Ana García Molina: “El futuro de la economía sostenible en Cataluña es imparable”

19/06/2024
ana-garcia-molina-cec

Ana García Molina es miembro de la Junta de Gobierno y presidenta de la Comisión de Economía y Sostenibilidad del Colegio de Economistas de Cataluña. Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona, también es finance process manager en la compañía del sector industrial Gildemeister Beteiligungen GmbH. Experta en gestión energética, con formaciones en el Energy Institute (Reino Unido) y en la Frankfurt School of Finance & Management, forma parte de la Mesa Interprofesional de la Energía y es miembro del Observatorio Intercolegial del Agua de Cataluña.

¿Cuáles son los principales retos en sostenibilidad a que se enfrenta Cataluña?

El Pacto Verde Europeo marca como objetivo transformarse en la primera economía mundial neutra en carbono para 2050, y considera la economía circular como la herramienta transformadora de la nueva industria, verde y digital.

En este sentido, en Cataluña tenemos la Estrategia para el desarrollo sostenible, con el horizonte puesto para 2026. Es la hoja de ruta para garantizar la transición de Cataluña hacia una economía segura, ecoeficiente y de bajo contenido en carbono. El carácter innovador e integrador que caracteriza la Estrategia para el desarrollo sostenible de Cataluña es, por un lado, la concreción y cuantificación de los objetivos estratégicos y, por el otro, el cálculo de las externalidades de los principales procesos productivos que se llevan a cabo en nuestro territorio. Estos dos aspectos hacen que esta estrategia se convierta en un instrumento eficaz y de gran interés para la toma de decisiones, y fundamenta la mejora de la productividad de la economía catalana a través de la reducción de las externalidades.

¿Tenemos una economía realmente verde y respetuosa con el medio ambiente? ¿Cómo estamos posicionados en el ámbito español? ¿Y España, a escala europea?

Estamos todavía lejos de un uso de materiales y de recursos del planeta que nos sitúe en el camino hacia la sostenibilidad. Según el Circularity Gap Report, la tasa de circularidad mundial ha disminuido del 9,1 % en 2018 al 7,2 % en 2023. Habría que duplicar la circularidad de la economía global del 9,1 % al 17 % para asegurar una sociedad próspera. A día de hoy, el uso intensivo de los recursos naturales y su dependencia es lo predominante en nuestro sistema productivo.

Hay estudios, como el de Oliver Wyman, que sitúan España en una posición media en cuanto a los esfuerzos hacia una transición sostenible. Todavía nos queda un largo camino. Como ejemplos de las acciones que se llevan a cabo en Cataluña, están el reciclaje desde la Agencia de Residuos de Cataluña, el uso de energías renovables desde el ICAEN y los programas de ayudas a la rehabilitación energética de edificios, entre otras.


¿Cuáles son las principales iniciativas que está llevando a cabo desde el Colegio de Economistas de Cataluña en términos de economía y sostenibilidad?

Como Colegio de Economistas de Cataluña estamos adheridos a la Alianza Cataluña 2030 (ODS) y al Pacto Mundial de la ONU. La sostenibilidad es un elemento transversal: organizamos mesas redondas sobre transición energética, cursos relacionados con la nueva directiva sobre información en materia de sostenibilidad corporativa y actos como el Congreso de Sostenibilidad, coorganizado con el Colegio de Censores Jurados de Cuentas de Cataluña.

Desde la Comisión de Economía y Sostenibilidad, este año presentamos el tercer Barómetro de economía circular de la empresa catalana, con el objetivo de valorar el grado de conocimiento e implementación de la economía circular en el conjunto de las empresas de Cataluña.


¿Cómo pueden los economistas contribuir al avance de prácticas más sostenibles en los sectores público y privado?

La sostenibilidad se ha convertido en una temática estratégica para empresas de todos los sectores, medidas y ubicaciones, y debe entenderse como una tendencia global que arrastra los sectores corporativo, financiero y público. Se pone cada vez más atención a la producción sostenible, la acción limitada, la gestión responsable de recursos naturales, las condiciones laborales y el cumplimiento de los derechos humanos en toda la cadena de valor. El rol del auditor economista es y será muy importante, puesto que tendrá que garantizar la veracidad de la información en el EINF (estado de información no financiera, como por ejemplo los consumos energéticos, tipos de combustible, cantidad de agua, inversiones, etc.). Y toda esta información tendrá que ser agregada por las entidades financieras para poder conceder préstamos.

El tsunami regulador ha puesto encima de la mesa la escasez de talento en materia de ESG (environmental, social and governance) y la necesidad de realizar un esfuerzo extra en formación y actualización de conocimientos.

¿Qué políticas públicas considera que son cruciales para conseguir los objetivos de sostenibilidad a largo plazo?

La evolución de la geopolítica está influyendo en la manera como los gobiernos abordan las políticas de sostenibilidad, lo cual afectará los requisitos, los costes, las oportunidades y la estrategia de las empresas. Los líderes empresariales tienen que adaptar las estrategias de ESG a las nuevas políticas y regulaciones:

  • La nueva directiva sobre información en materia de sostenibilidad corporativa, que modifica la Directiva de información no financiera y diversidad del año 2014, pone énfasis en la cadena de valor y en su impacto.
  • La Directiva sobre diligencia, que se espera para bien pronto, pedirá información al administrador y responsabilidad en toda la cadena de suministro, y presionará para conocer la gobernanza de todos los proveedores. Será todo un reto establecer los mecanismos de control y no restar competitividad a la empresa.
  • La Guía para la publicación de los indicadores (Taxonomía de la UE-Reglamento 2020/852/UE) tiene el objetivo de informar a los inversores de si una actividad económica es medioambientalmente sostenible mediante el establecimiento de criterios objetivos comunes en toda la Unión Europea (UE) con unas ratios técnicas que no son fáciles de lograr.
  • La Agenda 2030, por otro lado, persigue que las políticas públicas incorporen la visión a largo plazo considerando los aspectos sociales, medioambientales y económicos.

Para las empresas, la adaptación es muy importante para poder gestionar la descarbonización y poder cumplir con la normativa legislativa. Además, estas políticas públicas pueden impactar positivamente en la sostenibilidad en diferentes sectores, como la promoción de energías renovables, los incentivos para la eficiencia energética y las medidas de protección del medio ambiente.

¿Existen iniciativas privadas que tengan una gran repercusión?

Lo que necesitamos son iniciativas publico privadas. Tenemos mucha normativa, pero necesitamos canalizar los flujos de capital hacia operaciones sostenibles, y aquí nos encontramos con la taxonomía financiera, un instrumento que ayuda a las empresas y a los agentes financieros a definir qué actividades son consideradas como sostenibles. Tenemos ejemplos de iniciativas privadas con un impacto positivo en la sostenibilidad que han implementado prácticas innovadoras para reducir la huella de carbono como Rovasi, o que promueven la economía circular como Cafès Novell, o empresas que preservan la biodiversidad como Àltima.

¿El capitalismo puede convivir con un sistema económico sostenible?

No; es por eso que se habla del capitalismo regenerativo. Las bases del Pacto Verde Europeo son la economía circular y los ODS, junto con el Acuerdo de París. El objetivo sería lograr el equilibrio entre el crecimiento económico y sostenible y el bienestar social (puntos en los que se basan los criterios ESG). El capitalismo está en evolución. Las organizaciones por sí solas no conseguirán la evolución del capitalismo, sino que junto con la sociedad contribuirán al cambio y al desarrollo sostenible cambiando la forma como se consume. En los últimos años, se está acelerando la integración de una cultura de la sostenibilidad por todo el proceso de implantación de leyes y concienciación de la sociedad.

¿La economía circular es una alternativa real?

Sí, definitivamente. Desde la Comisión de Sostenibilidad del Colegio, contribuimos a acercar el concepto de la economía circular al colectivo de empresas y economistas profesionales. Se han realizado ciclos de jornadas de modelos de negocio de la economía circular donde se han presentado buenas prácticas empresariales como por ejemplo la servitización y las plataformas compartidas, la recuperación de materiales y la simbiosis industrial, y la extensión de la vida útil de los productos.


¿Cómo ve el futuro de la economía sostenible en Cataluña?

Lo veo imparable. Tenemos muchos retos, pero tanto el sector público como el privado están trabajando para conseguir un modelo económico sostenible en Cataluña. De hecho, se acaba de publicar la Hoja de ruta de la economía circular en Cataluña y el Plan de acción 2024-2026, que son cruciales para lograr este objetivo. Para las empresas, el liderazgo sostenible es cada vez más relevante, puesto que la implicación de todos los departamentos, así como la formación de los empleados en temas de sostenibilidad, ayuda a entender cómo pueden afectar de manera positiva o negativa.

(Visited 42 times, 1 visits today)
Autores / Autoras
Periodista
Comentarios
Deja un comentario