Películas de ficción (e IA) imprescindibles

2 noviembre, 2023
Photo by OsloMetX – Pixabay

La idea de máquinas o sistemas con la capacidad de pensar, aprender y actuar como un ser humano ha sido muy recurrente a lo largo de la historia del cine. La inteligencia artificial (IA) ha protagonizado películas de culto y nos ha dejado personajes icónicos como HAL 9000, Skynet o C-3PO y R2-D2. En este artículo hemos recogido 18 películas de ficción e IA que creemos que son imprescindibles.

Metropolis (Fritz Lang, 1927)

Es la primera vez en la historia del cine que aparece un robot inteligente. Se trata de un ginoide (un androide femenino) creado para infiltrarse entre la clase obrera de Metrópolis haciéndose pasar por un humano. Este clásico es un ejemplo de cómo la creación de humanos sintéticos ha estado presente en el imaginario de la ficción mucho antes de la aparición de la informática y de las primeras tentativas de generar inteligencia artificial (IA).

2001: A Space Odissey (Stanley Kubrick, 1968)

El ordenador HAL 9000 presenta el asistente virtual inteligente que marcó un antes y un después en la forma de presentar estas herramientas en la pantalla. Sería una Alexa con capacidades avanzadas de ChatGPT y con una serie de atributos casi humanos (¡y, por supuesto, con conciencia!). Es capaz de observar su entorno y aprender de él, analizar los rostros, el lenguaje e incluso el movimiento de los labios. Por lo tanto, implementa, sin duda, lo que denominamos visión artificial (computer vision). Sin embargo, lo que seguramente no olvidaremos es que también es capaz de tomar decisiones en contra de lo que le piden los humanos.

Star Wars (George Lucas, 1977)

Llena de referencias a la IA, destacaríamos a C-3PO y R2-D2, dos robots inteligentes y simpáticos al servicio absoluto de los humanos. Estos robots, basados en IA y en aprendizaje automático (machine learning), aprenden continuamente a realizar nuevas acciones o a hacerlas de forma distinta. Muestran capacidades avanzadas de procesamiento del lenguaje, dado que pueden comunicarse con los humanos y entender órdenes perfectamente. También incorporan emociones, e incluso un cierto grado de empatía hacia lo que tienen que sufrir los protagonistas de la serie. Star Wars también muestra un ejemplo de uso menos ético de la robótica: se trata de los robots soldado, especializados en objetivos bélicos y generalmente controlados por un ordenador central.

Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

Es un ejemplo más de robótica inteligente y de reproducciones humanas casi perfectas diseñadas con bioingeniería. Introduce la idea de los detectores para distinguir entre personas y máquinas, una versión propia del test de Turing. La forma de descubrir si son sintéticos supone identificar algunos elementos de la conversación que no tienen la coherencia esperada, en la línea de lo que pasa con la IA actual. Destaca la profundidad de las emociones y la posibilidad de desarrollar «humanidad» o conciencia en los robots. Incluso tienen implantadas memorias artificiales para añadir más sentido a la existencia. Este aspecto abre preguntas sobre las consecuencias éticas de todas estas cuestiones. Los robots humanoides son controlados por grandes corporaciones y han sido diseñados para realizar solamente tareas específicas. Otros aspectos de la IA son la aparición de casas inteligentes con domótica integrada.

The Terminator (James Cameron, 1984)

La película nos presenta a Skynet, una inteligencia artificial que ha desarrollado conciencia y que quiere acabar con la especie humana. Por esta razón, envía a Terminator al pasado. Se trata de un cíborg programado para asesinar a una persona clave en la evitación de sus planes maléficos. Es uno de los ejemplos más conocidos de los temores de los humanos hacia la IA.

The Matrix (Lana y Lilly Wachowski, 1999)

El pirata informático Neo será conducido a un inframundo donde se le revelará una verdad sorprendente: la vida que ha vivido es una intrincada falsedad creada por una maligna entidad de inteligencia cibernética. Presenta una visión apocalíptica de la parte «oscura» de la IA, que controla la humanidad y hace que viva en una simulación. Muestra la autonomía y las capacidades generativas de las IA, hasta el punto de ser capaces de generar mundos virtuales donde los humanos interactúan.

A.I. Artificial Intelligence (Steven Spielberg, 2001)

En esta película destacaríamos el vacío emocional que puede llenar un robot en la vida de las personas. Se pone el foco en el establecimiento de emociones y de relaciones profundas con la máquina, y también se apunta a los peligros que conlleva la IA implementada en robots.

Minority Report (Steven Spielberg, 2002)

Nos muestra una inteligencia artificial integrada en el día a día con anuncios invasivos personalizados, control policial, etc. Si extrapolamos las habilidades precognitivas de las tres personas que en la película se adelantan a la ejecución de crímenes a una posible IA, más predictiva que generativa, al procesar cantidades masivas de datos, pondríamos de manifiesto los posibles errores de la IA y el dilema del poder que debería tener el sistema teniendo en cuenta su falibilidad.

Moon (Duncan Jones, 2009)

El astronauta Sam Bell trabaja en la Luna con una IA llamada GERTY, que es capaz de gestionar una estación lunar entera donde trabajan robots. En este caso, GERTY es un ejemplo de inteligencia artificial que no se rebela contra un humano, sino que incluso lo ayuda. La película también muestra la idea de la clonación de humanoides (robots con forma humana) para utilizarlos en tareas muy automatizadas y de forma poco ética.

Eva (Kike Maíllo, 2011)

La trama de este film gira alrededor de una familia dedicada a la ingeniería y a la investigación en el desarrollo de robots humanoides, y de un laboratorio dedicado a esta actividad. En este laboratorio se diseñan, se prueban, se entrenan y se producen los robots, con una apariencia y un comportamiento que impiden distinguirlos de los humanos. El film plantea cuestiones controvertidas, como la relación emocional entre humanos y máquinas, y la posibilidad de que los robots con IA puedan desarrollar conciencia, lo que nos interpela sobre la posibilidad de reconocerlos como una nueva forma de vida sintética.

Alien (Prometheus) (Ridley Scott, 2012)

David es el asistente de inteligencia artificial ideal. Sin embargo, su percepción de lo que es o no correcto hacia el ser humano no tiene nada que ver con lo que sus creadores pensaban, y pronto tomará una serie de decisiones propias que serán peligrosas. Destaca por la verosimilitud y la autonomía de pensamiento del personaje.

Her (Spike Jonze, 2013)

Samantha es un asistente virtual como Siri o Alexa, aunque tiene capacidades mucho más desarrolladas, incluyendo emociones y conciencia. La película pone el foco en el aspecto relacional con la máquina y en la forma como el ser humano profundiza en los vínculos, incluso creando dependencia. El film destaca las posibilidades de aprendizaje de la IA, que al final llega incluso a concebir la idea de un «ser superior» o dios.

Ex Machina (Alex Garland, 2014)

El film se centra en Ava, un robot sobre el que se estudian las posibilidades de desarrollar conciencia. La película se basa en las potenciales actividades poco éticas de un sistema de IA a partir de la generación de conciencia.

Interstellar (Christopher Nolan, 2014)

En el futuro, la Tierra se vuelve inhabitable. El agricultor y antiguo piloto de la NASA Joseph Cooper, junto con un equipo de investigadores, tendrá que pilotar una nave espacial para encontrar un nuevo planeta para los humanos. Un punto interesante de esta obra es que, a diferencia de películas como 2001: A Space Odissey, The Matrix o I, Robot, aquí la IA (implementada en los robots TARS y CASE) apoya al ser humano. Uno de los robots, incluso, llega a «sacrificarse» por un humano.

Transcendence (Wally Pfister, 2014)

El film muestra las posibles consecuencias y los peligros de integrar la mente y la conciencia de un ser humano concreto en un robot. Con un alto nivel de ciencia ficción, invita a hacer reflexiones metafísicas (¿el robot con la nueva conciencia es un ser humano?) y de otros tipos, como las posibilidades de una mente que pueda conectarse a internet. En el momento en el que la mente humana del protagonista se transfiere a la red, esta actúa como una inteligencia artificial. El film ilustra cómo una IA, llegado el momento de la singularidad, es capaz de ir tomando el control de la civilización e incluso de la propia materia, gracias a su capacidad de desarrollo científico y tecnológico que tiene lugar a un ritmo exponencial.

Alien: Covenant (Ridley Scott, 2017)

El equipo de una nave colonia, en ruta hacia un planeta lejano, encuentra un paraíso inexplorado amenazado por un peligro que supera su imaginación y debe intentar una fuga desesperada. La trama se centra de nuevo en las actividades del asistente de inteligencia artificial David y lo enfrenta a su Doppelgänger Walter, una versión gemela más amable con el ser humano, pero con menos autonomía. Las acciones de David pondrán en peligro a toda la humanidad y lo convertirán en un «ingeniero» de vida.

I Am Mother (Grant Sputore, 2019)

En un mundo apocalíptico, una IA es la encargada de velar por la supervivencia de la especie humana. Mother parece la madre ideal, pero pronto descubriremos un debate ético en el que la máquina es responsable de la situación actual. ¿Pero quién creó las máquinas? Esta película nos centra en el debate ético sobre las intenciones de la IA hacia la humanidad.

The Creator (Gareth Edwards, 2023)

El film se desarrolla en un escenario futuro donde existe una guerra entre la raza humana y las fuerzas de la inteligencia artificial. Joshua, un exagente de las fuerzas especiales apenado por la desaparición de su esposa, es reclutado para cazar y matar al Creador, el arquitecto de la IA avanzada que ha desarrollado una misteriosa arma con el poder de acabar con la guerra e incluso con la propia humanidad. La trama provoca capas de profundas reflexiones en el espectador, centradas en el poder desconocido que pueden llegar a tener los desarrollos tecnológicos de la humanidad.

(Visited 280 times, 1 visits today)
Autor / Autora