¿Cómo luchar contra la brecha digital en educación?

26 enero, 2022

La crisis educativa ha sido uno de los efectos más remarcables de la Covid-19: según la UNESCO, un 12% de los estudiantes ha sido afectado por el cierre de las escuelas (UNESCO, 2021). En muchos casos, la imposibilidad de encontrarse en las aulas se ha paliado gracias a las TIC. ¿Pero qué ocurre cuando el acceso a la educación depende del acceso a las tecnologías digitales? Entonces, el acceso a la educación queda determinado por las desigualdades de acceso a las tecnologías digitales: se produce una brecha digital en la educación.

Desde el comienzo de la pandemia, la UOC reforzó su compromiso con este problema. Facilitar un acceso equitativo a la educación superior para todas las personas es uno de los objetivos de la metodología online que caracteriza nuestra universidad. En este sentido, se han llevado a cabo iniciativas exitosas como el ciclo de webinares Docencia no presencial de emergencia.

Font: Europa Press

¿Qué es la brecha digital en la educación?

La Comisión europea define la brecha digital como “la diferencia entre aquellos que tienen acceso a internet y pueden hacer uso de los servicios ofrecidos en la World Wide Web y aquellos que están excluidos” (Eurostat, 2016). La brecha digital puede encontrarse en el acceso, uso o habilidades para utilizar estos recursos.

Cuando el acceso a una buena educación depende de esta accesibilidad, la brecha digital intercede con el cuarto objetivo de desarrollo sostenible de Naciones Unidas (ODS4). Por este motivo, es fundamental abordar la brecha digital en la educación a la vez que se lucha contra otras desigualdades en el acceso a una educación de calidad y equitativa.

A pesar de la complejidad del problema, es necesario tener presentes las ventajas que supone el uso de las TIC para la educación. La respuesta, pues, no es retroceder en cuanto al empleo de tecnologías educativas, sino que implica mejorar el acceso y la capacitación de las personas para que todo el mundo pueda aprovechar sus beneficios.

Font: Shutterstock

¿Cuáles son las causas de la brecha digital en la educación?

Las causas más comunes de la brecha digital en educación son las siguientes (KPMG, 2020):

1. Falta de acceso a internet y disponibilidad de los contenidos online: la falta de acceso a una conexión a internet estable y de calidad es uno de los motivos principales de la brecha digital en la educación (Sangrà, 8 de junio de 2020). Hay que pensar desde un punto de vista gradual: no es lo mismo tener buena conexión, tener una mala conexión o no tener en absoluto.

La privatización de los recursos educativos online y la falta de recursos en abierto también afectan a esta brecha digital: “hay que procurar que la educación pública no dependa de plataformas digitales proporcionadas por empresas privadas” (UNESCO 2020, p. 17). Asimismo, es necesario que estos recursos estén adaptados a fin de ser accesibles a personas con diversidad funcional.

2. Falta de dispositivos o equipamientos tecnológicos: la conexión únicamente es posible si se cuenta con los aparatos adecuados para su establecimiento. Al igual que el acceso a Internet, hay que pensar de forma paulatina: no es lo mismo conectarse desde un ordenador, desde una tablet o desde un teléfono móvil. Entre la población más vulnerable, tener un ordenador en casa disponible para realizar tareas educativas puede llegar a ser un privilegio (UNICEF, 2021).

3. Falta de conocimientos y habilidades para navegar online: otra causa de la brecha digital en educación es la falta de competencias para hacer un uso provechoso de las herramientas y recursos educativos online. En este sentido, no saber utilizar el navegador supone unas barreras distintas de las que supone no saber utilizar un campus virtual o no saber grabar y subir un vídeo a Internet, por ejemplo. En el caso de la educación de niños, niñas y adolescentes, deben tenerse en cuenta las competencias del estudiante, de los profesores y de la familia.

Font: Fundació Catalana de l’Esplai

¿A quién afecta la brecha digital en educación?

Albert Sangrà, catedrático de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, explica que “las brechas son siempre sociales”. Así pues, existen ciertas condiciones sociales que explican la incidencia de la brecha digital en educación. Estas condiciones deben pensarse de forma interseccional. Algunas de las más importantes son las siguientes:

. Los niños, niñas y adolescentes: la falta de acceso a recursos educativos online puede tener efectos graves en un momento crucial de su recorrido educativo. Aunque las nuevas tecnologías ponen a su disposición una cantidad inimaginable de experiencias y recursos educativos, son también los más vulnerables a los riesgos de la red.

. Las personas en situación de pobreza: la carencia de recursos económicos puede suponer una dificultad para tener buen acceso a internet en casa y también para tener el equipamiento adecuado para llevar a cabo las tareas educativas. En el caso de los niños en situación de pobreza, también deben tenerse en cuenta las limitaciones de tiempo y capacidades de los padres para hacer un buen acompañamiento (Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, 2020).

. Las personas con discapacidad o necesidades especiales: el acceso a recursos educativos online puede suponer una ventana de oportunidad para estos individuos. Sin embargo, la falta de accesibilidad de estos recursos hace que algunas personas con diversidades físicas y mentales tengan problemas para acceder a ellos (Observatorio Estatal de la Discapacidad, 2018).

Las brechas son siempre sociales

. Las personas que viven en entornos aislados: la carencia de acceso a internet por razones de aislamiento geográfico es un problema global pero también estatal y local. Aunque en Cataluña o España la mayor parte de los hogares tienen acceso a internet, vivir en un entorno aislado puede suponer que la calidad y la velocidad de la conexión sean menores (KPMG, 2020). La distribución de los conocimientos adecuados para acceder a la red también depende de la localización geográfica (Generalitat de Catalunya, 2020).

. La gente mayor: una de las brechas digitales más destacables es la brecha digital generacional, la disminución de los medios y los conocimientos necesarios para acceder a Internet en función de la edad (INE, 2020). Esta brecha afecta a la capacidad de las personas para gozar de un aprendizaje a lo largo de la vida mediado por las tecnologías digitales.

. Las mujeres: la brecha digital en educación afecta más a las mujeres que a los hombres. En general, las mujeres demuestran tener menos conocimientos y herramientas para acceder a los recursos educativos online que los hombres, especialmente en las franjas de edad más avanzadas.

Shutterstock (Unsplash)

¿Cómo solucionar el problema?

Hemos visto que el problema de la brecha digital en educación es complejo: puede tener diversas causas y depende de condiciones sociales que se creen de formas diversas. Sin embargo, debemos tener esperanza: las tecnologías digitales tienen un potencial muy grande para transformar la educación y extenderla a personas que hasta ahora habían quedado excluidas.

La lucha contra este problema pasa por la implicación de toda la sociedad al asegurar la igualdad de acceso a Internet, los equipamientos mínimos y la formación en competencias digitales. Esto deberá traducirse en medidas políticas, específicamente en cuanto a las políticas educativas.

Desde las instituciones educativas, también es necesario un compromiso firme para afrontar la cuestión. La lucha contra la brecha digital es uno de los puntos principales en el compromiso de la UOC con la transformación digital de la educación. En tanto que referente de la educación online de calidad, vela por la inclusión educativa acompañando a estudiantes, docentes, gobiernos y otras instituciones en su transformación digital, asegurando que desarrollan una educación online de calidad para todos.

Referencias

UNESCO (2020), La educación en un mundo tras la COVID: nueve ideas para la acción pública. Recuperat de https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000373717_spa

UNESCO (2021), Global Education Coalition. Recuperat de: https://en.unesco.org/covid19/educationresponse/globalcoalition

Eurostat (2016), “Digital divide” a Education and training glossary. Recuperat de: https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php?title=Category:Education_and_training_glossary

KPMG (2020), “Estudi de la bretxa digital a Catalunya”. Ponència dins de la Jornada Smart City Week (Barcelona, 10/11/2020). Recuperat de: https://www.barcelona.cat/smart-city-week/ca/activitat/per-que-cal-un-pla-de-xoc-contra-la-bretxa-digital/

Sangrà, A. (8 de juny de 2020), “Internet Access: A Universal Right”. Recuperat de: https://unescochair.blogs.uoc.edu/internet-access-a-universal-right/

UNICEF (2021), La brecha digital impacta en la educación. Recuperat de: https://www.unicef.es/educa/blog/covid-19-brecha-educativa

Alto Comisionado para la Lucha Contra la Pobreza Infantil (2020), Documento breve 14: Brecha digital y pobreza infantil. Recuperat de: https://www.observatoriodelainfancia.es/ficherosoia/documentos/7063_d_BrechaDigital-PobrezaInfantil.pdf

Observatorio Estatal de la Discapacidad (2018), Personas con discapacidad y uso de internet: seis datos clave. Recuperat de: https://www.observatoriodeladiscapacidad.info/personas-con-discapacidad-y-uso-de-internet-seis-datos-clave/

Generalitat de Catalunya (2020), “Repte 9: Disminuir la bretxa digital i garantir la connectivitat al territori” dins de l’Estratègia Catalana per a l’Ocupació de Qualitat 2021-2030 (ECO-Q). Recuperat de: https://participa.gencat.cat/processes/estrategiacatalanadocupacio/f/2968/proposals/80048?locale=es&page=4

INE (2020), Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares. Resultados. Recuperat de: https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736176741&menu=resultados&idp=1254735976608#!tabs-1254736194579

(Visited 1 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora colaboradora de los Estudios
Comentarios
Deja un comentario