Coronavirus y educación: la calidad de la universidad en tiempos de pandemia

23 septiembre, 2021

Según el informe de las Naciones Unidas, Education during COVID-19 and beyond (2020), la pandemia del coronavirus ha provocado un impacto prácticamente universal en los alumnos y profesores de todos los niveles educativos. Las cifras de este estudio revelan que, ya en abril de 2020, el 94% de los estudiantes de todo el mundo se vieron afectados por la pandemia, lo que representa un total de 1.580 millones de alumnos en más de 200 países.

 Airfocus (Unsplash)

La influencia del coronavirus en la educación va más allá del distanciamiento social y el cierre temporal de los centros educativos. Si no se realizan los esfuerzos necesarios, el confinamiento y otras medidas derivadas de la pandemia pueden afectar de manera irreversible a la calidad del aprendizaje universitario. Ahora bien, si las administraciones y universidades consiguen reaccionar a tiempo, esta crisis puede convertirse en una oportunidad para mejorar la educación universitaria.

El impacto del coronavirus en la educación universitaria

La pandemia ha impedido a los sistemas de educación superior en general y, a la mayoría de las universidades en particular, mantener las formas presenciales tradicionales de enseñar y aprender. Las universidades se han visto obligadas a hacer una transición abrupta, inesperada, rápida y forzada hacia sistemas de enseñanza remota de emergencia (Bozkurt i Sharma 2020), haciendo un uso intensivo de las tecnologías para el que la mayoría de las instituciones no estaban preparadas.

NeONBRAND (Unsplash)

En este sentido, uno de los principales impactos, aunque no el único, del coronavirus en la educación universitaria tiene que ver precisamente con dicho uso intensivo de la tecnología para mantener la actividad docente. Una circunstancia que puede influir negativamente en la calidad de la enseñanza universitaria si no se afrontan los siguientes retos:

  • Evitar que la docencia o enseñanza remota derive en carencias pedagógicas, éticas y de seguridad. 
  • Aprovechar los recursos del e-learning y sus métodos de aprendizaje especialmente diseñados para la educación a distancia. 
  • Adaptar las prácticas y otras asignaturas obligatoriamente presenciales al contexto sanitario.

Replantear la evaluación del alumnado en función de los nuevos procesos de aprendizaje.

A la hora de afrontar esta situación, el Banco Mundial propone en la publicación Pandemia de Covid-19: Impacto en la educación y respuestas en materia de políticas (07/05/2020), que el objetivo de los sistemas educativos “debe ser el de recuperarse pero no repetir lo hecho anteriormente”, sino “reconstruir en mejores condiciones”. Es decir, transformar este proceso de recuperación de la crisis en una oportunidad de mejora del sistema educativo.

Si los gobiernos y universidades trabajan juntos para sortear estos obstáculos, se puede aprovechar este punto de inflexión para dar un salto de calidad en la enseñanza universitaria. Y es que algunas de las carencias que afloran hoy en día, son carencias que están presentes en nuestro sistema educativo desde hace tiempo.

Pensando en las oportunidades que las nuevas tecnologías pueden aportar a la educación universitaria, se podrían introducir mejoras a medio y largo plazo. Mejoras que pueden estar relacionadas con los procesos de aprendizaje y de evaluación del estudiantado, pero también con otros aspectos como la capacitación digital del profesorado y alumnado, la empleabilidad e inserción laboral de los titulados o incluso la gestión de la propia universidad.

¿Por qué es necesario evaluar la calidad de la educación universitaria?

Los modelos de evaluación de la calidad universitaria son el marco de actuación que va a permitir a las universidades y a los sistemas de educación superior tomar las decisiones adecuadas para adaptar los procesos educativos a las circunstancias provocadas por el coronavirus, preservando la calidad de los mismos.

¿Cómo podemos adaptar los modelos de evaluación de la calidad?

Los propios modelos de evaluación de la calidad también se están adaptando a un contexto tan incierto como el actual. Estos modelos son cada vez más flexibles y ofrecen herramientas prácticas que pueden ayudar a poner en marcha los cambios necesarios para afrontar los retos educativos actuales. Además de revisar los criterios de calidad, si estos modelos son abiertos y creativos, contribuirán a atender a la diversidad del sistema educativo de hoy en día.

Si todas las instituciones implicadas en el sistema educativo superior trabajan juntas y en la misma dirección, la evaluación y acreditación de la calidad universitaria puede convertirse en un proceso estimulante que, entre otros aspectos:

●  Fomente la gestión interna de la calidad de la enseñanza universitaria.

●  Prepare internamente a las universidades para las evaluaciones externas.

●  Provea al comité de expertos de la información que necesitan.

●  Utilice la evaluación para la mejora continua del proceso de aprendizaje.

●  Tenga en cuenta las diferentes perspectivas: de la institución, de la comunidad educativa, del mercado laboral y de la sociedad.

Estrategias para la evaluación y la acreditación educativa

El esfuerzo de evaluar el sistema educativo puede ayudar a que todas las personas implicadas en la institución promuevan la calidad del aprendizaje universitario con su trabajo. Por eso, las estrategias más valiosas para analizar la calidad de la enseñanza son aquellas que permiten convertir los procesos de evaluación en herramientas útiles para mejorar el sistema educativo.

En un contexto tan voluble y complejo como el actual, deberíamos priorizar aquellas estrategias de evaluación que:

●  Faciliten la toma de decisiones rápidas y acertadas.

●  Permitan preservar todo aquello que funciona.

●  Ayuden a descartar las metodologías y procesos obsoletos.

●  Fomenten cambios ágiles en las universidades.

¿Cómo puede ayudar la universidad a distancia a mejorar la calidad del aprendizaje?

Si tenemos en cuenta el fuerte impacto que está teniendo el coronavirus en la educación universitaria, podemos decir que el modelo de enseñanza mixto ha venido para quedarse. En este contexto, la colaboración entre las universidades presenciales y las universidades a distancia es necesaria para conseguir preservar la calidad de la enseñanza universitaria.

Si atendemos a los modelos educativos de las universidades virtuales, éstos pueden aportar su experiencia en los siguientes ámbitos:

  • Modelos pedagógicos diseñados para la educación no presencial.
  • Sistemas de evaluación y seguimiento de los procesos de aprendizaje.
  • Recursos digitales y herramientas interactivas.

Parece ser que las nuevas tecnologías serán las protagonistas de los nuevos paradigmas educativos. Por eso, es cada vez más importante que las universidades y sistemas educativos se esfuercen en garantizar:

●  El acceso a la tecnología de toda la comunidad educativa: de los estudiantes, del profesorado y del personal de gestión.

●  El uso adecuado y responsable de la tecnología: revisando los conocimientos y competencias digitales ciudadanas y velando por un uso ético y sostenible de estos recursos.

●  La gestión de los recursos y la formación a las instituciones: detectando qué recursos hacen falta y cómo podemos adaptar los modelos educativos.

Descubre el máster en Evaluación y Gestión de la Calidad en la Educación Superior de la UOC

Un contexto tan cambiante como el que ha generado el Covid en la educación, necesita profesionales con competencias actualizadas. Ofrecer una formación completa en este sentido es uno de los objetivos del máster universitario en Evaluación y Gestión de la Calidad en la Educación Superior de la UOC.  Se trata del primer programa oficial del mundo en lengua castellana y en lengua catalana destinado a la formación de profesionales de la calidad educativa. 

Su programa de estudios ofrece una visión profunda de la educación superior en el contexto global y permite relacionar las políticas educativas con los intereses económicos y sociales que las generan. Además, aporta los conocimientos necesarios para poder analizar, formular e implantar modelos de evaluación de la calidad de la enseñanza universitaria.

¿A quién está dirigido y cuáles son las competencias de este máster?

El máster universitario en Evaluación y Gestión de la Calidad en la Educación Superior de la UOC se dirige a todos los profesionales que quieran desarrollar su carrera como gestores, asesores o investigadores en el ámbito de la calidad y la mejora de la educación superior. 

Por eso, ofrece las siguientes competencias y capacidades a sus titulados:

  • Diseñar políticas y estrategias de gestión de la calidad de la educación superior para instituciones educativas y departamentos de organizaciones.
  • Crear y aplicar sistemas y herramientas de evaluación de la calidad de instituciones, profesores, programas y planes de estudios.
  • Identificar y formular evidencias en función de unos objetivos y criterios de evaluación. 
  • Detectar y establecer indicadores a partir de datos cualitativos o cuantitativos.
  • Analizar informes y documentos e interpretarlos teniendo en cuenta las particularidades de cada contexto.
  • Identificar el papel de los grupos de interés y agentes externos en la aplicación de las políticas de calidad.

¿Qué salidas laborales y oportunidades profesionales ofrece?

Si estudias el máster en Evaluación de la Calidad en la Educación podrás contribuir a la calidad de la enseñanza superior trabajando en los siguientes puestos de trabajo:

  • Coordinador de políticas educativas universitarias.
  • Director de cursos y programas de educación superior.
  • Evaluador de programas y políticas educativas de nivel superior.
  • Coordinador docente en programas, cursos y asignaturas de enseñanza universitaria.
  • Técnico en calidad de educación superior en universidades, departamentos gubernamentales y agencias de calidad.

Aunque todavía es pronto para evaluar el impacto que tendrá el coronavirus sobre la educación es el mejor momento para empezar a prepararnos para la universidad del futuro. Y es que a pesar de la incertidumbre que genera el panorama actual, esta crisis también nos ofrece una oportunidad para mejorar el sistema educativo y formar a la ciudadanía en nuevos perfiles profesionales que velen por la mejora y la calidad de la educación universitaria.

Cabrera, N. (2019) La gestión de la calidad: más allá de la evaluación interna o externa. En Lamaitre, MJ. (editora), Diversidad, autonomia, calidad. Desafíos para una educación superior para el siglo XXI. Chile: RIL editores (pp 157-168). Disponible en:  https://cinda.cl/wp-content/uploads/2019/06/diversidad-autonomia-calidad-desafios-para-una-educacion-superior-para-el-siglo-xxi.pdf

United Nations (2020). Policy Brief: Education during COVID-19 and beyond. Disponible en: Policy Brief: Education during COVID-19 and beyond; UNESCO, 2020 https://es.unesco.org/covid19/educationresponse

Banco Mundial. Pandemia de COVID-19: Impacto en la educación y respuestas en materia de políticas (07/05/2020). Disponible en: https://www.bancomundial.org/es/topic/education/publication/the-covid19-pandemic-shocks-to-education-and-policy-responses  

Autor / Autora
Directora del máster en Evaluación y Gestión de la Calidad en la Educación Superior e investigadora del grupo Edul@b
Comentarios
Deja un comentario