Quelic Berga: “Las actividades pedagógicas en la universidad deben ser transferibles y deben tener relevancia y sentido para la sociedad”

28 November, 2023
Quelic Berga Carreras és professor dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació

El profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación Quelic Berga Carreras es el impulsor de Folio , una herramienta de software libre desarrollada por el eLearning Innovation Center (eLinC) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que funciona a la vez como un espacio personal, un espacio de socialización y una red social de aprendizaje y profesionalización, con el objetivo “de empoderar a los estudiantes” e impulsar un modelo pedagógico centrado en el alumno.

Creada en 2018, desde 2022 es una herramienta de catálogo de la universidad, y aproximadamente 12.000 estudiantes de la UOC la usaron el semestre pasado para crear cerca de 120.000 contenidos, de los cuales aproximadamente 25.000 son públicos. El pasado mes de octubre recibió el premio Lueny Morell a la Innovación Educativa en la educación superior de las disciplinas STEAM en el World Engineering Education Forum (WEEF) celebrado en México. Este reconocimiento se une a los del Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA) y al de la ACUP (Asociación Catalana de Universidades Públicas), que seleccionaron Folio como una buena práctica de innovación docente.

En esta entrevista hablamos sobre los retos de la implementación de esta herramienta en la UOC y otras instituciones, las ventajas ante los portafolios digitales y otros sistemas comerciales similares, y los planes de expansión internacional de Folio.

¿Podrías describir brevemente qué es Folio?

Folio es empoderar al estudiante a través de su capacidad de tener un espacio público y vinculado a la universidad. Contrariamente a su nombre, no es solo un portafolios, sino que es un estudio virtual de trabajo con tres características fundamentales: es un espacio personal de identificación, un espacio de socialización y una red social de aprendizaje y profesionalización. La parte de identidad es importante porque por primera vez damos a las personas la posibilidad de tener una página web, un espacio, un perfil, que les permite tener representación como individuos. La social, porque se pueden compartir trabajos con los profesores, pero también entre compañeros y, en las ágoras, ver lo que hacen los demás. Se trata, por lo tanto, de permitir el aprendizaje en comunidad y entre iguales, lo que tiene mucho que ver con la socialización del aprendizaje y una serie de cambios conceptuales que te hacen sentir que formas parte de una comunidad. Y la tercera clave es que todo lo que haces público se convierte en transferencia directa a la sociedad y hacia un portafolios profesional.

¿Cómo surge este proyecto? ¿Qué carencia detectasteis para poner en marcha el proyecto?

El proyecto empieza en 2018, cuando propuse la aplicación a Antoni Beltran, pero la carencia empieza en 1998, cuando se crea el Campus Virtual de la UOC, que conceptualmente fue el primer campus virtual del mundo. En aquel momento, se decidió virtualizar la universidad, el edificio y todo lo que pasaba en el aula con foros, recursos, etc., pero nos olvidamos de que el tejido social de lo que pasa en la universidad tiene igual o más valor que lo que pasa en la clase. Y, así, nos olvidamos de dar representación a cada uno de los miembros de la comunidad universitaria, no solo a los estudiantes, sino también a los profesores, al personal técnico, etc. Folio propone que todo el mundo que tenga un usuario UOC pueda tener un espacio Folio, que técnicamente es un WordPress con conectores con el Campus Virtual, y esto permite que cada uno de los miembros de nuestra comunidad tenga representación. El potencial de esto es que somos una universidad con 70.000 estudiantes y podemos tener este impacto en internet, y también crear una red real entre todos.

La herramienta Folio

¿Cuáles son las ventajas de Folio respecto a los sistemas existentes?

En primer lugar, que la ética de datos se encuentra en el centro del proyecto: no recoge datos para explotarlos para publicidad o por otras razones. La segunda diferencia importante es que se trata de un software libre y que, además, es uno de los servicios libres más potentes del mundo: WordPress. Una de cada cuatro páginas web está basada en este sistema. La tercera es que se trata de una herramienta del estudiante y no de la institución. La mayoría de los portafolios digitales o proyectos parecidos se crean para entregar trabajos al profesor y, cuando se acaba la universidad, ya no sirven. En este caso, el WordPress es tuyo y lo puedes usar para representarte y encontrar trabajo.

¿De qué manera esta aplicación sitúa al estudiante en el centro y por qué es importante que sea así?

Me interesan mucho las pedagogías activas y el método Montessori, que trataba de entender las necesidades educativas según la edad del estudiante. En el caso de la universidad, creo que es fundamental crearse una identidad profesional. En este contexto, Folio propone un espacio de representación y de crecimiento personal que se hace en colaboración con la universidad, pero que es el espacio del alumno. Pensamos que es útil que el estudiante pueda representar una identidad hacia sí mismo, hacia la familia, hacia el mercado laboral, etc., y por eso es importante que sea público, que no sea un sistema cerrado de la universidad. En este sentido, tenemos el ejemplo de las redes sociales que han triunfado porque son útiles para las personas que las usan, para encontrar a gente, para compartir cosas y porque te aportan un valor claro. Del mismo modo, en la etapa adulta, tener una página web versátil, libre, pero alineada con la universidad, tiene un valor añadido, que el estudiante puede aprovechar. La idea es centrarse en el estudiante como un agente social que puede hacer un cambio en la sociedad.

Folio es empoderar al estudiante a través de su capacidad de tener un espacio público y vinculado a la universidad. Contrariamente a su nombre, no es solo un portafolios, sino que es un estudio virtual de trabajo con tres características fundamentales: es un espacio personal de identificación, un espacio de socialización y una red social de aprendizaje y profesionalización.

¿Cuáles son los peligros de depender de las aplicaciones comerciales en este ámbito?

En la actualidad, estamos todos pendientes de qué pasará con el cambio de políticas de X, antiguamente Twitter. Son herramientas que tienen mucha importancia en nuestro día a día y que están controladas por empresarios, hombres con una serie de necesidades y preocupaciones que quizás no encajan con gran parte de la sociedad. La realidad es que las tecnologías que dependen de un modelo patriarcal, con un patrón capitalista y jerarquizado, son más inestables que las estructuras horizontales, de software libre, donde no hay una sola dirección.

Por ejemplo, detrás de WordPress hay una fundación sin ánimo de lucro, con desarrolladores que velan por la calidad del software, pero su modelo de negocio no pasa solo por generar beneficios. Herramientas como X o el universo Meta, por ejemplo, se están focalizando en la recogida masiva de datos para publicidad e incitan su uso compulsivo y la adicción. WordPress o la Wikipedia evolucionan más lentamente, pero son más estables porque dependen de un ecosistema de intereses y relaciones. Además, en los sistemas comerciales hay un problema de privatización, de dependencia de servicios de terceros ante los cuales no puedes reclamar. Si Folio cierra, siempre puedes migrar tu contenido, porque al fin y al cabo es WordPress.

¿Cómo ayuda esta herramienta para el mundo laboral?

En primer lugar, aprendes a usar WordPress, una competencia TIC relevante para la universidad. También, desde el momento en que tienes tu trabajo en la herramienta, ya lo puedes hacer público, es decir, la traslación al mundo laboral es muy rápida. Paradójicamente, fuerzas la universidad a entender que las actividades pedagógicas deben ser transferibles y deben tener relevancia y sentido para el sector y la sociedad. De forma que consolida la idea de que estudias para profesionalizarte, para hacer una contribución a la sociedad, y no solo para la clase y el profesor.

¿El recorrido de la herramienta acaba una vez que sales de la universidad o se puede continuar usando como compilación de trabajos?

Folio es un software libre, y el usuario puede hacer lo que quiera con sus trabajos y contenidos cuando se acabe la estancia en la universidad. Puede extraer los datos y trasladarlos a otro servidor. Actualmente, estamos estudiando vías para ayudar a mantener la plataforma vinculada a los alumnis de la universidad.

Folio es multiinstitucional e independiente de la UOC, porque no creamos una herramienta para la UOC, sino desde la UOC para que funcionara en otros campus. De hecho, es compatible con cualquier sistema de gestión de aprendizaje (LMS) y estándar Learning Tools Interoperability (LTI).

¿Se puede usar en otros entornos académicos o profesionales?

Desde el primer día, Folio es multiinstitucional e independiente de la UOC, porque no creamos una herramienta para la UOC, sino desde la UOC para que funcionara en otros campus. De hecho, es compatible con cualquier sistema de gestión de aprendizaje (LMS) y estándar Learning Tools Interoperability (LTI). Por ejemplo, el entorno de aprendizaje de la UOC ha pasado a Canvas, y la migración de Folio ha sido orgánica. El objetivo también es que utilicen la herramienta otras universidades e instituciones. En este sentido, hemos participado en una convocatoria de ayudas europea con un consorcio llamado OpenEU, formado por once universidades en línea europeas, las cuales han pactado usar Folio como plataforma de socialización y crear una red social europea de aprendizaje de estudiantes.

¿Cómo ha sido la recepción en el alumnado? ¿Y el profesorado?

Algunos alumnos lo han acogido con mucha pasión y otros se lo han tomado como un sobreesfuerzo. La buena recepción depende de la comunicación clara por parte del profesorado y la universidad sobre cuál es el sentido de lo que se está haciendo. Si se transmite que se tiene que hacer por obligación, no se aceptará. En cambio, cuando se muestra y se impulsa la utilidad de Folio como una herramienta para compartir trabajos con profesores, otros alumnos y con la sociedad, entonces la valoración y el uso aumentan.

Respecto a los profesores, a algunos les ha gustado mucho y a otros les cuesta el cambio. En este sentido, tenemos pendiente hacer jornadas de formación, pero ya hemos creado mucha documentación y tutoriales porque nos gustaría hacer entender a los profesores que Folio es una herramienta transversal y que se debe activar desde la entrada en la universidad, porque puede ayudar a impulsar un modelo pedagógico adaptado al alumno.

La aplicación empezó en el grado de Diseño y Creación Digitales, pero ¿se puede usar en cualquier ámbito de investigación?

Folio fue impulsado inicialmente por las necesidades de los estudiantes de diseño y de artes, pero sirve incluso para derecho o cualquier otro sector. Folio no va de diseñadores ni de artistas que necesitan portafolios, sino de socializar, igual que todo el mundo puede usar Instagram, aunque no sea ni fotógrafo ni artista, porque también es una red social donde puedes compartir cosas, visualizar lo que hacen los demás, etc.

El profesor Quelic Berga durante la entrega del premio Lueny Morell

¿Cuál ha sido el aspecto más complicado durante el desarrollo del proyecto?

Conseguir que la universidad, como institución, y el equipo docente, como músculo de la creación del aprendizaje, entiendan que el aprendizaje depende de los estudiantes y no de los profesores, y que se deben crear actividades que tengan sentido para los estudiantes, para reforzar su identidad, para profesionalizarse y también para la sociedad. Se deben hacer ejercicios ficticios pero que te ayuden a encontrar trabajo, o actividades que tengan en cuenta los intereses de los estudiantes o que refuercen su perfil como usuarios de internet.

Si lo hacemos bien, sería un punto medio entre las redes sociales y la red académica, porque ofrecemos a la sociedad contenidos curados hechos por la universidad. Por ejemplo, cuando buscas en Google sobre las asignaturas que cursan los estudiantes, en los resultados también salen los trabajos que han hecho sobre esa materia. Ahora, hay cerca de 120.000 contenidos creados, de los cuales el 20 %, unos 25.000, son públicos.

¿En qué punto se encuentra la incorporación de sistemas de evaluación de competencias como Graf?

El proyecto 9 de la UOC está trabajando para integrar Folio con dos aplicaciones: GPS, que recoge datos sobre cómo se están ejecutando las asignaturas para ver si coinciden con la demanda del mercado, y Graf, para ver las competencias adquiridas a lo largo de la formación. Esta integración parece muy intuitiva, pero todavía no la hemos implementado, y hay un equipo de expertos trabajando en ello.

Cuando ganas un premio internacional entre veintidós aplicaciones de once países, sientes mucha gratitud, y también nos ayuda para que internamente se reconozca el valor de lo que estamos haciendo.

¿Qué ha significado el premio Lueny Morell para ti y para el proyecto?

Cuando ganas un premio internacional entre veintidós aplicaciones de once países, sientes mucha gratitud, y también nos ayuda para que internamente se reconozca el valor de lo que estamos haciendo. Además, el hecho de que sea internacional también nos ayuda a hacer red, que es un factor importante para conseguir que una herramienta de software libre funcione: establecer alianzas con otras instituciones y hacer comunidad para que tenga más impacto, llegue a más gente y se pueda impulsar así la visión pedagógica que implica.

¿Cuáles son los planes a medio y largo plazo para esta herramienta?

Los planes son intentar impulsar un sistema federado de “granjas” de Folio, de forma que, si, por ejemplo, después de hacer un grado en la UOC estudias un máster en la UPF, puedas seguir utilizando Folio y encontrar otros usuarios en otras instituciones. El objetivo es, por lo tanto, conseguir una red que, en lugar de ser jerarquizada y centralizada, sea una federación, y estamos buscando cómo hacer el desarrollo tecnológico de esta idea. Todo esto está relacionado con el consorcio OpenEU y las once instituciones que deberán integrar Folio y relacionarse entre ellas siguiendo este modelo pedagógico.

Información relacionada: 

(Visited 96 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista colaborador