Educación escolar y adquisición y desarrollo de competencias

28 septiembre, 2021
Niños y niñas en clase cdc-gdokeynofne-unsplash

La importancia de las prácticas de evaluación

Son muchas las preguntas que los maestros/as se hacen con relación a los procesos de evaluación de los aprendizajes y del desarrollo de las competencias del alumnado: ¿Realmente estoy evaluando competencias? ¿Qué he de hacer para evaluarlas?; ¿Cómo evalúo en el marco de los proyectos que desarrollo en las aulas? ¿Con las prácticas de evaluación que estoy implementando estoy promoviendo que el alumnado autorregule su proceso de aprendizaje?; ¿Cómo he de diseñar las situaciones de evaluación para que sean formativas y formadoras? ¿Cuándo y cómo he de introducir la autoevaluación y la coevaluación?; ¿Hay alguna/s estrategia/s y/o instrumento/s mejor que otro/s para evaluar las competencias? ¿Cómo puedo utilizar la tecnología al servicio de la evaluación competencial?

CDC (Unsplash)

Estas y otras muchas cuestiones preocupan y ocupan a los maestros/as con relación a los aprendizajes del alumnado. En la actualidad la acción educativa, en las diferentes etapas educativas, está focalizada en la adquisición y desarrollo de competencias de dicho alumnado. En este contexto la evaluación cobra una relevancia fundamental, en parte porque el qué, cómo, cuándo y para qué se evalúa incide en el qué, cómo y para qué aprende el alumnado. Las prácticas de evaluación que se desarrollan en los centros educativos tienen una gran influencia en cómo el alumnado se sitúa delante del aprendizaje (Coll, Mauri, & Rochera, 2011; Monereo, 2020).

Aprendiendo a evaluar

El alumnado percibe qué es importante aprender a partir de lo que se evalúa, a través de las actividades de evaluación y de la aplicación de determinados criterios de evaluación. La naturaleza de las prácticas de evaluación, así como su concreción, inciden en lo que el alumnado termina considerando como relevante en el proceso de enseñanza y aprendizaje, en su percepción de competencia, en sus expectativas de éxito, en su autoconcepto y autoestima académicos  y, en definitiva, en la posibilidad que tienen de atribuir un cierto sentido al aprender y al hecho realizar el esfuerzo de abordar el aprendizaje.

Dada esta incidencia una enseñanza focalizada en el desarrollo de competencias conlleva, por lo tanto, una evaluación basándose en competencias.

El qué, cómo, cuándo y para qué se evalúa incide en el qué, cómo y para qué aprende el alumnado.

Siguiendo a Coll (2018) podemos afirmar que focalizar la educación escolar en la adquisición y desarrollo de competencias comporta que la enseñanza y, por lo tanto, la evaluación se ha de centrar en promover y evaluar el grado en que el alumnado es capaz de activar, movilizar y utilizar de manera integrada y articulada diferentes tipos de habilidades y de conocimientos (factuales y conceptuales, valores, actitudes, normas…) para responder a distintos retos y a las exigencias que plantean las tareas y actividades con las que dichos conocimientos se relacionan.

Si bien la enseñanza y el aprendizaje de diferentes tipos de conocimiento es necesaria e imprescindible en una educación a base de competencias, no basta solamente con aprender los conocimientos relevantes para afrontar una actividad o tarea, sino que además hay que aprender -y por lo tanto hay que enseñar y evaluar- a utilizarlos de manera integrada y articulada con el fin de responder a las exigencias específicas que plantea la tarea en cuestión.

Asimismo, como este mismo autor señala, el aprendizaje y la evaluación de las competencias no se puede dar al margen de los contextos de actividad y práctica en los que se aprenden y se utilizan. De ahí la importancia de la utilización de diferentes contextos de actividad y práctica en los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

Scott Graham (Unsplash)

En este sentido, una de las dificultades que plantea la educación por competencias, y con la que se enfrentan los profesionales de la educación, es la de la selección de los contextos de actividad personal, social y culturalmente relevantes para enseñar y evaluar el desarrollo de las competencias. Junto con la importancia de la selección de contextos de actividad personal, cultural y socialmente relevantes otro aspecto a considerar es el de la autenticidad de las prácticas y actividades que se proponen para enseñar y evaluar competencias (Monereo, 2020). Este aspecto apunta a la importancia de la enseñanza y evaluación de las competencias en situaciones lo más próximas y contextualizadas a las situaciones de la vida real.

Dado que la adquisición y el desarrollo de las competencias no se puede separar de los contextos de práctica en los que se aprenden y se utilizan es primordial enseñar al alumnado a transferir lo aprendido en estos contextos a otras situaciones distintas. De ahí también la relevancia que se otorga, en la educación escolar, al desarrollo progresivo de las habilidades metacognitivas, de la autorregulación de los procesos de aprendizaje y en definitiva de la competencia de aprender a aprender. Como señala Bruer (1995) el aprendiz competente conoce y regula cognitiva y emocionalmente sus propios procesos de aprendizaje y puede hacer un uso estratégico de sus conocimientos, ajustándolos a las exigencias de la tarea de aprendizaje y a las características de la situación.

Las prácticas de evaluación se constituyen, entre otros aspectos, como un instrumento fundamental para trabajar los procesos de autorregulación del aprendizaje y la competencia aprender a aprender por parte del alumnado. Con tal finalidad la evaluación ha de estar al servicio de la regulación de los procesos de enseñanza y del aprendizaje, primando la función reguladora por encima de la función acreditativa (Monereo, 2020., Sanmartí, 2020). Las prácticas evaluativas han de ser continuas, formativas y/o reguladoras, auténticas y han de comportar una implicación y participación del alumnado en los procesos de evaluación (Coll, Mauri, & Rochera, 2012).

En esta dirección abogan los enfoques de la evaluación cuando enfatizan la importancia de la conceptualización de la evaluación como un instrumento de regulación al servicio de mejorar los procesos de enseñanza y también los procesos de aprendizaje (assessment for learning) y/o aquellas conceptualizaciones actuales de la evaluación que consideran la evaluación como aprendizaje (assessment as learning) en las que el alumnado participa de manera activa como evaluador del aprendizaje, aprendiendo a partir de su implicación en las tareas de evaluación, tomando un papel activo y reflexivo en el seguimiento de su proceso de aprendizaje  y contribuyendo de esta manera al desarrollo de la capacidad de juicio evaluativo (Yan & Boud, 2021).

Kuanish Reymbaev (Unsplash)

Partiendo de este marco de referencia, la Especialización de Evaluación por Competencias en Educación que se oferta desde la UOC, en colaboración con la Associació de Mestres Rosa Sensat, tiene como objetivo proporcionar una formación fundamentada en el ámbito de la evaluación.

La finalidad de la especialización es la de proporcionar a los maestros y profesionales de la educación una sólida formación sobre la evaluación de las competencias del alumnado que contemple los principios, criterios, estrategias e instrumentos más adecuados para promover una evaluación auténtica, formativa y formadora, con el objetivo de promover la progresiva autorregulación del aprendizaje por parte del alumnado.

Esta especialización va dirigida fundamentalmente a los maestros y maestras de educación infantil y primaria, a los profesores y profesoras de educación secundaria, ciclos formativos, bachillerato, así como a todos aquellos profesionales de la educación que quieran profundizar en la evaluación de competencias del alumnado y en aquellas estrategias y herramientas más adecuadas para promover una evaluación formativa y formadora.

A través de esta especialización se pretende promover que el estudiantado sea competente en:

  • Ejercer la crítica y la autocrítica razonada con relación a los procesos de evaluación de competencias que se desarrollan en los centros y en el aula, con compromiso ético, personal y profesional. 
  • Integrar la evaluación del desarrollo de competencias como un elemento integrado en los procesos de enseñanza y aprendizaje
  • Identificar, planificar e implementar y/o analizar implementaciones de prácticas de evaluación competencial ajustadas a las características de un grupo de alumnos específicos con una finalidad formativa y formadora
  • Seleccionar y aplicar (y/o analizar diferentes aplicaciones de) estrategias de evaluación competencial e instrumentos de evaluación diferentes en función del grupo y de las condiciones de aprendizaje con la ayuda de la tecnología
  • Elaborar instrumentos que permitan desarrollar prácticas de evaluación competencial diferentes según los objetivos de aprendizaje planteados, las características del alumnado y las condiciones de aprendizaje
  • Incrementar la capacidad crítica para tomar decisiones con relación al uso pedagógico de la tecnología en la evaluación de competencias

Para desarrollar estas competencias las actividades de enseñanza y aprendizaje y de evaluación se articularán en torno a diferentes los retos relacionados con prácticas evaluativas reales. El abordaje de tales retos comportará el uso integrado y articulado de un conjunto de conocimientos relacionados con los siguientes bloques de contenido, bloques que constituyen las asignaturas que se desarrollaran de manera sucesiva en el marco de la especialización

  • Los significados de la evaluación. La evaluación formativa en base a competencias.
  • El diseño y la planificación de la evaluación la importancia del feedback.
  • Estrategias, instrumentos y recursos para evaluar en base a competencias.

Con ello esperamos que esta especialización contribuya a formar profesionales con un elevado grado de alfabetización en los procesos de evaluación competencial, aspecto fundamental en el contexto actual de la educación competencial.

Referencias

Bruer, J.T. (1995). Escuelas para pensar. Una cienca del aprendizaje en el aula. Barcelona: Paidós

Coll, C. (2018). Do que estamos falando quando o assunto é competências? Revista Ensino Médio, 37.

Coll, C., Mauri, T., & Rochera, M.J. (2012). La práctica de la evaluación como contexto para aprender a ser un aprendiz competente. Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 16, (1), 49.59.

Monereo, C. (2020). Evaluar para aprender. En J.M. Arribas Álvarez, J.M. (coord). Diálogos de Educación. Reflexiones sobre los retos del sistema educativo. Madrid: SM

Sanmartí, N (2020). Avaluar és aprendre. Direcció General de Currículum i Personalització. Generalitat de Catalunya. Departament d’Educació

Yan, S., & Boud, D. (2021). Conceptualising Assessment-as-Learning. En Z, Yan, & L. Yang, (eds),Assessment as LearningMaximising Opportunities for Student Learning and Achievement. New York: Routledge

Autor / Autora
Comentarios
Deja un comentario