Posverdad o crisis de legitimidad

3 marzo, 2022
Posverdad o crisis de legitimidad Fotografía de Teslariu Mihai a Unsplash

El objetivo de esta serie de conversaciones es explorar la cuestión de la «posverdad». Comencemos señalando brevemente a qué se refiere este fenómeno.

En general, el término «posverdad» se refiere a una cierta prioridad que se otorga en el espacio público a las emociones y a las creencias personales, en detrimento o por encima de los hechos. Esto está relacionado, a su vez, con un fenómeno político relevante para nuestra discusión: una suerte de angustia generalizada por parte de la ciudadanía respecto a las verdades que pretende establecer la autoridad burocrática y el poder corporativo en nuestra época. 

Ponemos en entredicho el término posverdad

Los análisis del fenómeno de la posverdad, en general, adoptan dos estrategias

  1. Por un lado, desde el punto de vista filosófico, lo que se intenta es rastrear los orígenes del fenómeno en la historia de la filosofía. El fin es identificar en las doctrinas explícitas los trasfondos de sentido, los imaginarios sociales, las formas institucionales y las prácticas cristalizadas en las teorías. Obviamente, no se pretende que las teorías sean la fuente del fenómeno, sino que en ellas son explicitados los órdenes morales de las sociedades modernas y contemporáneas, y por ello resultan informativas. 

Hay quienes identifican en la revolución epistemológica moderna, en el giro subjetivista que la caracteriza, el origen remoto que ha conducido a la actual devaluación de la verdad. Otros, en cambio, apuntan que es en la revolución trascendental kantiana, enfocada en la «correlación» insuperable sujeto-objeto, donde encontraremos la explicación de nuestro actual derrotero. 

La posverdad se asocia a formas totalitaristas de gobierno, mientras que la democracia representa, supuestamente, lo opuesto a la manipulación de los hechos con el fin de manufacturar verdades

En cualquier caso, el idealismo, el nihilismo, el relativismo cultural y el posmodernismo conducen en este relato a la muerte de la verdad, cuya contracara es la exacerbación de la cultura emotivista actual, en la cual las verdades ya no se buscan en los hechos. En este relato, la figura de Nietzsche es clave. El posmodernismo, el enemigo a batir. 

Las nuevas tecnologías conducen a la pérdida progresiva de referencias sustantivas y estables

  1. Por otro lado, desde un punto de vista sociológico, se analiza el problema de la posverdad prestando atención a los procesos de alienación y aceleración a los que conduce el capitalismo actual. Especialmente se realiza en relación a las profundas y vertiginosas transformaciones tecnológicas que han modificado de manera disruptiva los fundamentos espacio-temporales de nuestra experiencia de vida. 
Fotografía de Marvin Meyer a Unsplash

Para quienes eligen esta deriva analítica, las nuevas tecnologías conducen a la pérdida progresiva de referencias sustantivas y estables, lo cual conlleva, para el sujeto, modificaciones en todas las dimensiones de su experiencia:

  • En la dimensión connativa, los individuos parecen desorientados en el fragmentado espacio moral que habitan. En parte, debido al empobrecimiento o disolución de los horizontes articulados a partir de valores sustantivos. Esto da lugar, por un lado, a una orientación exclusivamente instrumentalista de la acción, o al retorno de toda clase de tribalismos.  
  • En la dimensión atencional, los individuos parecen estar cautivos en las lógicas extenuantes que impone la precariedad existencial, la exacerbación del consumo, especialmente en el mercado digital, y el incansable acoso propagandístico. Todo ello en el contexto de una economía de mercado en el que los agentes se autoperciben a imagen y semejanza de la empresa capitalista, obligados a remodelar de manera continua sus profiles para resultar competitivos y someterse mansamente a las exigencias continuas de evaluación que imponen los sistemas de competencia. Todo ello en el marco de una extendida precariedad, explotación abierta de los estratos burocráticos y corporativos gerenciales y una incertidumbre generalizada.

Se analiza el problema de la posverdad prestando atención a los procesos a los que conduce el capitalismo

  • En la dimensión cognitiva, los individuos parecen cautivos entre (1) la indecisión que impone la indeterminación para el discernimiento de lo que es aparente y de lo que es real de suyo (poniendo en entredicho la racionalidad misma del mercado, tal como pretende la teoría de la elección racional); y (2) una suerte de decisionismo o voluntarismo cognitivo, que se acomoda mejor a la experiencia monológica de las redes sociales y el consumo digital, que a la «acción comunicativa» que, teóricamente, fundamenta la democracia liberal. 
  • Finalmente, en la dimensión afectiva, los individuos oscilan entre la insensibilidad y la hipersensibilidad. Estos fenómenos se encuentran estrechamente asociados al modo en el cual los acontecimientos son tratados por el aparato mediático, o discutidos en el espacio público. En ocasiones, ponen de manifiesto una irracionalidad innegable por parte de la ciudadanía, que, (1) o bien se ve exacerbada por sus emociones al enfrentarse a disyuntivas manufacturadas o incluso imaginarias, o (2) responde de manera apática ante amenazas reales.  

La utilización del prefijo «pos» […] no hace más que embarrar el debate imponiendo una categoría presuntuosa y pedante que, como ya he dicho, oculta más de lo que revela

El problema real no es otro que las democracias mismas y los engaños que fundan

Aunque estos análisis críticos son muy interesantes y, en muchos sentidos, acertados en su diagnóstico, nuestra estrategia ante la cuestión es diferente. Lo primero que haremos es poner en entredicho el término mismo «posverdad». Su utilización oscurece más que iluminar el problema que enfrentamos. 

Diríamos que se trata de un dispositivo «conservador» del régimen de relaciones sociales y ecológicas vigente. Dicho régimen hoy es contestado por sus víctimas a todo lo largo y ancho del planeta, en ocasiones expresándose de manera desagradable, como cuando adopta la retórica y las formas de la extrema derecha o el anarquismo radical, sin que ello disminuya un ápice el justificado malestar que anima estas expresiones. 

En este sentido, un poco parafraseando a Foucault en su famoso debate con Habermas, nos negamos al chantaje del establishment que nos obliga a elegir entre la hegemonía actual y las respuestas retrógradas que aparentemente se le oponen. Entre otras cosas, porque estamos convencidos de que esas respuestas retrógradas forman parte del mismo dispositivo conservador, en tanto y en cuanto sirven para desactivar el potencial de transformación real, el cual supone inexorablemente una amenaza para las élites privilegiadas y los estratos burocráticos y corporativos a su servicio en el orden vigente. 

Nuestras democracias nunca han sido lo que pretenden ser

Foto de Element5 Digital en Pexels

Es decir, el discurso de la posverdad se ha convertido en una estrategia del establishment cultural de las democracias liberales para contener la justificada crítica al fracaso del proyecto político, socioeconómico y ecológico hegemónico. En las últimas cinco décadas, en su versión más extrema, «neoliberal», ha conducido a la humanidad, una vez más, al abismo de una guerra mundial, la obscena y lacerante desigualdad y exclusión de miles de millones de personas y manifestaciones innegables de un deterioro medioambiental que amenaza la supervivencia de la raza humana en el planeta. 

Por ese motivo, nuestra propuesta es superar la narrativa conservadora actual que apunta a la posverdad como una amenaza para nuestras democracias y enfocarnos en el problema real: nuestras democracias nunca han sido lo que pretenden ser. Por otro lado, dejar atrás la idea de que la posverdad pone en entredicho la verdad, como si nuestras prácticas de manipulación colectiva nunca hubieran existido y hubiéramos estado viviendo en un paraíso de transparencia hasta la llegada de este terrible y novedoso fenómeno. 

Lo cierto es que nuestras sociedades democráticas occidentales se caracterizan, no solo por sus sofisticados sistemas de representación política a través de procedimientos electorales de dudoso funcionamiento, sino también, como contracara, del más sofisticado y efectivo conjunto de dispositivos de manipulación en manos del poder corporativo y mediático para conducir a las poblaciones a que actúen contra sus propios intereses. 

El discurso de la posverdad se ha convertido en una estrategia del establishment cultural de las democracias liberales para contener la justificada crítica al fracaso del proyecto político, socioeconómico y ecológico hegemónico.

La posverdad no es la amenaza de nuestras democracias

Esto ha sido así desde el origen mismo de la institución de nuestros sistemas democráticos modernos, cuando los fundadores de nuestros regímenes estaban más interesados en blindar los privilegios de los ricos y los poderosos, que de garantizar que la voz del pueblo se convirtiera verdaderamente en un factor de cambio a su favor, y no el eco mimético de los intereses de clase que hoy representa. 

Por ello, es imprescindible superar la narrativa conservadora que apunta a la posverdad como la amenaza actual a la salud de nuestras democracias, y enfocarnos en el problema real: que no es otro que las democracias mismas, y los engaños en los que estas se fundan. 

Algo semejante podemos decir con la estrategia habitual de los partidos políticos de imponer cordones sanitarios a la extrema derecha y al anarquismo radical, sin atacar el fondo de la cuestión. A través de ello se produce una exacerbación de los problemas, debido, justamente, a que los enfrentamos con una falsa solución que sirve para ocultar los problemas de fondo. La extrema derecha, como el anarquismo radical, no son otra cosa que síntomas que el liberalismo progresista neoliberal manufactura. 

Por otro lado, la palabra «posverdad» es sospechosa en otra dimensión. La utilización del prefijo «pos», que se asocia a términos análogos utilizados en el pasado, como «posmarxismo», «posmodernismo» o «poscapitalismo», no hace más que embarrar el debate imponiendo una categoría presuntuosa y pedante que, como ya he dicho, oculta más de lo que revela. 

La democracia liberal está en crisis porque no puede sostener su legitimidad

El otro presupuesto cuestionable detrás del término «posverdad» está relacionado con sus implicaciones. Se dice, por ejemplo, que el fenómeno pone en entredicho la viabilidad de la democracia y la sana convivencia, exacerbando las diferencias y los antagonismos y dinamitando las bases de los posibles consensos que exige la democracia. De modo que la posverdad se asocia a formas totalitaristas de gobierno, mientras que la democracia representa, supuestamente, lo opuesto a la manipulación de los hechos con el fin de manufacturar verdades. 

Posverdad o crisis de legitimidad
Fotografía de Hennie Stander en Unsplash

En nuestro caso, partimos de un diagnóstico menos autocomplaciente. No creemos que hayamos estado en posesión de una verdad ético-política que la tecnología y la cultura ha venido a trastocar. Tampoco creemos que la actual dispensación sea fruto de un problema comunicacional, sino que echa sus raíces en un fenómeno más profundo que es la crisis de legitimidad del orden hegemónico vigente, que las transformaciones tecnológicas solo han enervado o exacerbado. 

Tampoco afirmamos que las democracias liberales estén en crisis como consecuencia de fenómenos como la posverdad y otros análogos en el orden institucional, como son el Lawfare o la guerra judicial. La democracia liberal está en crisis porque no puede sostener su legitimidad frente a las contestaciones que ponen en entredicho su eficacia para resolver los problemas materiales de las poblaciones, y la multiplicación ad infinitum de los excluidos que llaman a la puerta pidiendo ser escuchados y reconocidos sus derechos a la luz de los propios criterios que nuestras democracias dicen representar. 

Las guerras mundiales solo pueden explicarse en el marco que impone el capitalismo

Contra la historia liberal-conservadora en boga en las sociedades del Atlántico Norte, creeos que, si queremos entender qué nos ha traído hasta aquí, a la profunda crisis civilizacional que afecta a la humanidad en su conjunto, debemos reconocer que el matrimonio entre las llamadas democracias liberales y el capitalismo, entendido como régimen institucionalizado de relaciones sociales y ecológicas, es el principal sospechoso. 

Las Guerras mundiales, la amenaza actual de un nuevo ciclo de destrucción bélica planetaria, la desigualdad, las hambrunas, la violencia de amplios sectores de la sociedad excluidos del reparto de los recursos, y la destrucción medioambiental solo pueden explicarse en el marco de la competencia suicida que impone el capitalismo y la manipulación sistemática de nuestras democracias. 

“Posverdad” | CHARLA via Hangouts Meet | De 19.00 a 20.30 h

8 març 2022

Charla 5: La pospandemia y los límites de la política, por Juan Manuel Cincunegui.
Enlace a la sesión en línea por Meet

Juan Manuel Cincunegui. Licenciado y Doctor en Filosofía (Universitat Ramon Llull), Doctor en Ciudadanía y Derechos Humanos (Universitat de Barcelona), Doctorando en Sociología (Universitat de Barcelona). Fundador y director de Mente, vida y Sociedad. Autor de Miseria planificada. Derechos humanos y neoliberalismo. Madrid: Dado Ediciones, 2019. 

(Visited 56 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Profesor colaborador de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC.
Etiquetas
Comentarios
Deja un comentario