Entrevista a Eni Soriano, profesore de Gestión Cultural UOC

19 de July de 2023


El Día Internacional del Orgullo es una fecha emblemática en la lucha por los derechos y las libertades de los colectivos LGTBI+, y durante el mes de junio se han llevado a cabo numerosas actividades culturales diseñadas para conmemorar esta celebración y promover la diversidad sexual, afectiva y de género. Los museos y otros agentes culturales desempeñan un papel fundamental en la gestión de estas actividades culturales. La celebración del Orgullo combina programaciones artísticas y culturales que no solo entretienen y educan a la ciudadanía, sino que también reivindican la igualdad y el respeto hacia todas las identidades. Para profundizar en este tema, tenemos el honor de entrevistar a Eni Soriano, profesore de Gestión Cultural de la UOC, doctore en Arqueología Prehistórica y Máster en Museología y Museos, quien compartirá su conocimiento y experiencia en relación con la gestión cultural y la celebración del Orgullo LGBTI+.

  • ¿Cuál es el papel de los museos y otros agentes culturales en la celebración del Día Internacional del Orgullo LGBTI+ y la defensa de los derechos y libertades de estos colectivos?

Creo que es fundamental que adopten un papel de apoyo y colaboración con los colectivos LGBTI+, especialmente ahora que estamos sufriendo un incremento de ataques a nuestros derechos y de agresiones, también físicas. Debemos recordar que el ataque a cualquier grupo vulnerable de nuestra sociedad supone un ataque a la sociedad en su conjunto, independientemente que formemos parte de él o no, y todes salimos perdiendo. Las instituciones culturales, y el sector de la cultura en general, deben seguir fomentando valores como la diversidad, la solidaridad y el respeto a las diferencias de todo tipo, también de sexo, género, cuerpos y sexo-afectivas. 

  • En tu opinión: ¿Cuáles son las estrategias más efectivas para diseñar una programación cultural inclusiva que promueva la diversidad sexual, afectiva y de género?

Fundamentalmente, comunicarse con los colectivos a los que se quiere incluir y establecer un diálogo: preguntarles qué necesidades tienen, invitarles a participar…No podemos apropiarnos de la voz de les otres, más bien deberíamos aprovechar nuestra situación más ventajosa y privilegiada para ser un altavoz. Por otra parte, considero también fundamental que el personal de las instituciones culturales reciba formación en estos ámbitos. 

  • ¿Cuáles son los desafíos más comunes a los que se enfrentan quienes realizan gestión cultural al organizar eventos relacionados con el Orgullo LGBTI+ y cómo se pueden superar?

Pienso que el mayor desafío es no vincular este día con eventos como el Pride Barcelona o el MADO en Madrid. Estos festivales y desfiles, que a menudo se definen como “capitalismo rosa”, están patrocinados por empresas que miden su éxito según los millones de euros generados y que han eliminado todo el carácter reivindicativo. No debemos olvidar que el día del Orgullo se conmemora una revuelta, protagonizada precisamente por la parte del colectivo más desfavorecida, contra la represión policial que padecían. El segundo desafío es más amplio y se refiere a aplicar un enfoque inclusivo y de defensa de los derechos LGBTI+ todo el año, y no solo limitado a fechas señaladas como esta. 

Pienso que el mayor desafío es no vincular este día con eventos como el Pride Barcelona o el MADO en Madrid. Estos festivales y desfiles, que a menudo se definen como “capitalismo rosa”, están patrocinados por empresas que miden su éxito según los millones de euros generados y que han eliminado todo el carácter reivindicativo.

  • ¿Podrías destacar alguna acción o encuentro que haya tenido lugar durante el mes del Orgullo 2023? ¿Qué aspectos lo hacen relevante?

Desde el 2021 el Ayuntamiento de Barcelona y el Centro LGTBI organizan el Orgullo de Museos, un ciclo en el que diversos museos de la ciudad crean eventos o reinterpretan sus colecciones con una mirada queer. De entre ellos yo destacaría el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y las actividades organizadas alrededor de la exposición “Sade. La libertad o el mal”. Dichas actividades, denominadas La Impropia, se pueden definir como un conjunto de sesiones de encuentro y conversación sobre cuestiones como las identidades, los cuerpos o las sexualidades disidentes. Lo realmente interesante, aparte por supuesto de los temas tratados, ha sido el formato, centrado en crear un espacio seguro y participativo, con unas pautas de cuidados explícitas. Y también la participación y colaboración en la organización de activistas y personas del colectivo LGBTI+.

  • ¿Cuál es el papel de la educación en gestión de la cultura y el patrimonio y la profesionalización en este campo para el avance de los derechos de la comunidad LGBTI+?

Como he dicho anteriormente el sector de la cultura y, por lo tanto, también quienes trabajamos en su gestión, tenemos una responsabilidad central en el fomento de determinados valores. La cultura no puede servir para homogeneizar la diversidad bajo el prisma de lo normativo, ni puede ser una herramienta que justifique las desigualdades actuales, el patriarcado o el colonialismo. Por ello opino que en la educación en la gestión cultural y del patrimonio debe tener un peso importante la adquisición de enfoques críticos y diversos, ligados a las demandas sociales y a los avances en derechos de los diversos colectivos, entre ellos el LGBTI+. Únicamente aquelles profesionales con una formación de estas características serán capaces de afrontar los retos actuales de nuestra sociedad y los futuros que vayan surgiendo.

(Visited 26 times, 1 visits today)
Comentarios
Deja un comentario