Rachel Kluger, alumna en las prácticas online de L’Agència: «Hemos podido gestionar nuestros propios proyectos con autonomía, sintiéndonos parte de las ONG»

5 abril, 2022
rachel-kluger_estudiante-master-social-media-uoc Imagen cedida por Rachel Kluger, estudiante del Máster de Social Media: Gestión y Estrategia de la UOC.

Rachel Kluger, alumna del Máster Universitario en Social Media: Gestión y Estrategia, y ayudante de investigación en el proyecto “Crossing Borders”, del grupo de investigación NODES, de los Estudios de Ciencias de la Información y la Comunicación. Rachel ha sido parte del equipo de l’Agència durante su formación en la Universitat Oberta de Catalunya. 

¿Qué es L’Agència?

Se trata de un proyecto de innovación docente impulsado por los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, en la que alumnos y alumnas del Grado de Comunicación y los Másters de Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos, Estrategia y Creatividad en Publicidad y Social Media tienen la oportunidad de desarrollar las prácticas de sus titulaciones en un entorno virtual colaborando con entidades del tercer sector. Los estudiantes encuentran en esta iniciativa la oportunidad de adentrarse en el ámbito profesional desde una perspectiva social y solidaria. A su vez, la agencia de comunicación permite a las entidades del tercer sector nutrirse del conocimiento y las ganas de hacer de jóvenes dispuestos a crecer profesionalmente. El intercambio de conocimientos acerca a los estudiantes a la labor de las organizaciones, convirtiéndolos en agentes de cambio en la resolución práctica de problemas sociales.

Conversamos con Rachel Kluger, quien ha desarrollado las prácticas del Máster universitario en Social Media en L’Agència.

Has desarrollado tus prácticas en formato online en L´Agència. ¿En qué ha consistido esta etapa de tu formación?

Mis prácticas online se han basado en el desarrollo de distintas tareas dentro de una agencia de comunicación virtual, social y solidaria, trabajando para clientes sin ánimo de lucro, desde la gestión de pequeños proyectos, hasta el contacto con el cliente y la elaboración de estrategias y contenidos. Hemos participado diez estudiantes, supervisados por dos profesores, para atender a seis clientes catalanes iniciales. El grupo lo formaban estudiantes de grado y de máster.

¿Concretamente, en qué proyectos has participado?

El grupo de trabajo en el que estaba integrada se ha hecho cargo de 3 clientes con actividades y necesidades muy diferentes. Por una parte, he participado en el rediseño y reestructuración de comunicados y la elaboración de una guía de estilo para mailings y memorias anuales para Transpirenaica Social Solidaria, una ONG dedicada a distintas actividades de apoyo a jóvenes en riesgo de exclusión social. También nos hemos adentrado en la crianza de los niños con Tertúlies Criança Manresa para quien he trabajado en el diseño, maquetación y creación de una plantilla para los mailings.

Technovation Girls Catalonia

Con Technovation Girls Catalonia, una entidad dedicada a gestionar grupos para un concurso internacional femenino de tecnología y emprendimiento, he podido elaborar notas de prensa de la ONG, así como la redacción, edición y montaje de entrevistas y la creación de contenidos para redes sociales. Para Ouseburn Trust, entidad británica dedicada al desarrollo y la conservación, protección y promoción de un lugar histórico del noreste de Inglaterra, he realizado un plan estratégico de contenidos para su cuenta en Instagram.

¿En qué aspectos del ámbito de la comunicación adquiridos durante el máster has podido incidir más durante estos meses?

En el brainstorming, en parte de la redacción y la edición de las notas de prensa y en la creación de contenidos para redes sociales. También he liderado un proyecto para Ouseburn Trust donde se ideaba una estrategia de social media, específicamente para Instagram.

Al mismo tiempo, hemos tratado de impulsar L’Agència trabajando nuestro propio ámbito comunicativo y no solo el de los clientes. La campaña para la UOC, ha supuesto un ejercicio de prueba y error, con aportaciones de todos los miembros del equipo. Empezamos por crear banners de distintos niveles de formalidad, stories para Instagram y mailings para dos públicos distintos (alumnado y profesorado). También hemos sido los responsables de diseñar la arquitectura para la futura página web de L’Agència.

En L’Agència hemos aplicado por completo los conocimientos adquiridos durante nuestros estudios, aprendiendomás aún sobre la marcha.

Estas prácticas se desarrollan en formato online. ¿Qué ventajas identificas en esta modalidad?

Al igual que las ventajas de cursar las demás asignaturas online, para mí lo primordial ha sido la flexibilidad horaria. Dentro del equipo, había gente trabajando, con familia, etc., y hemos podido adaptarnos para coordinarnos y reunirnos fácilmente. Otra ventaja de realizar las prácticas online es poder eliminar distancias. Algunos miembros del equipo de L’Agència, este semestre, vivimos fuera de Cataluña. El hecho de desarrollar prácticamente todo en línea nos ha permitido trabajar para clientes muy lejanos. Solo en alguna actividad muy puntual ha surgido la posibilidad de una tarea presencial.

¿Qué rasgos formativos has adquirido con ellas?

Imagen de Corinne Kutz en Unsplash.
Imagen de Corinne Kutz en Unsplash.

Todos hemos tenido que aprender con agilidad porque había que atender a los clientes de forma prioritaria, aprendiendo a organizarnos y delegar, según las habilidades de cada uno. Los profesores nos han dado mucha autonomía para desarrollar nuestra labor y, cuando nos hemos encontrado ante tareas para las que ninguno tenía los conocimientos técnicos adecuados, hemos recurrido a herramientas para adquirirlos.

A diferencia de las otras asignaturas más conceptuales, en L’Agència nos encargamos de proyectos reales que llevamos a cabo para clientes concretos. Es una formación learning by doing. Nuestro trabajo iba a tener un impacto real en los clientes. Además, siendo conscientes de que trabajábamos para ONG dedicadas a una labor social, la motivación y el esfuerzo estaban garantizados.

¿Qué destacarías más de esta labor desarrollada?

Para empezar, diría que el aspecto realmente práctico. A diferencia de algunas prácticas en empresas donde el trabajo se centra en tareas menores, aquí hemos aplicado por completo los conocimientos adquiridos durante nuestros estudios, aprendiendo más aún sobre la marcha.

Desde el primer momento, nos dieron la responsabilidad de gestionar nuestras propias cuentas, proyectos y clientes reales. Nos ha generado una elevada motivación por la autorrealización. A lo que hay que sumar que en las comunicaciones con ellos se han mostrado muy amables y agradecidos.

Teniendo en cuenta las entidades para las que habéis podido trabajar, ¿crees que hay un beneficio recíproco entre alumno y ONG?

Sí, no perdemos de vista que nuestros clientes han sido asociaciones que no disponen de suficientes recursos (económicos y humanos) que puedan destinar a la comunicación. Nosotros en L’Agència tampoco teníamos más recursos que nuestro trabajo. Conscientes de ello, hemos realizado nuestras tareas con herramientas gratuitas o con las que ya contábamos a nivel personal. Sin duda, esta falta de recursos ha agudizado nuestro ingenio. 

Además, destacaría el trabajo en equipo y la conciencia de este que se adquiere con los clientes. Hemos pasado mucho tiempo juntos, entre reuniones más formales y charlas más del día a día, en la gestión, la creación, la resolución de problemas, etc.

¿Se han cumplido tus expectativas con las prácticas?

Podía imaginar hacer proyectos para casos reales, pero no imaginé encargarnos nosotros mismos de esas iniciativas y de su gestión. No esperaba ese nivel de autonomía y el resultado ha sido muy satisfactorio.

Imagen de Unsplash

¿Crees que has tenido un correcto seguimiento de los proyectos que ibas desarrollando por parte de las entidades y cómo ha facilitado el carácter online este aspecto ?

Yo creo que mis prácticas sí han contado con un correcto seguimiento. Ya estaba acostumbrada a las asignaturas online, así que ese factor tampoco me ha supuesto ningún problema. Conocíamos que todo iba a ser a través de email, WhatsApp, Teams, etc., además en plena pandemia, ha sido lo habitual. En cuanto a las ONG, en general ha habido una comunicación fluida y correcta, salvo en algún caso puntual, donde se pudo interrumpir fundamentalmente por motivos de la pandemia.

¿Ha sido posible una organización más flexible?

En general sí. Según la naturaleza de cada cuenta, proyecto o cliente, ha habido distintos plazos de entrega, y lo mismo con los encargos internos de la UOC y L’Agència. En función de dichos plazos, la planificación ha dependido de nuestra propia organización personal y con los clientes.

Las prácticas online pueden conducir a pensar que se establecen menos lazos con el resto de los compañeros que forman el proyecto, ¿ha sido así o, por el contrario, gracias a las herramientas online has podido conocer a más gente?

Hemos trabajado de forma bastante estrecha y más todavía dentro de cada grupo. Además, el hecho de añadir un cliente a atender a nivel general, la UOC, ha generado más oportunidades de trabajar en equipo.

¿Cómo ha sido trabajar con una ONG de otro país?

Ha sido un placer trabajar con la ONG de Inglaterra. La persona de contacto de allí se ha mostrado formal, a la vez que amable y cercana. Su departamento de comunicación está compuesto por una sola persona y está especializada en medios digitales, lo que ha facilitado enormemente el diálogo y el entendimiento mutuo respecto al análisis y propuestas para la presencia de la organización en una plataforma concreta de redes sociales. Desde la ONG han expresado que están muy contentos con el trabajo realizado por nuestro equipo y nos han recomendado a otra ONG de su entorno para este próximo semestre.

Tener la oportunidad de trabajar con una ONG extranjera me ha parecido un punto muy positivo, que enriquece y amplía el alcance de la oferta.

¿Esperabas trabajar con una ONG extranjera?

En realidad, no sabía qué esperar antes de empezar el semestre.  Tener la oportunidad de trabajar con una ONG extranjera me ha parecido un punto muy positivo, que enriquece y amplía el alcance de la oferta. En este sentido, sería interesante estudiar la estrategia que sigue la Universidad para la captación de clientes para estos fines.

¿Crees que las prácticas online acabarán siendo la prioridad para los alumnos?

Desde luego, el formato resulta muy cómodo para quienes tenemos otras actividades y responsabilidades. Hemos podido sacar mucho provecho práctico de la experiencia, si bien también depende de los intereses y las necesidades de cada individuo. Para los que aún no disponemos de dicha experiencia, será algo prioritario que facilite la empleabilidad del estudiante. En mi caso, por ejemplo, cuando empecé el programa de máster, tenía claro que iba a necesitar adquirir experiencia práctica en mi especialidad, así que sabía desde el principio que iba a pedir las prácticas.

¿Garantizan este tipo de prácticas la futura contratación del alumnado?

Sí, creo que son fundamentales. Nos han aportado una experiencia sumamente práctica y gratificante, en un entorno exigente, dinámico y multidisciplinar. No obstante, no garantizan por completo la futura contratación del alumnado. Sé que ha habido alumnos que han seguido de voluntarios con sus antiguos clientes, actividad que se apoya desde L’Agència, pero no sé si en algún caso se les ha contratado.

¿Has podido compatibilizar las prácticas con otras actividades?

Sí. De hecho, más allá de mis actividades habituales, han coincidido con una situación personal algo complicada por la que he tenido que pasar casi el primer mes entero fuera del país (en Estados Unidos). Llevando el portátil y el móvil, he podido seguir colaborando con el equipo y el grupo sin inconvenientes, continuando desde allí con nuestras conversaciones con la ONG británica. No sé si existe mejor prueba de las ventajas que supone el formato online para la realización de las prácticas.

(Visited 18 times, 1 visits today)
Comentarios
Deja un comentario