De los seis a los ocho millones de habitantes: Cataluña supera su máximo histórico de población

30 November, 2023
Cataluña llega a los 8 millones de habitantes Imagen: Freepik

Una buena parte de la población actual todavía recuerda el anuncio de 1987 de la Generalitat, en aquel momento gobernada por Jordi Pujol, en que se proclamaba que Cataluña llegaba a su máximo histórico demográfico. “No somos ni uno, ni dos, ni tres, ni cuatro, ni cinco. Somos seis millones”. Ahora, 36 años más tarde, ya superamos los 8 millones de habitantes. Según los datos del Idescat, el 1 de noviembre se logró una cifra histórica: concretamente, la población del país se sitúa en los 8.005.744 habitantes.

Sin embargo, este crecimiento no habría sido posible sin la llegada de inmigrantes, puesto que la tasa de fecundación se sitúa en mínimos históricos. En Cataluña, las mujeres tienen una media de entre 1,1 y 1,2 hijos, en estos momentos. Seguimos creciendo, pero lo hacemos a un ritmo mucho más bajo que hace solo unos años. De hecho, en 2022 hubo 56.316 nacimientos en Cataluña, la cifra más baja desde 1996, cuando se registraron 54.602.

¿Cómo hemos llegado a superar el umbral de los ocho millones en tan poco de tiempo?

Desde el siglo XIX, Cataluña ha experimentado cambios sin precedentes en el ámbito demográfico, económico y social. El crecimiento de la población se debe, entre otros motivos, al formidable aumento de la longevidad. Para hacernos una idea: en 1865, la media de edad era de 28,6 años para los hombres y 29,8 para las mujeres. Hoy en día, esta cifra se ha incrementado hasta los 80,4 años para los hombres y 85 para las mujeres.

8 millones de habitantes en Cataluña
Joana Maria Pujadas, demógrafa y profesora de los Estudios de Artes y Humanidades | Foto: Josep Lago Dalmases

Con el objetivo de descifrar este fenómeno demográfico, hemos mantenido una conversación en profundidad con la demógrafa y profesora de los Estudios de Artes y Humanidades Joana Maria Pujadas, quien señala las causas que han conducido a la situación actual y los retos que afronta la sociedad catalana de hoy tras superar los 8 millones de habitantes. “En el año 1885 las mujeres de Cataluña tenían, de media, cuatro hijos a lo largo de su vida. Medio siglo más tarde, en 1935, la media bajó hasta los 1,91 hijos por mujer, que ha bajado progresivamente hasta el mínimo histórico actual: 1,17”, apunta.

El envejecimiento de la población: un reto más que un problema

El envejecimiento de la población, según Pujadas, debe afrontarse, más que como un problema a solucionar, como un reto de la sociedad en conjunto. “Hoy en día, hay gente que llega a los 65 años con un muy buen estado de salud y una esperanza de vida más larga. La población que supera este umbral ya representa el 20 % del conjunto de los habitantes de Cataluña, en comparación con el 4,4 % de 1877″, destaca. Es decir, 2 de cada 10 personas de la sociedad de hoy ya están en edad de jubilación, un dato que se multiplica por 5 si miramos 146 años atrás, cuando solo había 4 por cada 100.

En relación con este aumento exponencial del envejecimiento demográfico, Pujadas destaca la importancia del capital humano que representa la vejez, y propone soluciones que aprovechen este cambio de panorama. “Tenemos menos hijos e hijas que antes; por lo tanto, también es un buen momento para mirar la parte positiva de este fenómeno. Una de las acciones que podríamos llevar a cabo podría ser, por ejemplo, reducir las ratios en las escuelas. Es decir, valorar más a los niños, ofreciéndoles mejor formación y educación. Es el momento de hacer valer esta educación que tanto defendemos entre todos y todas”, apunta.

Ya hay más de 8 millones de habitantes en Cataluña
El envejecimiento de la población es uno de los principales retos de la sociedad catalana | Imagen: Freepik

La demógrafa y profesora de la UOC subraya, también, la necesidad de una reflexión sobre la distribución de la riqueza como factor crucial en la resolución de estos retos. “Desde un punto de vista de rentabilidad económica, el envejecimiento de la población siempre será visto como un factor negativo. Los demógrafos, en cambio, estamos en el bando opuesto: creemos que la gente tiene todo el derecho a tener tantos hijos como quiera. No podemos decidir sobre la voluntad de los otros en un tema como este”.

Pujadas señala que una mejor redistribución de la riqueza entre los habitantes del planeta también contribuiría a que todo el mundo pudiera tener tantos hijos como quisiera. “No estamos hablando de que la gente tiene menos hijos por culpa de una falta de recursos. El principal motivo es que el capital está repartido de forma desigual entre los ocho mil millones de personas que, hoy en día, habitamos el mundo”.

Mejora de la conciliación familiar y oportunidades para las mujeres

Según la experta, lo que tendría que preocuparnos como sociedad “no son los hijos que tengamos, sino que no venga suficiente gente para poder cubrir las vacantes de trabajo”. Además, en cuanto al sistema de pensiones —una de las principales críticas que esgrimen los detractores de este envejecimiento—, Pujadas apuesta por “un modelo de financiación completamente diferente, que funcione a través de la recaudación de impuestos”. “No habíamos tenido nunca en la historia tanta gente cotizando a la vez, y ahora resulta que el aumento de la población supone un grave problema para el equilibrio del sistema. Además, el hecho de que cada vez hay personas de mayor edad es irrefutable, pero disfrutan de unas condiciones de salud mucho mejores que las que tenía la gente mayor cincuenta años atrás“.

Joana Maria Pujadas también resalta la importancia de mejorar las condiciones para impulsar las tasas de natalidad, poniendo especial énfasis en las políticas de conciliación familiar y en la mejora de las oportunidades profesionales para las mujeres. “En muchas de las encuestas sobre fecundidad, la gente dice que tendría el doble de hijos si disfrutara de unas mejores condiciones laborales. Se trata, pues, de una situación que, en muchos casos, responde a motivos puramente económicos. Es perfectamente respetable que una familia decida no tener hijos. Pero que no lo haga por falta de recursos es una situación que tendría que preocuparnos, y mucho“.

Si se aborda el reto de la actual situación demográfica desde una visión equitativa y una acción coordinada, Cataluña puede encarar con éxito los desafíos que se plantean en el ámbito poblacional tanto en el momento actual como en el futuro a medio y largo plazo. “Debe darse un proceso de decrecimiento económico en algunas zonas, y deben desarrollarse otras que ahora mismo se encuentran mucho más atrás. Todas las personas que nacen formarán parte de generaciones mucho más pequeñas que las actuales. Decreceremos de forma obligada. ¿Cuáles son los motivos? Pues, simplemente, que en el futuro habrá menos hijos. Y, por lo tanto, menos padres y madres que puedan seguir reproduciéndose”, concluye la experta en demografía.

(Visited 134 times, 1 visits today)
Autores / Autoras
Demógrafa y profesora de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC
Periodista
Comentarios
Deja un comentario