¿Es la digitalización una solución en las crisis sanitarias como la COVID-19 a la inclusión social en transporte para las personas con discapacidad?

04/10/2022
transporte accesible_ digitalización

El transporte público es un bien esencial para toda la población, especialmente para personas de tercera edad o personas con discapacidad que por su condición no pueden acceder al vehículo privado. La decisión de mantener los sistemas de transporte público abiertos durante la pandemia COVID-19 se debió a que es un servicio público esencial. Según estudios previos, el acceso al transporte es esencial para llevar una vida plena. Sin embargo, la prevalencia de COVID-19 ha presentado riesgos y retos únicos para grupos desfavorecidos y vulnerables, incluyendo a las personas con discapacidad. Estos retos incluyen a) transporte seguro y fiable, b) información actualizada y c) asistencia de servicio de transporte deficiente. Además, amenaza con añadir nuevas barreras de transporte a la experiencia de transporte (creando dudas sobre el transporte) y, a su vez, puede intensificar la exclusión social, ya que las personas con discapacidad todavía podrían evitar el transporte público en debido al miedo a infectarse por COVID-19 en el transporte. Los retos en los servicios de transporte público para dar soluciones a las personas con discapacidad deben resolverse a través de procesos innovadores y colaborativos.

Está claro que los sistemas de transporte deberían incluir a las personas con discapacidad en todas las etapas del proceso de planificación a través de la cocreación para un diseño de transporte más inclusivo. Por tanto, el proceso de cocreación y codiseño con las personas con discapacidad, son importantes como respuesta a COVID-19, se puede gestionar mediante la participación en la cocreación de valor. Esto es relevante, puesto que la digitalización puede suponer un reto para esta parte de la población. Así como ejemplo, escuchando las voces de las personas con discapacidad, se ha desarrollado un nuevo diseño para los trenes de Metro de Barcelona utilizando el proceso de cocreación de valor para mejorar la experiencia del transporte público. Se ha explorado un nuevo sistema de señalización con más colorido, claramente delineado en áreas/asientos reservados para las personas con discapacidad y las características más grandes y mejoradas, separadas de otros pasajeros con necesidades de acceso, como bicicletas y cochecitos de bebé.

Más allá de considerar las opiniones de los usuarios, el proceso requiere un rediseño de los productos y servicios basado en una mejor comprensión del uso de recursos digitales por parte de las personas con discapacidad a través de un proceso de colaboración y aprendizaje mutuos. Si alguna vez debemos superar o proporcionar soluciones transformadoras para las barreras de accesibilidad dentro del sistema de transporte, se necesita una comprensión mutua de los problemas y prácticas de las personas con discapacidad respecto a los recursos digitales. Algunas de las reflexiones sobre digitalización, COVID-19 y transporte inclusivo son:

  • En primer lugar, los recursos digitales proporcionados por un operador de transporte deben estar diseñados para satisfacer las necesidades de accesibilidad de las personas con discapacidad para garantizar su óptimo uso en la experiencia del metro. Por ejemplo, los pasajeros con discapacidad visual deben poder disponer de pantallas de visualización que proporcionan información relacionada con el empleo en formato de audio para los ciegos. El diseño accesible y universal es clave para implementar innovaciones. En este sentido, la adopción de un proceso de cocreación ayuda a los operadores de transporte a garantizar la accesibilidad dando voz a las personas con discapacidad y participando en un proceso mutuo mediante el cual se diseñan o ajustan nuevas innovaciones.
  • En segundo lugar, aunque la digitalización puede facilitar que las personas con discapacidad navegue por las rutas de Metro, plantea algunos retos, especialmente cuando Wi-Fi no está disponible por o bien si la digitalización es tan complejo que los pasajeros con discapacidad son incapaces de utilizar fácilmente dispositivos de autoservicio.

Por tanto, se ha demostrado que las personas con discapacidad perciben un mejor valor en su experiencia en el metro cuando los recursos que proporcionan los operadores de transporte son tanto digitales como no digitales, en lugar de un servicio totalmente digitalizado. Algunas personas con discapacidad perciben un viaje de metro más seguro cuando el personal del operador de transporte se aseguraba que otros pasajeros seguían todas las medidas de seguridad y salud, incluyendo que los pasajeros llevaban mascarillas.

Implicaciones prácticas para los operadores de transporte público

Se necesita una respuesta pandémica más inclusiva para afrontar los retos derivados del impacto de la COVID-19 en las personas con discapacidad en los entornos de transporte público. La digitalización puede tener un impacto positivo en la experiencia del usuario cuando una combinación de recursos digitales y no digitales proporcionados por los operadores de transporte aumenta la percepción de seguridad y accesibilidad de las personas con discapacidad

Del mismo modo, ¿qué recursos digitales y no digitales aportan mayor valor para las personas con discapacidad? En primer lugar, pueden ayudar a los proveedores en el desarrollo de nuevos productos o instalaciones, como las nuevas pantallas de visualización que ofrecen información de servicio y de empleo de transporte. En este sentido, deben considerarse ajustes basados ​​en el diseño universal que satisfagan las necesidades de comunicación de las personas ciegas y el apoyo a los usuarios con discapacidad para crear el mejor valor para ellos en su experiencia en Metro. En segundo lugar, el personal es un recurso relevante para ayudar a las personas con discapacidad cuando falla la digitalización.

En resumen, la pandemia COVID-19 ha supuesto retos únicos que, a su vez, proporcionan oportunidades para que los operadores de transporte refuercen su relación con las personas con discapacidad mediante la alineación del diseño de transporte inclusivo y el nivel de satisfacción de las personas con discapacidad. Es esencial que los operadores proporcionen personal formado para ofrecer asistencia en tiempo real a las personas con discapacidad cuando la digitalización falla y aplicar el diseño universal antes de que se implementen las innovaciones digitales. Cuando esto se haga correctamente, las personas con discapacidad percibirán un aumento de la accesibilidad.

(Visited 189 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Doctora en Organización de empresas por la UOC (2009) y Licenciada en Investigación y Técnicas de mercados por la UB (2000). Miembro del grupo de investigación i2TIC-UOC, actualmente investiga sobre impacto de la Covid-19 en la accesibilidad en los sitios patrimoniales, así como en el impacto de la pandemia en la intención de viajar al sector de alojamiento de familias con niños con discapacidad.
Comentarios
Deja un comentario