Cesc Sidera: «Es muy importante apoyar el conocimiento del campo profesional con una titulación oficial que te abra puertas»

24 mayo, 2022
Cesc Sidera, graduado del Grado de Artes de la UOC

Cesc Sidera es uno de los primeros alumnos en terminar el Grado de Artes de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en catalán. De hecho, empezó a estudiarlo por casualidad, ya que en un principio buscaba ampliar sus conocimientos, específicamente en el campo de la música, hasta que acabó encontrándose con estos estudios. Se graduó en pintura mural en la Escuela de Arte de Olot en 1997 y nunca ha abandonado su formación artística. Una lesión le apartó de la interpretación en el 2001. Siete años más tarde volvió a reencontrarse con la música, hasta ahora.

Finalizas tu formación de graduado de Artes. ¿Cómo valorarías tu experiencia siendo alumno de la UOC a lo largo de estos años?

¡Muy positiva! El modelo educativo de la UOC te hace romper con muchos tópicos, sobre todo con la práctica memorística, y te adentra profundamente en el desarrollo del pensamiento crítico. Creo que es una forma de aprender muy interesante y recomendable. En clase, hemos coincidido compañeros que veníamos de ámbitos muy diferentes, pero que nos hemos acabado entendiendo muy bien y logrando grandes objetivos. He aplicado el conocimiento en mi práctica diaria desde el primer día.

¿Cómo han transformado estos estudios tu carrera profesional?

Siendo el punto de convergencia de muchas experiencias que quedaban diseminadas hasta que, por fin, he podido teorizarlas y acaban tomando cierto sentido. He descubierto en el arte sonoro un lenguaje muy natural que he podido aplicar en proyectos y propuestas tanto profesionales como personales, en el ámbito de las artes plásticas y en muchos otros. He encontrado mi sitio dentro del ámbito artístico a nivel general, sintetizado en la figura de un “artista sonoro” como tal.

Cuando pensamos en una titulación de arte se nos viene a la cabeza la formación en estudios orientados, sobre todo, a las artes visuales. A pesar de esa connotación, has sabido reconducir la formación para impulsar tu trayectoria como músico y artista sonoro. ¿Cómo lo has conseguido?

Mediante la apropiación de las conceptualizaciones. Da igual el medio o la herramienta o si hablamos de lenguajes visuales, sonoros o literarios. Lo importante es tener claro cómo aplicar la poética en la ejecución artística. Es posible adoptar los conocimientos y procesos de todas las ramas artísticas para aplicarlas en cualquier otra. Parece que la música debe reforzar los lenguajes visuales y todavía nos falta mucha cultura del sonido y, sobre todo, del silencio.

¿Cómo conectas estas distintas disciplinas artísticas en tu práctica creativa?

Procurando entender los aprendizajes que puedo extraer y adaptándolos para poderlos aplicar. He recibido una metodología abierta que me brinda muchos recursos, presentes en los diversos proyectos que emprendo. Si trabajas colectivamente, además, también debes procurar mediar para trasladar todas estas herramientas al resto. Por ponerte un ejemplo: a cierta edad, como la mía, llegas a acumular mucho bagaje empírico, y lo que hace el grado es brindar un refuerzo teórico que solidifica mucho mejor el trabajo que haces. ¡El discurso es tanto o más importante que la formalización!

¿Crees que la Educación Artística, concretamente en el Grado de Artes, tiene en cuenta la formación de artistas más allá de las artes visuales?

¡Sí, completamente! Es uno de sus puntos fuertes. La relación entre el arte y la educación es una de las competencias más importantes de estos estudios. A nivel de impacto social, laboral y pedagógico. Es relevante todo lo que ofrece para promover la creatividad, no como una disciplina, sino como una herramienta en sí misma. La función social del artista es fundamental y el grado te enseña a encontrar tu espacio en este ámbito.

¿Destacarías algún proyecto de los realizados durante los años en los que has cursado los estudios?

Para el Trabajo Final de Grado procuré realizar una consolidación de todos los aprendizajes. Emprendí un proyecto sobre paisaje sonoro que interpretaba los sonidos de los campos electromagnéticos del contexto natural donde vivo (Vall de Llémena). Dibujé toda la línea orográfica a nivel sonoro, desde los 60 metros hasta los más de 400 que tiene esta zona, para conocer sus realidades sonoras inaudibles. Esto lo hice mediante un aparato que desplaza las ondas electromagnéticas que no sentimos y las convierte en audibles. Imagínate: ¡llegué a escuchar una radio francesa a través de un árbol!

¡Vaya! ¿En serio?

Sí. Y también te das cuenta de que estamos rodeados de sonidos muy violentos y que el ser humano tiene un impacto sonoro allá donde habita. Con este estudio de campo pude ir estableciendo patrones. Discernir lo que era electromagnético de lo eléctrico, por ejemplo. ¿Cómo? Pues porque la relación causa-efecto sonora tiene su propia identidad y tesitura. Ahora, cuando observo el paisaje de forma cognitiva, escucho estos ruidos.

¿Consideras que han sido estudios orientados también a garantizar la inserción laboral de los alumnos?

Deberían serlo, o al menos incluir alguna asignatura más dentro del grado que oriente y eduque al alumno en su trayectoria laboral, desde las tutorías, por ejemplo. Es importante que el alumno sea capaz de encontrar una salida laboral en la que se sienta cómodo para poder explotar todas estas competencias. Sin embargo, el sector se encuentra en un momento muy delicado. Creo que si la UOC hiciese el máster de formación de profesorado en la especialidad de dibujo sería una buena manera de seguir con estos estudios, por ejemplo.

¿A qué tipos de proyectos o propuestas les dirías sí sin dudarlo ni un instante?

Todas las que me interesen y pueda extraer un aprendizaje. Pero es indispensable que la finalidad tenga una cierta ética y consonancia con lo que hago. ¡De lo que más  he aprendido ha sido de las equivocaciones que yo mismo he cometido!

Este grado se presenta con el objetivo de desarrollar propuestas artísticas fundamentadas y críticas que den respuesta a los retos de la creación contemporánea… ¿Cuáles consideras que son los principales retos de esta creación?

Recontextualizar o naturalizar la posición del arte y del artista en la sociedad. Es indispensable eliminar este estigma deificado del artista como una persona con mucho talento y alejada del planeta Tierra. Se trata de un oficio. Y debe tener, más que nunca, un espíritu crítico que se comunique, desde el lenguaje poético, con el mayor público posible. 

Si fijamos la vista en la educación obligatoria, ¿consideras que se tiene suficientemente en cuenta la educación artística? ¿O crees que ha quedado marginada con las sucesivas reformas estatales en materia educativa?

Ha quedado totalmente obsoleta. Es imposible enseñar a crear o ser artista a través de una asignatura. Lo que debe hacerse es ayudar y guiar como maestro a los alumnos, potenciar sus inquietudes y sensibilidades. El no tener una aptitud concreta no implica una falta de sensibilidad con cualquier otra disciplina. El artista debe ser un mediador social que actúe desde el ámbito de la creatividad.

¿La educación artística puede ser la clave para formar generaciones capaces de reinventar el mundo que han heredado y dar solución a los problemas de nuestra sociedad?

Siempre que no crea que se puede hacer únicamente desde este ámbito, sí. Puede ser el espacio o plataforma conceptual donde pueden encontrarse todos los actores necesarios para hacerlo posible. Se trata, pues, de una acción colectiva. El arte tiene un capital simbólico que empodera su capacidad de subversión y transformación. Permite tomar ciertas licencias que en otros ámbitos, donde existen concepciones mucho más rígidas que lo impiden. En definitiva, es un espacio ideal para provocar el cambio.

(Visited 102 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario