Tu Youyou y la revolución en el tratamiento de la malaria

5 octubre, 2023
Tu Youyou Imagen: dominio público

Carles Brasó, profesor e investigador de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC, nos presenta la figura de Tu Youyou, su papel como investigadora científica y su contribución en el tratamiento y cura de la malaria.

Cuando Tu Youyou (Ningbo, 193) recibió el premio Nobel de medicina en 2015, se rompieron algunos techos de cristal. No solo fue la primera china en ganar un Nobel (en cualquier categoría) y la decimosegunda mujer en recibir el de medicina, sino que su investigación ha representado un revulsivo a las bases occidentales de la ciencia y la medicina. Además, su trayectoria vital y profesional, fuera de los centros académicos de prestigio internacional, se distingue de la mayoría de ganadoras. A pesar de estos condicionantes, su producción científica, desconocida para el gran público, ha tenido un impacto global enorme.

Tu Youyou
Tu Youyou, primera ciudadana china en recibir un premio Nobel | Imagen: Bengt Nyman

Hija de una familia acomodada de la ciudad de Ningbo, Tu Youyou pudo cursar una educación moderna, a pesar de crecer en el entorno pobre, caótico y violento de la guerra de China contra Japón (1937-45) y la guerra civil china (1946-49). En este contexto y después de contraer tuberculosis, decidió estudiar farmacia y medicina china en el Beijing Medical College, de la Universidad de Pekín y, posteriormente, en el Instituto de Materia Médica de la Academia China de Ciencias Médicas. En 1949, con la llegada de Mao Zedong al poder y la proclamación de la República Popular de China, el nuevo régimen incentivó la fusión entre las tradiciones médicas china y occidental, buscando atraer a médicos chinos formados en el exterior para solucionar el grave déficit de personal sanitario, producto de diez años de guerras y la paralización de la actividad universitaria.

¿Cómo contribuyó Tu Youyou en la investigación sobre el tratamiento de la malaria?

Sin embargo, este impulso científico se vio pronto limitado por las campañas radicales de masas que promovió Mao en los años cincuenta y que culminaron, en la década siguiente, con la Revolución Cultural, con efectos devastadores sobre la actividad académica. Mientras la violencia anticientífica de los guardias rojos embestía con dureza las universidades chinas, algunos proyectos de investigación, considerados estratégicos, pudieron continuar con sus tareas, pero en espacios aislados del resto del mundo. En este contexto excepcional y desfavorable, Tu Youyou produjo una investigación revolucionaria sobre el tratamiento de la malaria.

La guerra de Vietnam puso de relieve en Occidente la importancia de la malaria en los países del Tercer Mundo. Mientras Estados Unidos ensayaba diversos tratamientos con sus tropas para tratar esta enfermedad transmitida por los mosquitos, en China, con el máximo secretismo y dirigido por el ejército, se ponía en marcha el Programa 523 para buscar tratamientos eficaces contra la malaria. Después de unos primeros años infructuosos, el 1969, en pleno caos de la Revolución Cultural, los responsables del programa reclutaron a Tu Youyou para que se encargara de la investigación farmacológica.

El descubrimiento de la artemisinina

En vez de revisar convencionalmente la literatura académica internacional, que en parte quedaba fuera de su alcance, Tu Youyou se abstrajo de la difícil situación política y personal leyendo a los clásicos chinos de filosofía, alquimia y medicina, recuperando más de 2,000 tratamientos para diversas enfermedades (publicó una recopilación de 650) y los testó con los escasos medios que tenía a su disposición. En un libro del siglo IV de Ge Hong, médico taoísta, alquímico, viajero y escritor heterodoxo, Tu Youyou encontró una receta para la malaria a base de ajenjo (la planta del género Artemisia). Entre 1969 y 1971, prácticamente sin recursos, Tu Youyou experimentó con diversos extractos de la planta. Después de muchos intentos, la solución número 191 alcanzó una tasa de recuperación muy significativa en animales infectados por malaria.

artemisininaLos resultados de este experimento y la relativa pacificación de la sociedad china, con el retorno gradual de la actividad científica, permitieron a Tu Yuoyou colaborar con otros centros médicos, que disponían de más medios y tecnología. De este modo, en 1972, se pudo testar el extracto en población real en la isla de Hainan. Finalmente, en 1977, se publicó en una revista china la fórmula química del extracto descubierto por la científica, que tuvo el nombre de artemisinina. En 1981, en los inicios del período de reforma y apertura de China, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió en Pekín y confirmó la efectividad del nuevo medicamento y, en poco tiempo, se distribuyó en todo el mundo.

Desde entonces, 200 millones de enfermos de malaria han sido tratados con artemisinina, especialmente en países pobres, donde se concentra el 90 por ciento de la afectación. La mortalidad debido a la malaria sigue siendo desgarradora, con medio millón de muertes en el 2020, mayoritariamente niños africanos menores de cinco años, pero ha disminuido más de un 40 por ciento en las últimas décadas, en buena parte gracias a los tratamientos derivados de la artemisinina. Desde entonces, algunos artículos aparecidos en revistas de prestigio científico, como Cell o Nature, han mostrado una imagen menos negativa de la medicina china, poniendo de relieve el corpus de conocimiento histórico acumulado que espera ser explotado y validado por la ciencia.

Desde su implementación en los años ochenta hasta la actualidad, el descubrimiento de Tu Youyou ha perdido efectividad, debido a la creciente resistencia a la artemisinina de los parásitos causantes de la malaria, como el Plasmodium falciparum. Este hecho indica la necesidad de continuar investigando en todos los ámbitos, incluyendo el de los recetarios tradicionales no-occidentales, que han quedado tradicionalmente excluidos o marginados del debate científico. Así pues, Tu Youyou no solo trascendió las fronteras de la medicina china, probando y modernizando una receta del siglo IV, sino también del canon médico occidental.

En su discurso en la academia sueca, Tu Youyou destacó su carácter perseverante, a pesar de los obstáculos materiales, el trabajo en equipo, y la necesidad de aproximarse a cualquier investigación con una mentalidad abierta y voluntad de interdisciplinariedad.

(Visited 1.460 times, 3 visits today)
Autor / Autora
Comentarios
Deja un comentario