Arte inmersivo, una tendencia que se consolida como propuesta artística

13 diciembre, 2021
arte inmersivo de Van Gogh

Nos encontramos en un punto de inflexión. Una vez superadas las profundas experimentaciones de los años noventa y el entusiasmo desmesurado de hace un lustro, este tipo de propuestas han llegado a las salas de arte de nuestras ciudades como una opción más, y lo han hecho para quedarse.

Moco Museum. Sala de arte inmersivo (Barcelona)

Cada vez hay más oferta y esta es más amplia. El común denominador de las propuestas de arte inmersivo es que el sujeto se vea totalmente implicado en lo que está viviendo. No es solo disfrutar con el arte, si no formar parte de él, de la experiencia artística.

El arte inmersivo, tal y como indica su nombre, permite la sumersión del espectador en la obra de arte. De este modo, el espectador no solo mira la obra, sino que pasa a formar parte de esta y a usar otros sentidos que no solo la vista.

El artista piensa la obra teniendo en cuenta que su narrativa no estará completa hasta que el espectador no penetre en ella. Lo más importante de este tipo de arte es que son obras únicas, puesto que nunca se repiten porque es el espectador quien da sentido a la obra.

Es importante no confundir el arte inmersivo con el interactivo. El arte interactivo está pensado para que sea el espectador quién, al moverse ante la pantalla, esta detecte el movimiento y se creen los colores y las luces. El arte inmersivo no necesariamente tiene que ser interactivo. Puede ser que el espectador se pasee por la inmensidad de la obra proyectada en las paredes del espacio pero sin modificar su estado. Por lo tanto, el arte inmersivo puede ser o no interactivo y a la inversa.

Una opción cada vez más democrática

La enorme diferencia con los años noventa, el primer gran momento de auge y experimentación con la creación inmersiva, es que se ha pasado de tener que afrontar grandes costes a una situación en que las tecnologías se han hecho inclusivas y se han abaratado. Sigue siendo una apuesta compleja y no al alcance de todos, pero cada vez hay más oferta para producir este tipo de exposiciones y, también, para disfrutarlas.

En Barcelona, una de las propuestas más concurridas de los últimos tiempos ha sido la reciente «Klimt, la experiencia inmersiva«, instalada en el Centro de Artes Digitales IDEAL con proyecciones inmersivas de gran formato, más de mil metros cuadrados de pantalla, el uso de gafas de realidad virtual, espacios expositivos y otras herramientas interactivas. La propuesta, creada por Layers of Reality y el estudio belga Exhibition Hub, se ha podido ver simultáneamente en Barcelona y Bruselas.

Y como tendencia al alza que es, por ejemplo, y solamente en Barcelona en este momento se puede disfrutar de las experiencias de arte inmersivo de ‘Frida Kahlo. La vida de un mito’, ‘El mundo de Van Gogh’, ‘Gustav Klimt, también en el Ideal, el TeamLab. Arte, tecnología y naturalezadel CaixaFòrum, la ’10D Experience’ de la Casa Batlló o el recién estrenado Moco Museum, que cuenta con una sala de arte digital inmersivo diseñada por los artistas daneses Studio Irma, donde el público puede ver obras digitales de autoría certificada, que están revolucionando el mercado del arte. Aparte, en este recién estrenado museo de Barcelona, que cuenta con la sede original en Ámsterdam, también se puede disfrutar de piezas de artistas como Damien Hirst, Banksy, Andy Warhol, Basquiat o Dalí.

(Visited 474 times, 1 visits today)
Comentarios
Deja un comentario