Núria Cerezuela: «La UOC es para personas que valoren la flexibilidad en unos estudios universitarios»

17 mayo, 2021

Núria Cerezuela formó parte de la primera promoción de la licenciatura de Psicopedagogía, que la UOC puso en marcha en 1996. Veinticinco años después, le preguntamos por sus recuerdos y por el impacto de la UOC en su vida personal y profesional.

Núria Cerezuela

Formas parte de la primera promoción de la licenciatura de Psicopedagogía de la UOC. ¿De dónde te vino la idea de formar parte de este piloto?

Fue muy casual. Yo era tutora de 8.º de EGB y una de las actividades de orientación que se hacían era la visita al Salón de la Enseñanza. En aquel momento, compartían espacio los estudios de secundaria y los universitarios. Descubrí el stand de la UOC y me interesó. Como que el siguiente curso dejaba de hacer tareas de equipo directivo en el centro y cambiaba de escuela y de pueblo, tendría más tiempo para dedicar a mi formación. La formación que ofrecía la UOC encajaba perfectamente con aquellas condiciones.

¿Qué pensaban las personas de tu alrededor de que estudiaras a distancia?

Mi familia no se sorprendió, porque siempre he sido una persona con necesidad de formarme en mi actividad docente y he invertido parte de mi tiempo de descanso, de ocio y de convivencia. Me han dado por perdida.

Los compañeros de trabajo se mostraron interesados. Incluso creo recordar que un compañero de la escuela también quiso estudiar en la UOC, aunque no pudo entrar en aquella convocatoria.

¿Cómo fue la experiencia de estudiar con tecnologías que, en aquel momento, eran punteras?

Muy interesante, pero con ciertos inconvenientes. En aquel momento, las tecnologías no estaban muy introducidas en el mundo de la educación. La UOC misma acababa de empezar, el primer entorno virtual era lento y daba problemas. Recuerdo que un compañero nos explicaba cómo lo hacía para no desesperarse esperando a entrar a las aulas virtuales: ponía en marcha el ordenador, iba a barrer una habitación de su casa, volvía y, si no se había conectado todavía, barría otra habitación. Todo un ejemplo de paciencia y constancia.

Nunca te sentías sola ni abandonada (…) El contacto con el profesorado en la UOC me pareció fácil y cómodo

A pesar de todo, la posibilidad de conectar entre los compañeros de manera formal o informal fue fantástica. Podías contactar y preguntar a los consultores y tener la respuesta enseguida, el feedback y el apoyo eran casi instantáneos. Nunca te sentías sola ni abandonada. Yo había estudiado en universidades presenciales públicas y privadas, y el contacto con el profesorado en la UOC me pareció mucho más fácil y cómodo.

¿Tienes algún recuerdo que te haga ilusión compartir?

Recuerdo con ternura los primeros encuentros presenciales: eran en pequeño comité, —el grado tenía ciento cincuenta estudiantes— y se organizaban con mucho cariño. La primera fue en Mataró, en un edificio desde donde se veía el mar, y nos dieron regalos como una carpeta, un bolígrafo y una taza donde habían servido el cremat de la fiesta de por la noche. Cada encuentro era en un lugar distinto, cosa que promovió que hiciéramos turismo, y en todas había estos detalles originales: nos llegaron a regalar un libro sobre la aspirina o un botecito de miel, por si teníamos dolor de cabeza antes de los exámenes.

Participé en la mayoría de encuentros presenciales. Los tres primeros años diría que no fallé a ninguno. Cuando la UOC empezó a crecer y había muchos más estudiantes dejé de ir a algunas, porque estaba embarazada de mi hija y me costaba mantener el ritmo.

Recuerdo con ternura los primeros encuentros presenciales, se organizaban con mucho cariño

En cuanto a los profesores, recuerdo mucho la atención de Climent Giné, que era el jefe de la licenciatura de Psicopedagogía, si no recuerdo mal. Tuve un encuentro informal con él donde le pedí que me conservaran la nota de evaluación continuada de una asignatura (excelente) porque la prueba final lo había suspendido. Se mostró muy comprensivo y educado.

Recuerdo también la charla que hizo Claudi Alsina sobre las matemáticas y cómo introducirlas en el entorno escolar. La sala estaba llena y tuve que escuchar desde la puerta, de pie. Pero la incomodidad mereció la pena: fue toda una hora de conocimientos innovadores y muy enriquecedores. Alsina aportaba una visión diferente que rompía los esquemas de las clases de matemáticas tradicionales.

También fueron divertidas las actuaciones que se prepararon como distracción, el grupo de habaneras y sobretodo Manel Barceló, con un monólogo increíble.

¿Qué asignatura te gustó más?

No me sabría decidir. De todas saqué alguna cosa positiva.

Más tarde, volviste a los Estudios para hacer el máster universitario en dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje. ¿Por qué motivos decidiste repetir en la UOC, en vez de elegir otra universidad?

Buscaba una formación no presencial, sin la exigencia de los exámenes y que, además, supusiera un mérito para un concurso de traslados de Educación. 

Previamente había hecho otro máster con la editorial Graó y la universidad Blanquerna y, a pesar de no estar descontenta, no me pareció igual que la UOC. También tenía el recuerdo de los buenos momentos, el buen material, y el buen acompañamiento que había recibido en la UOC, así que no me hizo falta ninguna excusa más para repetir la experiencia.

¿Qué mejoras notaste, en relación con la primera experiencia?

A nivel informático, la plataforma virtual había mejorado muchísimo. La biblioteca es un recurso que no estaba al principio y supone un gran apoyo. El material que antes era en video VHS, ahora lo encuentras en línea con mucha más facilidad. A nivel humano, naturalmente la relación de los dos primeros años es imposible de conservar: ahora la UOC es una comunidad muy grande.

¿De qué manera se relacionan los estudios que has hecho con tu práctica profesional actual?

Muchísimo: formo parte de un equipo EAP (Equipo de asesoramiento y orientación pedagógica) del Departamento de Educación. Si estoy en él es, en gran parte, gracias a los primeros estudios que hice en la UOC. He hecho el máster porque en mi nuevo puesto de trabajo necesitaba más información sobre trastornos de aprendizaje y cómo asesorar en centros, familias y alumnas.

¿A quién recomendarías la UOC?

La UOC es para personas que valoren la flexibilidad en unos estudios universitarios

A cualquier persona, independientemente de su edad, que tenga ganas de formarse con grados y otros programas serios y de calidad. La UOC es para personas con capacidad de autorregulación del aprendizaje y de organización personal, y para personas que quieran priorizar el tiempo de estudio al tiempo que se gasta en transporte para llegar a la universidad presencial. En definitiva, la recomiendo a aquellas personas que valoren la flexibilidad en unos estudios universitarios.

Resume con una palabra o frase tu experiencia en la UOC

Altamente satisfactoria, espero que se repita.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora colaboradora de los Estudios
Comentarios
Deja un comentario