María José Aguilar (El Comercio): “Trabajar solo con el móvil me ahorró una cantidad de tiempo increíble”

21/11/2023
maria-jose-aguilar-premios-mojoinnova-2023 María José Aguilar, Premio MojoInnova Categoría Internacional. (Imagen cedida por María José Aguilar)

María José Aguilar es la ganadora de la Categoría Internacional de los Premios MoJo Innova 2023. La periodista, que trabaja en el periódico centenario El Comercio (Ecuador) tiene un largo recorrido como comunicadora en el país latinoamericano. La pieza, pensada para el formato reels de Instagram, con la que ha logrado el galardón se titula ¿Y después de la guerra, qué?, y narra la historia de Sarah Luna, una excombatiente de las FARC que relata cómo fueron sus últimos años en la guerrilla y su proceso de reinserción dentro de la sociedad colombiana.

María José Aguilar ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Quito. Ha trabajado en Radio Visión FM, otro medio que tiene 50 años de historia, y antes de eso estuvo ejerciendo tareas de comunicación organizacional en Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). También ha pasado por las redacciones de TeleAmazonas y Canal Uno.

A propósito del guardón, hablamos con ella sobre su trayectoria, la pieza ganadora, periodismo móvil y mucho más.

Formas parte de la plantilla de un periódico con 116 años de historia que apuesta por el periodismo móvil y las nuevas narrativas de forma clara. ¡Es el sueño de cualquier periodista multimedia!

Ahora mismo cumplo 15 años de experiencia en el sector de la comunicación, en los que he trabajado tanto en el lado corporativo como en el de los medios. Eso sí, hace ya unos años que decidí enfocarme en el periodismo, y acabar formando parte de El Comercio es todo un lujo. A pesar de su historia -es uno de los pilares fundamentales de nuestro país- en nuestro diario hay una nueva línea todavía por explorar: la de las múltiples formas de narrar que nos permite Internet hoy. En Ecuador hemos sido uno de los primeros medios escritos en explorar las opciones que nos brinda el video. Tengo la suerte de contar con total libertad para explorar ideas innovadoras, nuevos formatos, formas experimentales… y de todo este proceso nace la producción del vídeo de Sarah.

¿Cómo surgió la idea de elaborar la pieza ganadora de los Premios MoJo Innova?

Periodismo multimedia.
Foto de Flo Dahm – Pexels

Siempre, a lo largo de toda mi carrera, he intentado por todos los medios entrevistar a alguien que, tras salir de las FARC, hubiera iniciado un proceso de reincorporación o reinserción. Pero es muy difícil hablar de ellos porque, muchas veces, son personas discriminadas y sufren mucho las consecuencias de esta guerra interna. Les da miedo revelar su verdadera identidad. Sarah, por suerte, decidió abrir su caso al mundo. Se trata de una actriz que se graduó una vez firmada la paz -ella fue una de las integrantes del comité que firmó el tratado-. Ahora, está totalmente reintegrada: participa en obras de teatro por todo el país e intenta transmitir un mensaje de paz a través del arte. Lo curioso es que no fue secuestrada ni obligada a formar parte de la guerrilla, sino que le explicaron cómo funcionaba y ella decidió por voluntad propia ingresar a sus filas.

Existe una diferencia entre las «reinsertadas», que se refiere a aquellas que han sido capturadas y cuya vuelta, en primera instancia, no fue voluntaria; y las «reincorporadas», que deciden dejar las armas y volver a la sociedad por su propio pie, como en el caso de Sarah.

Supongo que se trata de historias cargadas de un inmenso dolor, por todas las partes…

Por supuesto. Todavía existen muchas heridas sociales. Es un proceso de sanación de toda una sociedad. Tuve una expareja colombiana, como ejemplo, que tenía más de 40 años. Solía decirme: «no sabes lo que es nacer en un país en guerra y no haber vivido en un lugar donde reinara la paz». En mi caso, por ejemplo, la última vez que viví una guerra era muy pequeña, y resulta difícil de entender en profundidad todo lo que conlleva.

El proceso de reinserción ha sido exitoso en la gran mayoría de los casos, pero no necesariamente gracias a las herramientas que brinda el Estado, sobre todo en lo que se refiere al campo, la agricultura, y la recuperación de las tierras. En ocasiones se trata de gente que no conoce otra realidad, que no sea vivir en la selva. Para ellos, reintegrarse a una ciudad supone un cambio radical. Muchos de ellos preferirían volver a la vida rural, ya que el proceso de adaptación es complicado.

¿Por qué decidiste hacer una pieza como la de las FARC exclusivamente con el teléfono?

Una de las razones fue porque representaba un reto enorme explorar las posibilidades de realizar coberturas de este calibre utilizando, tan solo, un dispositivo móvil. Siempre percibí como algo muy complicado llevar a cabo tareas complejas únicamente con un smartphone. Decidí empezar a realizar coberturas de manifestaciones y otros lugares más o menos conflictivos usando solo mi teléfono. Esta experiencia me llevó a cubrir el Mundial de Catar del año pasado en formato MoJo. Trabajar solo con el móvil me ahorró una cantidad de tiempo increíble, lo que me brindó la facilidad de producir material a la vez que grababa para futuras piezas. Aunque puede tener limitaciones, hasta el momento no he encontrado ninguna que sea muy limitante; de hecho, es muy flexible. Nos permite contar lo que está sucediendo de manera más rápida y efectiva.

Cuando realicé este video, dudé en pedir ayuda a personas que trabajan con ordenadores, pero me propuse el reto de crear un mini documental completamente desde mi dispositivo. Fue complicado establecer el formato, ya que la grabación se realizó a través de videollamadas, pero al final logré llevarlo a cabo.

«Representaba un reto enorme explorar las posibilidades de realizar coberturas de este calibre utilizando, tan solo, un dispositivo móvil.»

¿Has participado en más piezas realizadas y pensadas en formato móvil?

Sí. De hecho, mi aportación en este diario es puramente multimedia. Mi papel es explorar los nuevos formatos móviles, explicar las noticias a través de videos adaptados a las redes sociales, con un formato más orientado a los usuarios de estas plataformas. Desgloso los temas e intento hacer videos más cortos para que tengan una mejor recepción entre los usuarios. Cuando hay noticias importantes en el país, lo cual es frecuente, realizo videos de preguntas y respuestas para que los ciudadanos tengan una comprensión profunda y certera. Produzco, edito, monto, subo los videos y me encargo del copywriting. Además, también creo videos relacionados con turismo y viajes.

¿Hiciste el reportaje completamente sola?

Sí, realicé todo el trabajo sola. Hice el contacto, llevé a cabo una entrevista -que duró más una hora-… El desafío más difícil fue condensar en un formato de redes sociales de apenas tres minutos de duración todo lo que Sarah me había contado. Tuve que equilibrar entre la visión que tenía sobre su afiliación a la guerrilla y lo que ella quería expresar como persona. Se ha hablado mucho sobre lo que las FARC han hecho bien y aquello en lo que han fallado, pero mi enfoque principal fue sacar a relucir los sueños particulares de la persona que hay detrás de la combatiente.

¿Son el futuro del periodismo, estos nuevos formatos?

Sí, creo firmemente que estos formatos no van a desaparecer. Estamos en una época en la que las tendencias las marcan los usuarios, especialmente aquellos que navegan en las redes sociales. A menudo, las personas se enganchan cuando encuentran algo que les proporciona una visión más profunda. Es un desafío considerable para todos los que buscan nuevas formas de narrar. Al eliminar gran parte del adorno del producto y presentarlo de manera más concisa, a la gente le gusta. Las respuestas suelen ser muy positivas. Estoy segura de que se trata de una tendencia que continuará ganando adeptos y que muchos seguirán explorando.

¿Cómo percibes la salud del periodismo en la actualidad?

Pues mira, justo acabo de salir de un taller de periodismo y creo que todos compartimos un discurso de cambio. El periodismo es una profesión que nunca dejará de evolucionar, con transiciones diarias, ya sea en relación con la inteligencia artificial, los podcasts o las redes sociales. Es un oficio que se adapta sin problema, y de forma periódica, a los distintos canales que surgen día tras día. En mi opinión, no está en crisis, sino que vive en un modelo de cambio. Sin embargo, debemos comprender que, a pesar de los nuevos canales de información, es algo a lo que la gente siempre recurre. Es crucial no dejar de invertir en capacitación, herramientas para manejar la IA, verificación de datos y ayudar a las personas a estar segura de que la información que leen es veraz. Eso sí: siempre y cuando el periodismo siga adaptándose a las nuevas tecnologías y a las demandas emergentes.

(Visited 213 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario