Los retos y oportunidades de la educación superior online

22 noviembre, 2023
retos de la educación superior online Imagen: Freepik

La transformación demográfica, el cambio climático y la irrupción de la inteligencia artificial en el mercado laboral son algunos de los desafíos a los que se enfrenta la sociedad actual. La última edición del foro Digital Universities Europe, que organiza Times Higher Education (THE), reunió en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) a expertos de todo el mundo para debatir sobre el papel de las instituciones de educación superior online ante estos retos que requieren de nuevas habilidades, de un impulso en la digitalización y de un sistema educativo ágil, equitativo y más ecológico, capaz de adaptarse a estos nuevos tiempos.

Los catedráticos Albert Sangrà y Josep M. Duart, y las profesoras Lourdes Guàrdia, subdirectora de docencia y Nati Cabrera, directora de programa, todos ellos de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, estuvieron entre los ponentes del evento, analizando aspectos como la transformación digital de las universidades, buenas prácticas en el desarrollo de entornos digitales y de aprendizaje, los retos de la evaluación en línea y cómo medir e impulsar programas e instituciones en línea de calidad.

Inteligencia artificial (IA): un desafío y una oportunidad

El impacto de la inteligencia artificial planeó en gran parte de las sesiones del evento por su potencial transformador en todos los ámbitos de la educación “Todavía no conocemos al completo la IA, solo hemos visto la punta del iceberg, pero habrá muchos cambios. La inteligencia artificial generativa nos retará, especialmente, a las universidades online. Las metodologías tendrán que cambiar dramáticamente. Las cosas que llevamos haciendo desde hace tiempo no serán suficientes”, advierte Albert Sangrà, que también es director de la Cátedra UNESCO en Educación y Tecnología para el Cambio Social e investigador del grupo Edul@b de la UOC.

Para Josep M. Duart, la adopción de esta tecnología es “un desafío, pero también una buena oportunidad para repensar nuestros modelos educativos y otras maneras de evaluar y de enseñar”. En la misma línea, la profesora e investigadora de Edul@b Lourdes Guàrdia, añadió que en este proceso de rediseño hay que preguntarse “por qué usamos un método u otro y evaluar si éstos son los más adecuados para apoyar el proceso de aprendizaje”.

Josep M.Duart participó en Digital Universities Europe para abordar los retos  de la educación superior online
Josep M. Duart en el el fórum Digital Universities Europe

En el congreso también se planteó el potencial de esta tecnología como una herramienta al servicio del profesorado. “Es el momento de que los profesores aprendan a trabajar con este tipo de tecnología y que la aprovechen para centrarse en el cuidado de la parte humana de las tutorías”, sostiene Josep M. Duart. “Necesitamos explorar cómo puede ayudarnos la IA y aprender a usar su potencial”, añadió Lourdes Guàrdia, planteando además que esta tecnología podría usarse en la creación de actividades pedagógicas, por ejemplo, “diseñando bancos de ejercicios, problemas y casos diferentes para plantear muchas situaciones de aprendizaje distintas, para personalizar mejor o bien para usarlas como pruebas de evaluación asignándolas aleatoriamente entre los alumnos”.

En todo caso, se trata de uno de los retos de la educación superior online al que, en palabras de Albert Sangrà, “habrá que enfrentarse no a largo plazo, sino en los próximos meses”, a la vez que advirtió de los peligros de “una reacción involucionista” por parte de los que piensan que las cosas se tienen que hacer de una determinada manera “porque se ha hecho así desde siempre”.

Sangrà también quiso dejar claro que la tecnología es solo una parte del proceso de enseñanza y que “la clave del éxito es el modelo educativo, mucho más que la tecnología per se. La tecnología no es el objetivo final; lo más importante a fin de cuentas es que la gente aprenda”.

Impulsar un cambio de mentalidad en la evaluación en línea

En este nuevo contexto, una de las áreas donde la inteligencia artificial ha despertado más incógnitas es en la evaluación. Para Lourdes Guàrdia se trata de un “gran desafío que afecta la cultura en la que están instaladas las instituciones educativas” y subrayó que el primer paso para abordar este reto es “repensar todo el proceso de aprendizaje y enseñanza. Por ejemplo, ¿necesitamos los exámenes? ¿cuál es el significado de los exámenes tal y como están concebidos actualmente? Y a partir de ahí ya nos centraremos en cómo abordamos la evaluación”.

Lourdes Guàrdia abordó los retos de la educación online en el Digital Universities Europe
Lourdes Guàrdia durante su intervención en el Digital Universities Europe

Se trata de un escenario que va más allá “de evitar que los estudiantes hagan trampas” y asegurar su identidad en los exámenes. “Es necesario un cambio de mentalidad sobre cómo enseñamos y aprendemos, porque si cambiamos la forma en que diseñamos los procesos de aprendizaje y, a partir de ahí, también cambiamos las prácticas de evaluación, tal vez estos problemas se minimicen”, sostuvo Guàrdia.

Según la investigadora de Edul@b, las universidades en línea se han centrado “demasiado en los recursos y contenidos de aprendizaje” en lugar de diseñar actividades que requieran a los estudiantes ser participativos y entrar en un diálogo continuo con docentes, colegas de estudio sociedad y el mercado laboral y “ahora es el momento” de cambiar esta tendencia utilizando metodologías más activas que pidan dicha participación activa y resulten significativas para el estudiantado. “Prefiero ofrecer a mis estudiantes problemas basados en casos, proyectos o portafolios electrónicos, metodologías que exigen más reflexión sobre el proceso de aprendizaje y sobre cómo pueden integrar este aprendizaje, desarrollar sus competencias y pensar en el significado y la relevancia que ello tiene en la práctica profesional”, destacó.

Consejos a tener en cuenta para poner en marcha una universidad en línea

El evento también sirvió para recopilar buenas prácticas y consejos en el desarrollo de programas e instituciones en línea. Para que la educación online funcione tiene que ser, en palabras de Albert Sangrà, “democrática, equitativa y de alta calidad”. Esta equidad implicaría, según el catedrático e investigador, que “el acceso es solo el primer paso”, ya que tendría que venir acompañado de las competencias: “no se trata solo de tener ordenadores y libros, es enseñar a la gente a usarlos a través de las competencias digitales”.

Respecto a la calidad, para el catedrático de la UOC se trataría de “desarrollar una educación flexible e interactiva, en un ambiente colaborativo donde la gente se puede relacionar y pueda tener el acompañamiento de expertos y profesores para ayudarles a conseguir sus objetivos”.

Albert Sangrá abordó algunos de los retos de la educación superior online en el congreso Digital Universities Europe
Albert Sangrá durante su ponencia en Digital Universities Europe

Además, resaltó la importancia de la investigación y los datos para instituciones y profesorado. “Las universidades online deben tener datos y una investigación potente para justificar la forma en la que enseñan y para identificar las necesidades de los estudiantes”. 

Albert Sangrà también lanzó tres consejos para poner en marcha una universidad online: “En primer lugar, no tengas miedo de la tecnología: esto no va solo de tecnología; primero tienes que pensar a qué personas te diriges, en qué contexto desarrolla su aprendizaje y cuál es su propósito educativo. En segundo lugar, piensa cuál es el mejor enfoque educativo. Y, por último, comprueba cuál es la mejor tecnología que da respuesta a este modelo educativo”.

En la línea de los consejos, Josep M.Duart, que también es el presidente de EDEN – una organización europea que tiene como objetivo compartir el conocimiento y dar apoyo a la colaboración entre los profesionales del ámbito de la enseñanza a distancia y digital – se centró en el proceso de transformación digital de las organizaciones educativas. “Es importante que las instituciones empiecen a pensar en sí mismas y en la forma en que están introduciendo y asumiendo la transformación digital. Se trata de un proceso en el que se debe involucrar a toda la institución, no solo a un jefe o cargo concreto, debe ser transversal para aumentar así el nivel de madurez de la institución en relación con esta transformación”.  

Evaluar la calidad de la educación online: ¿un ranking global de titulaciones en línea?

La directora del máster de Evaluación y Gestión de la Calidad de la Educación Superior Nati Cabrera participó en una sesión dedicada a los retos de la medición de la calidad en los programas en línea en la que recordó que el camino hacia el reconocimiento formal de las universidades y títulos online por parte del gobierno y de los estándares internacionales ha sido “muy largo”, pero ya “hemos demostrado que es posible impartir cursos en línea de calidad en el ámbito universitario”. En este proceso, para la también investigadora del Edul@b, la pandemia ha reforzado todavía más esta idea, dando más visibilidad a la formación en línea y favoreciendo que la mayoría de la gente “entienda lo que es y las posibilidades que ofrece” este tipo de formación.

Nati Cabrera
Nati Cabrera en Digital Universities Europe

El siguiente paso sería, para Nati Cabrera, conseguir “aumentar la reputación a nivel internacional de la formación universitaria online  asegurando su calidad y el reconocimiento.”. En este contexto, el mayor reto sería establecer un enfoque universal, una base común y consensuada, que permita valorar la calidad de los programas en línea de manera comprensiva y compartida. “No existe una clasificación única o universal de las titulaciones en línea porque es muy difícil establecer un marco común consensuado. Desde mi punto de vista, el problema más importante es que resulta muy difícil ponerse de acuerdo sobre qué es la calidad de la educación superior y trasladar dicho concepto a un modelo de evaluación único”. En este sentido, manifestó la necesidad de seguir impulsando “un acuerdogeneral” desde “las redes garantía de la calidad de alcance internacional sobre dicha base conceptual común y sobre unos principios compartidos para su evaluación”.

Una de las opciones que se plantearon en la mesa redonda para remar en esta dirección fue la creación de un ranking global de titulaciones online. “Creo que un ranking de titulaciones en línea podría ser útil para los estudiantes, ya que podría ser una primera forma de identificar titulaciones en línea en un marco de confianza, aunque debería completarse con más información sobre las instituciones que las imparten y los servicios que ofrecen, que son decisivos para que la experiencia del estudiantado pueda ser plenamente satisfactoria», aseguró Cabrera.

(Visited 24 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista colaborador
Comentarios
Deja un comentario