Redes sociales y el boom de los memes corporativos

28 marzo, 2022
meme-estrategia-de-marketing-redes-sociales

Los memes son cada vez un recurso más utilizado por las marcas en sus redes sociales. Una forma de generar conversación e incentivar la interacción que busca conectar con sus públicos objetivos y aprovecha la razón principal por la que los usuarios tienen redes sociales: el entretenimiento.

Encabezados por la cuenta de KFC en España las redes sociales corporativas de muchas marcas se han llenado de memes en los últimos años. Entretenimiento, gran consumo, banca, incluso seguros: no hay sector en el que no puedas encontrar algún ejemplo de este tipo de contenido.

Los memes son piezas gráficas que contienen bromas breves, fáciles de compartir, que generalmente toman recursos “prestados” de otras fuentes para modificarlos en clave de humor utilizando referencias culturales. Su uso está muy ligado al shitposting, la publicación de contenido de intencionada poca calidad gráfica, irónico, desenfadado y espontáneo, que ha invadido redes como Twitter. Fotomontajes, GIFs, stickers… Todo recurso es susceptible de ser utilizado en tono de comedia por los usuarios.

Esta tendencia ha provocado que muchas marcas cada vez sean “más humanas”, dejando de lado el carácter más corporativo de sus comunicaciones. En algunos casos, dando más protagonismo a la figura del community manager y, en otros casos, simplemente optando por ser un usuario más de la red, omitiendo mostrar aspectos más profesionales en las publicaciones que se realizan.

Pero, ¿qué hay detrás del uso de este tipo de contenidos y de este nuevo todo? ¿Es una estrategia que pueda seguir cualquier marca en sus redes sociales? ¿Hay otras alternativas para generar engagement y relaciones con los usuarios?

Entretenimiento, interacción e información: los principales usos de las redes sociales

Según el último Estudio Anual de Redes Sociales de IAB, un 81% de los usuarios de redes en España utilizan estas para entretenerse, seguido de interactuar con otros usuarios o marcas (72%) y de informarse (66%). Seguir a marcas en redes sociales a veces no responde a un “me gusta su producto o servicio”, sino a un “me interesa su contenido”, “me informa”, “me entretiene” …

El poder de los memes reside principalmente en ese factor entretenimiento y, en los últimos años, ha permeado en las conversaciones de marcas y usuarios, principalmente entre audiencias jóvenes. Sin duda, estas piezas pueden tener un gran impacto, en un corto periodo de tiempo, sin necesidad de hacer grandes inversiones en términos de producción.

Sin embargo, no podemos considerar que este recurso pueda ser válido para cualquier empresa, en cualquier red o en cualquier contexto. Al igual que el retorno de este tipo de publicaciones puede ser muy beneficioso para una marca, su uso puede derivar en riesgos para la imagen y la reputación si no se utilizan adecuadamente.

Analizar factores como la red social en la que se va a realizar el contenido, la audiencia de la marca, su público objetivo o su tono darán la respuesta a si publicar un meme puede ser adecuado o no dentro de la estrategia de comunicación digital de una empresa.

Contenido: la clave para crear relaciones

Aunque los memes puedan parecer una opción muy efectiva para generar interacción con los seguidores, hay otras alternativas para aquellas marcas en las que este recurso no sea adecuado. El objetivo que debería perseguir una empresa no debería responder a conseguir “muchos likes” o “tener miles de seguidores”, sino de crear relaciones relevantes con sus públicos objetivos para ser decisivos en el momento de la compra.  

Para ello, aspectos como la coherencia, la consistencia y la constancia son muy importantes en el desarrollo de las estrategias de marketing digital. Ya sea generando contenidos a través de redes sociales, creando formatos de branded content o a través de otras herramientas como el influencer marketing, construir sobre los valores de la marca a lo largo del tiempo, asentando estos contenidos en un territorio estratégico para la empresa es clave para trabajar esta coherencia. Una vez realizada esa introspección, es necesario mirar «hacia fuera» y descubrir cómo esos valores pueden conectar con las necesidades de la audiencia y del público objetivo de la marca.

Al fin y al cabo, el contenido puede ser el mejor vehículo para crear relaciones con los públicos objetivos de una marca, partiendo de un análisis hacia dentro y hacia fuera, recogiendo las tendencias y aprovechándolas, sin necesidad de utilizar memes, aunque a todos nos encanten.

Fuentes de información:

Estudio de Redes Sociales 2021 – IAB Spain https://www2.iabspain.es/estudio/estudio-de-redes-sociales-2021/

(Visited 19 times, 2 visits today)
Autor / Autora
Profesora colaboradora de la asignatura de Marketing en redes sociales del Grado en Marketing e Investigación de Mercados de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).
Comentarios
Deja un comentario