Diseño de futuros: analizando posibles escenarios

7 septiembre, 2022
disseny-de-futur_uoc Imagen de Pixabay.

¿Puede el diseño ser la clave para dar respuesta a los desafíos sociales que plantea el futuro? ¿Cuál es el impacto del futuro en nuestro presente? ¿Cómo utilizar la anticipación al servicio de un presente mejor? Estas son algunas de las cuestiones que han vertebrado la jornada de debate “Procesos de diseño orientados al futuro”, organizada por los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC a en el marco del Máster Universitario de Diseño, Identidad Visual y Construcción de Marca, y  la Barcelona Design Week. Profesionales y especialistas del sector como Jon Marín, Elena Bartomeu y los profesores de los Estudios Efraín Foglia, Gemma San Cornelio y Lluc Massaguer analizan los procesos y métodos del diseño que permitirán hablar de un futuro sostenible, mejorar el entorno y la calidad de vida e incluso evitar algunos de los desastres a los que ya se ha visto abocada nuestra sociedad.

Jornada sobre procesos de diseño orientados al futuro, organizada por la UOC en el marco de la BCN Design Week

Los cambios que ha sufrido el Planeta en las últimas décadas evidencian una situación próxima al colapso. Con este análisis, que puede resultar a priori apocalíptico, Jon Marín, biólogo, diseñador de producto y doctorando en Etnobotánica Aplicada, ha analizado el impacto ecológico derivado de las decisiones que se toman en el proceso de diseño. El sistema de producción de la sociedad de consumo actual se ha caracterizado por invertir grandes cantidades en el departamento de marketing mientras se reducen costes en la producción, localizando la fabricación en lugares donde resulta mucho más barato.

“Para salir de esta situación se está apostando por la tecnología como salvavidas, estamos parcheando grandes problemas. Si queda poco petróleo desarrollamos nuevas tecnologías para la extracción como el fracking, si consumimos más reciclamos más, etc. Nunca miramos por qué están pasando estas cosas. Debe cambiarse el planteamiento desde el inicio y para eso es fundamental el diseño”, ha destacado Jon Marín durante su ponencia, que ha sido la encargada de abrir la mesa de debate organizada por la UOC y conducida por Gemma San Cornelio, directora del Máster Universitario de Diseño, Identidad Visual y Construcción de Marca.

Ante un diseño que ha nacido de la mano de la industrialización, Marín ha defendido la necesidad de repensar los procesos de diseño que deben ir orientados a ser parte de la solución. “Debemos atajar los problemas desde su conceptualización. Si planteamos los mismos desde la fase de diseño resulta más eficaz que buscar soluciones al final del ciclo de vida de un producto. El diseño puede ayudarnos a salir del lío en el que nos hemos metido”.

Elena Bartomeu en su intervención dentro de la jornada de diseño de futuros (Imagen: UOC).

Alcanzar la respuesta desde el diseño de futuros es algo en lo que ya trabajan muchos profesionales del sector. En este sentido, Elena Bartomeu, diseñadora e investigadora en narrativas para la divulgación científica, diseño ficción y diseño de futuros, ha abogado por analizar el impacto que tiene el futuro en el presente:  “Desarrollar una idea es proyectarla hacia adelante”. Muestra de ello son algunos de los proyectos que han presentado los ponentes durante la jornada de debate. Junto a su equipo, Bartomeu ha analizado desde el diseño los usos en el futuro de un Detector de Personalidad Aparente, un dispositivo que, a partir de datos biométricos, analiza los movimientos faciales y la voz para diagnosticar una personalidad.

“Una de las líneas podría haber sido su uso en procesos de selección de empresas, donde el departamento de recursos humanos hubiera elaborado un informe sobre los futuros empleados a partir de los resultados de este dispositivo. Sin embargo, el debate sobre el impacto ético y humano hizo al grupo de trabajo descartar esta línea”, ha explicado Bartomeu. De este modo, el proceso de diseño permitió anticipar las consecuencias a futuro y buscar una función diferente como el uso de esta tecnología para el autodiagnóstico y el control.

Los ejemplos expuestos por los invitados evidencian los nuevos paradigmas que, según Efraín Foglia, profesor de diseño de la UOC, diseñador de interacciones digitales e investigador, afectan y modifican actualmente el diseño y sus procesos. A tal efecto, están incidiendo revoluciones tecnológicas como la inteligencia artificial, la neuroinformática o el blockchain, pero también nuevas realidades sociales como la crisis medioambiental, la perspectiva de género o las comunidades de práctica.

Efraín Foglia reflexiona sobre los agentes que diseñan Internet (Imagen: UOC)

Precisamente desde el ámbito de la neuroinformática, Foglia ha presentado a los participantes el proyecto Brain Poliphony,  una herramienta que permite identificar la actividad cerebral, que se relaciona con sentir determinadas emociones, para traducirla en un sonido y permitir a los pacientes con parálisis cerebral comunicarse con las personas de su entorno.  “Aunque aquí se ha utilizado con fines científicos, esta misma tecnología se está empleando en el ámbito del diseño para lo que conocemos como neurobranding -proceso por el cual vinculamos la reacción y percepción de una persona consumidora con los mensajes y estímulos que emite una marca-”.

Inteligencia artificial, neuroinformática o blockchain son tres paradigmas que están intervenidos por Internet. “Creo que deberíamos preguntarnos desde nuestro ámbito quién está diseñando Internet. Se está haciendo desde ingenierías, telecomunicaciones, etc., y desde lugares muy determinados del Planeta, no desde el diseño. Para los diseñadores el nuevo ‘no sabe dibujar’ es ‘no sabe programar código’. Si no conocemos los códigos que se están produciendo en nuevos productos de la Smart City, nos estamos perdiendo una gran parte del proceso de objetivos y creativo del diseño”. Ante esta realidad, para Foglia parte de la solución recae en la institución académica, en plantear estudios que aborden Internet desde esta disciplina. “Cuando hablamos de apostar por la educación, nos estamos refiriendo a los agentes que la hacen realidad, al valor de las instituciones públicas y las personas que las hacen realidad”.

El diseño puede ayudarnos a salir de la industrialización y sus consecuencias de la misma forma que nos adentró a ellas.

La importancia del papel de las instituciones de enseñanza ha quedado reflejado también en el espacio de debate impulsado desde la universidad. Tras las presentaciones de los tres invitados, se ha abierto un espacio de discusión donde, precisamente, también se ha abordado el papel de los centros académicos en el modelo de diseño de futuros que se traslada a los futuros profesionales, que serán los encargados a reorientar el trabajo realizado hasta el momento para continuar por un camino que evite los errores cometidos hasta el momento. “La academia puede aportar la solución siempre que no pase por un filtro de comercialización”, ha sentenciado Jon Marín.

Puedes recuperar la charla entera aquí:

(Visited 19 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario