forma de ensayo visual elaborado por Aida Martí, estudiante del grado de Artes de la UOC, sobre el monumento conmemorativo de la batalla del Ebro

aida martí pago monumento conmemorativo de la batalla del EbroAida Martí Pago es alumna del grado de Artes que imparte la UOC, una enseñanza que inició mientras desarrollaba un proyecto personal y profesional como freelance. En este tiempo, ha trabajado diferentes lenguajes y técnicas, creando una simbiosis entre la formación y la práctica. Dos caminos que, según reconoce, se han retroalimentado. Muestra de ello es su trabajo final de grado (TFG) que nos explica y analiza más allá de una perspectiva artística. Actualmente también trabaja como docente de dibujo en la enseñanza secundaria. A su formación académica suma su trayectoria como estudiante de proyección y dirección de obras.

¿Por qué decidiste que tu TFG versara sobre el monumento conmemorativo de la batalla del Ebro, situado en Tortosa?

Por el tipo de trabajo que quería hacer y me interesa seguir explorando. Además, le sumaría el hecho de que este es un tema muy presente y recurrente en el territorio (Terres de l’Ebre) y detectaba una brecha o vacío, especialmente si hablamos de un enfoque desde y a través del arte. De algún modo, aquí se juntan varias piezas que encajaban perfectamente y quise aprovechar la ocasión que supone un TFG para empezar este camino.

En lo personal, ¿qué te ha llevado a elegir este monumento?

En primer lugar, todo el mundo tiene algunas materias con las que ha conectado en todos los sentidos. En mi caso, las asignaturas Sistemas y Contextos del Arte y Crítica del Arte fueron las que abrieron paso a la necesidad de seguir explorando el terreno desde aquí; desde la investigación y el análisis, para conectar lo más crítica y ampliamente posible todos los procesos en los que se inscribe una obra de arte. Y fue durante estas dos asignaturas que constantemente me venía a la cabeza la idea de abordar las polémicas cuestiones alrededor de este monumento.

Para mí era importante abordar desde el arte el conflicto que este monumento perpetúa en el espacio público, subrayando la carga simbólica

Además de esto, personalmente —y, por lo tanto, artísticamente—, me interesa muchísimo todo ese complejo engranaje que se da entre política, arte y sociedad. Si ya los monumentos, de por sí, se inscriben en este espacio, si hacemos un zoom-in en esta tríada, me fascina aún más indagar en el contexto del franquismo. Es un marco que, de por sí, me interesa conocer y entender, por un lado, por los evidentes silencios que aún persisten y la necesidad de ir rompiéndolos, y por el otro, por el vínculo que el vínculo que me generan las Terres de l’Ebre, donde tuvo lugar la batalla del Ebro, un hecho que sigue latente o visible de muchas formas. Por ello, para mí era importante abordar desde el arte el conflicto que el monumento conmemorativo de la batalla del Ebro perpetúa en el espacio público, subrayando la carga simbólica, ya que todavía se refuerza la lectura de un rol conciliador y fraternal, nada más lejos de lo que se evidencia a través de la investigación, por ejemplo.

A partir del conflicto en torno a este monumento —especialmente en su entorno más directo o local—, este trabajo me ha permitido poner el foco en los interrogantes y retos que plantea a todos los niveles. Por eso, busco las fuentes primarias, trazando los vínculos y relaciones, especialmente en sus procesos de gestación, producción y activación. Todo esto nos aporta una información de gran valor a la hora de comprender este monumento en toda su dimensión. Es decir, me permite analizar de forma profunda y crítica toda esa información, resiguiendo los usos sociológicos y políticos del arte en referencia a este monumento. Y con esto, ir más allá de la semiótica propia del objeto, teniendo en cuenta todos los contextos y procesos en los que se inscribe.

monumento conmemorativo de la batalla del Ebro

¿Cómo encajar toda la perspectiva sociológica que le envuelve en un ensayo visual?

Lo explico como un proceso de destilación que consigo escribiendo. Todo esto que he explicado, va cobrando forma en un ensayo de texto que personalmente me permite relacionar y ordenar las ideas de forma más clara y contundente. Lo que hago en este texto es diseccionar toda esa cantidad de datos e información recogida, relacionarla con los marcos teóricos del proyecto de forma crítica y transversal. De ahí, puedo extraer las principales ideas que me permiten elaborar un hilo narrativo visual coherente y fundamentado, a partir de conceptos, simbolismos, problemáticas y demás tensiones que surgieron de este ejercicio de crítica. Escribir antes, me permite también algo tan importante como situarme y encontrar la voz. Para mí fue fundamental volcarlo todo así, y trabajar sobre el texto, porque luego todo fluyó de una forma muy natural a la hora de traducirlo a un ensayo visual.

¿Qué ha nacido de este ensayo visual? 

Pues, a partir de todo este proceso de extracción, se da forma un libro-objeto experimental. La pieza consta de dos partes dialogantes y simbióticas: un mapa, y un libro.

El ensayo juega con la propia materialidad de la obra, mostrando, ocultando o insinuando, como lo hace el mismo monumento

¿Qué técnicas, formatos y lenguajes has utilizado para dar vida a este ensayo?

En él se hibridan diferentes lenguajes como el collage, el dibujo o algunos elementos textuales. También juega con la propia materialidad de la obra, mostrando, ocultando o insinuando, como lo hace el mismo monumento. Con todos estos ingredientes se ha construido un hilo narrativo que plantea un recorrido a través de los diferentes interrogantes y tensiones, así como el rol o la función en el espacio público, o también en el recuerdo y en la memoria histórica, y en las narrativas de poder que este objeto vertebra.

El hecho de que sea visual, me permite hibridar las posibilidades intrínsecas del ensayo en ámbitos como la crítica de arte y la práctica artística, que me permite vehicular de forma más contundente ese ejercicio crítico.

El collage es una herramienta de comunicación visual con mucho potencial expresivo, fuerza, capacidad creativa y especialmente cognitiva

¿Qué te ha llevado a apostar por un tipo de técnica y no otra? Es evidente el peso que adquiere el collage.

Principalmente, me centré en cómo podía yo vehicular mejor los conceptos o ideas específicas en cada caso. Al trabajar primero sobre el texto, toda esta parte más plástica siguió un poco las necesidades del mensaje. Por eso vemos que va alternando lenguajes y técnicas distintas. He escogido trabajar mucho a partir del collage, porque es un recurso que me resulta muy interesante plásticamente para resolver y dar forma a una propuesta crítica con relación al monumento y todo lo que lo sostiene. Pienso que es una herramienta de comunicación visual con mucho potencial expresivo, fuerza, capacidad creativa y especialmente cognitiva. Es decir, tiene el potencial generar la afectación en el lector/a través de un lenguaje visual de forma muy emocional y directa, que facilita los procesos y las conexiones en el pensamiento.

monumento conmemorativo batalla del ebro

Por eso esta técnica, explorada sin unas configuraciones rígidas, con su carácter irónico y sarcástico, mezclada con los juegos materiales, el dibujo y otros elementos textuales, me sirvieron como herramientas poderosas a la hora de plantear este proyecto, y también la oportunidad de profundizar trabajando en ese terreno que era desconocido para mí. En este caso, el dibujo tiene también este potencial, sin embargo, el tono que adquiere esta técnica en este trabajo es distinto. Por ejemplo, me sirve para narrar de una forma más literal algunas escenas basadas en hechos históricos, como las que vemos en el desplegable de la página central. Allí necesitaba además que tanto la línea como el trazo del dibujo fueran toscos, desdibujados y oscuros para comunicar mejor la idea global y aprovechar esa fuerza y presencia que le da visualmente el dibujo al conjunto del libro.

En el verano de 2021 y en una fecha nada casual –el 18 de julio, 85.º aniversario del comienzo de la Guerra Civil–, la Generalitat de Cataluña tenía todo listo para desmantelar el monumento a la Batalla del Ebro. Una decisión judicial paralizó entonces la actuación. ¿Qué representa actualmente este monumento? ¿Ha cambiado su sentido con el paso de los años?

Quitarlo en esa fecha concreta habría sido un gesto simbólico, entre muchas otras cosas. Sin embargo, se paralizó, como dices.

Desde mi punto de vista, el monumento no ha cambiado su sentido, ni su simbolismo. Fue, es y será, un monumento franquista que se puso con una función unívoca de enaltecer, subrayar y recordar un relato muy concreto. Como suele pasar con los monumentos, especialmente de este tipo. El hecho de quitarle alguna pieza -como se hizo en su momento con el vítor de Franco, por ejemplo-, no deja de ser una mera operación de maquillaje para intentar suavizar el relato de este y justificar su pervivencia en el espacio público.

Sin embargo, el valor simbólico del monumento no se puede resignificar con un gesto, ni con una placa de más o de menos. Es mucho más profundo y está mucho más arraigado en los contextos históricos, políticos y psicosociales como para que lo pretendamos así. También es cierto que a lo largo de todos estos años se ha intentado suavizar o relativizar su sentido o simbolismo desde un prisma más conciliador, igual que se ha hecho con la historia en general, especialmente si hablamos de franquismo. Nada nuevo, bajo el sol.

¿Por qué la retirada de otros monumentos de la dictadura no ha suscitado tantos vaivenes como este? ¿Es una cuestión exclusivamente política o no debemos perder de vista la perspectiva social?

Me parece complejo, ya que intervienen muchos factores como el hecho de que sea considerado como una pieza artística, o su valor patrimonial, sus dimensiones, o el hecho que esté en el cauce del río, además de las varias leyes que terminan encallando el conflicto, también en el ámbito judicial. No obstante, parece que tampoco hay ninguna urgencia por abordar en serio esta cuestión. Al final, nadie tiene la responsabilidad, es muy fácil acomodarse social y políticamente. Digamos que está muy bien atado, como siempre. Personalmente, me suena a excusa a día de hoy: me parece una falta clara de intención o voluntad política.

Por lo que respecta a la perspectiva, en ningún momento podemos perder de vista la perspectiva social. Ni en el momento en que se gestó la idea, ni el día que se intervenga el monumento, sea de la forma que sea. Además, creo que igual que en el análisis de la obra, en el análisis de la situación no podemos separar lo político de lo social. Los vaivenes no siempre se mueven sobre posiciones dicotómicas. Por un lado, hay quien defiende su permanencia a capa y espada, también hay quien defiende su permanencia con una reinterpretación un poco en abstracto, y quien pide su retirada. Los motivos son varios: desde que es “la historia”, o que es arte, o bien que “siempre ha estado allí”; pero también se repite mucho la idea de que es un monumento a “todos” los caídos, indistintamente. Todos estos aspectos, los analizo y relaciono en el ensayo que acompaña este TFG, ya que se enmaraña de forma compleja,  continuada y muy interesante. Y al final de todo esto, pienso que hay una evidente falta de información al respecto y de diálogo a partir de ahí. Me refiero a que esto tenga lugar en lo social de una forma lo más crítica, clara y horizontal posible.

monumento conmemorativo de la batalla del Ebro
 

¿Has llevado fuera del ámbito académico este TFG?

Todavía no, al menos de una manera formal. De momento, lo he compartido con algunas personas y estas, a su vez, con otras. En junio presenté la publicación —el ensayo visual— en las jornadas “Las formas de pensar”, a la que me invitaron a participar como alumna del grado de Artes de la UOC, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, donde pude explicar un poco más sobre este trabajo. También me gustaría encontrar otros espacios adecuados para activarlo a nivel artístico.

¿Te has planteado su publicación editorial?

No me lo he planteado en serio, pero creo que si encaja con el proyecto, me gustaría. Quizás más a nivel del ensayo de texto o una publicación conjunta de ambos ensayos, es decir, el de texto y el visual.

(Visited 114 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario