Jose Antonio Pow Sang Portillo: «La inteligencia artificial es un cambio cultural y tenemos que trabajarlo como una transformación digital para integrarnos”

22 agosto, 2023
Photo by Renato Pajuelo

Jose Antonio Pow Sang Portillo es doctor en Ingeniería Informática, máster en Ingeniería del Software por la Universidad Politécnica de Madrid y director del Instituto para la Docencia Universitaria (IDU) de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

El objetivo de la Pontificia Universidad Católica del Perú es fortalecer la formación de los docentes, la mejora de la enseñanza y la virtualización de sus programas. En esta línea de desarrollo, existe una colaboración entre la PUCP y el eLearning Innovation Center (eLinC) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) para ofrecer a sus docentes una serie de microtalleres centrados en el uso de la inteligencia artificial (IA) en el ámbito educativo. Con la aplicación de la IA en este campo, se prevén cambios importantes en la forma de trabajar tanto de los docentes como de los estudiantes.

Habéis comenzado a impartir microtalleres sobre inteligencia artificial y su aplicación en el ámbito educativo. ¿Qué acogida han tenido y por qué los habéis impulsado?

Han tenido muy buena acogida y muy buenos comentarios. Los profesores y docentes que han participado se han mostrado muy contentos. El motivo de los microtalleres es, sobre todo, la aparición de ChatGPT —un sistema de chat a través de inteligencia artificial con gran capacidad de respuesta—, que ha generado mucho desconcierto a la hora de aplicarlo en el ámbito de la educación. Los estudiantes asumen muy rápidamente los cambios tecnológicos y, si un docente no está al tanto de estos cambios, puede tener dificultades al formar los aprendizajes esperados. Por eso se decidió impartir estos microtalleres sobre IA. Queremos que una universidad como la UOC, con mucha experiencia digital, nos apoye en este tema.

¿Qué estrategias estáis implementando para que los docentes se suban al carro de la innovación?

En primer lugar, hemos implantado los microtalleres, que tienen muy buena acogida porque son muy cortos. También ofrecemos talleres de más horas, denominados Viernes de TIC, en los que los docentes exploran el uso de distintas herramientas y su integración en el aula presencial. Además, tenemos espacios tipo conversatorio, denominados Aula Compartida, donde invitamos a docentes de nuestra universidad y de diferentes disciplinas que han utilizado ChatGPT en sus cursos, por ejemplo. De esta forma, esperamos que otros docentes participantes puedan identificar prácticas que puedan aplicar en sus propios cursos, y tengan la oportunidad de discutir o plantear sus dudas al respecto. Asimismo, estamos en proceso de poner en marcha una capacitación más larga, como una diplomatura o un programa de posgrado, con certificación, ya que es algo importante dentro de la comunidad docente. En cuanto a las estrategias relacionadas con la inteligencia artificial, no solamente hay un gran interés dentro de nuestra universidad, sino también en el Consorcio de Universidades, que es una agrupación de las cuatro universidades privadas más antiguas del Perú (la Universidad Peruana Cayetana Heredia, la Universidad del Pacífico, la Universidad de Lima y la PUCP). Se está conformando un grupo para afrontar el tema de la IA generativa en el ámbito de la educación.

Los estudiantes asumen muy rápidamente los cambios tecnológicos y, si un docente no está al tanto de estos cambios, puede tener dificultades al formar los aprendizajes esperados.

Vuestra universidad es presencial, pero estáis trabajando y caminando hacia la virtualidad. ¿Cómo gestionáis esta transformación digital?

Es cierto que nuestra universidad ha sido muy tradicional, pero la pandemia nos obligó a hacer una inmersión brusca sobre cómo usar las tecnologías. Comenzaron los encierros y tuvimos que pensar muy rápido cómo afrontarlos para seguir impartiendo las clases. Recurrimos a las videoconferencias, preparamos nuevos materiales y utilizamos con mucha más fuerza nuestro sistema de gestión de aprendizaje (LMS), basado en el sistema Moodle y llamado Paideia. Los docentes siguen poniendo en práctica toda esta experiencia adquirida durante la pandemia, y la adaptan a la modalidad presencial. Además, también hacemos asesorías personalizadas: si el docente requiere apoyo en un aspecto específico de su docencia, nos escribe y un asesor pedagógico de nuestro equipo se reúne con él para atender sus necesidades de forma personalizada. El problema es que ahora somos muchos docentes —si no me equivoco, debemos de ser más de 2.000—, con lo que es complicado manejar todo este cambio.

¿Los docentes están aceptando bien el cambio?

Definitivamente, ha sido un reto para todos. La mayoría se ha adaptado y ahora aprovecha la experiencia adquirida para potenciar la enseñanza presencial. Sin embargo, como en todo proceso de cambio, aún hay quienes requieren mayor acompañamiento para sentirse cómodos con la integración de las nuevas tecnologías en su práctica docente. Ante ello, les damos todas las facilidades y les ofrecemos todas estas actividades: microtalleres, talleres, conversatorios, capacitaciones, asesorías, etc. Incluso estamos fomentando los recursos asíncronos, porque a veces los docentes no tienen mucho tiempo. Para ellos, es mejor ver algún material muy rápido y muy corto que les anime a hacer esas actividades y con el que vayan aprendiendo de manera autónoma. Ya hemos diseñado algunos materiales, pero queremos crear más. Es un reto que me ha tocado asumir este año.

Si el docente requiere apoyo en un aspecto específico de su docencia, nos escribe y un asesor pedagógico de nuestro equipo se reúne con él para atender sus necesidades de forma personalizada.

Si nos centramos en el tema de la IA, aparte de ChatGPT, ¿estáis implementando alguna otra herramienta en las clases?

En determinadas especialidades —por ejemplo, en el área de artes escénicas, música y danza—, la IA ayudará con la generación automática de música. Además, en el caso del diseño gráfico, servirá para crear imágenes, siempre que el uso de IA garantice la transparencia, el pensamiento crítico y la ética. Aún no nos hemos sentado a revisarlo de manera centralizada, pero la idea es reunirnos y ver si esas experiencias pueden ser aplicables también a otras áreas.

¿Hay algún aspecto que te preocupe de esta transformación digital?

Algo que me interesa particularmente y que he hablado con la vicerrectora es el tema de la propiedad intelectual en la generación de texto y, sobre todo, de imágenes. La IA genera imágenes a partir de otras imágenes, pero ¿y la propiedad de las imágenes originales? ¿Cómo se va a reconocer? Este tema será muy importante en el futuro. Un amigo que tiene una empresa de IA en Estados Unidos me comentaba que, por el momento, no saben qué hacer.

¿Qué beneficios crees que puede tener la implementación de la inteligencia artificial en el proceso de aprendizaje de vuestros alumnos?

Creo que va a suponer un cambio muy importante. Por ejemplo, hasta los años noventa se usaba la máquina de escribir, pero ahora es impensable utilizarla para escribir un trabajo porque tenemos procesadores de texto, como Word, que ahorran tiempo. Estos cambios de tecnología han hecho más eficiente y eficaz el trabajo. Creo que utilizar las herramientas de IA va a ser lo mismo: alguien que no sepa usarlas en un trabajo puede que pierda empleabilidad, porque ahorran mucho trabajo y tiempo. La IA va a cambiar mucho la forma de trabajar, porque procesa más información y mucho más rápido que una persona. Sin embargo, también va a depender mucho del algoritmo que use y de la información de la que se alimente, por lo que, al final, siempre será la persona quien discrimine y decida qué es lo más adecuado. Creo que va a ser muy importante la formación de las personas para que, además de utilizar estas herramientas, tengan pensamiento crítico y puedan discriminar qué es lo más adecuado. Y esto va a cambiar la forma de educar a nuestros estudiantes. Es un cambio cultural y tenemos que trabajarlo como una transformación digital para integrarnos.

Creo que va a ser muy importante la formación de las personas para que, además de utilizar estas herramientas, tengan pensamiento crítico y puedan discriminar qué es lo más adecuado. Y esto va a cambiar la forma de educar a nuestros estudiantes.

¿Los docentes tienen miedo a la IA?

Creo que hay mucho estrés en los docentes. Yo les digo que la usen, que se fijen en el potencial que tiene y que luego la introduzcan en sus clases. A los estudiantes lo que se les va a tener que enseñar es a formular preguntas coherentes a esta nueva tecnología, y a discriminar y validar la información o los productos que se generan a partir de ello. A mí me ha ayudado mucho, incluso para escribir, porque te sirve para evitar los bloqueos que a veces surgen: le pides ideas, te las da y sigues avanzando. Se trata de una herramienta que puede ayudarte, pero quien decide finalmente eres tú.

Eres doctor en Ingeniería Informática. ¿Hacia dónde crees que puede ir la tecnología en el futuro? ¿Será una inteligencia artificial más evolucionada o aparecerá otra cosa que nos sorprenderá aún más? ¿Cómo puede impactar en la educación superior?

Creo que la IA podrá mejorar y ser cada vez más eficiente en cuanto a las respuestas que se requieran, pero no sé si saldrá algo más disruptivo en el futuro. ¿Las máquinas lo harán todo? Por ejemplo, si tienen toda la información, podrán hacer un diagnóstico mucho más preciso que un médico. Sin embargo, también depende mucho de cuál es la información que recibe la máquina. El tema ético me preocupa: quién está detrás del algoritmo, quién selecciona la información, qué información toma como válida, qué es lo que nos va a devolver, etc. Hay cosas que son muy objetivas, como una investigación científica sobre fármacos, en la que la máquina revisa muchos estudios y da un resultado muy objetivo. Sin embargo, en temas de política o religión, por ejemplo, me preocupa lo que hay detrás.

Creo que esta tecnología viene para quedarse y hay que saber usarla. En la parte de los estudiantes, lo que no es negociable es la integridad académica. Pueden usar todas las herramientas que quieran, ya que les pueden ayudar, pero siempre reconociendo el trabajo de los demás y sin plagiar.

¿Por qué elegisteis al eLinC de la UOC para organizar estos talleres?

Como universidad a distancia, la UOC está a la vanguardia de la tecnología y tiene una gran calidad académica. Por estas razones, no lo dudé.

Este contenido favorece el objetivo de desarrollo sostenible (ODS) 4 de la ONU, educación de calidad.

(Visited 155 times, 1 visits today)
Autores / Autoras
Periodista colaboradora