Los nuevos prevencionistas: más empáticos, resilientes y con un perfil directivo

18/05/2023
Prevenció de Riscos Laborals Foto de Fauxels en Pexels.

No hay duda de que los riesgos laborales han estado siempre presentes en todas las empresas e instituciones. De hecho, su evolución a lo largo de los últimos años ha presentado retos y desafíos cada vez más complejos. Entre ellos, podríamos decir que la pandemia ha sido uno de los momentos más críticos que ha vivido la profesión en las últimas décadas. Una vez superada, el objetivo ahora es definir cuál es el nuevo rol de los profesionales de la prevención de riesgos laborales y las estrategias que deben aplicar para cumplir con su cometido en los años venideros.

VII Jornada PRL y Empresa

Los expertos coinciden en que este nuevo rol requerirá un mayor despliegue de lo que habitualmente se ha llamado “soft skills”, las capacidades que facilitan la interacción eficaz y armónica con otras personas. Por ello, el profesorado del máster universitario Online de Prevención de Riesgos Laborales de la UOC de los Estudios de Economía y Empresa organiza la VII Jornada PRL y Empresa. Bajo el título “Las soft skills en PRL”, se trata de un evento que pretende reflexionar sobre estos cambios en el rol del profesional de la prevención y dibujar las líneas maestras de la evolución de esta figura en el futuro inmediato. Durante la jornada hablarán personas expertas en la materia para comprender mejor el papel de las “soft skills” en prevención de riesgos laborales y compartir buenas prácticas que ya se están realizando en distintas organizaciones. El encuentro, que se realizará el próximo martes 23 de mayo de 10 a 12:30 horas, tendrá lugar de forma presencial en la ciudad de Barcelona.

Si algo está fuera de dudas es que la figura del prevencionista está cambiando a marchas forzadas. De hecho, según César Sánchez, director de la Oficina de Prevención de Riesgos Laborales (Fomento del Trabajo Nacional), “está pasando de una posición más técnica a una más cercana a la dirección, cada vez con mayor demanda por parte de los ocupadores”. Todo ello sucede, en parte, por la proliferación de los entornos VUCA: Volátiles, Inciertos (por “uncertain”, en inglés), Complejos y Ambiguos, que cada vez más están a la orden del día con todas sus implicaciones tanto en el ámbito organizativo como personal.

“Después de más de 25 años donde la seguridad y la salud de los trabajadores ha necesitado de un intenso trabajo técnico y normativo para fijar unas condiciones laborales adecuadas, y de una apuesta clara por la integración de la seguridad y salud laboral en el conjunto de la actividad de cualquier institución, la situación de hoy ha cambiado y se requieren perfiles de dirección y gestión integrados en los niveles de toma de decisión de las empresas”, apunta Xavier Baraza, director de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

No solo la pandemia ha zarandeado con fuerza la situación del mercado laboral actual. “La crisis ambiental y energética o los problemas de suministros de materias, entre otros, ponen en evidencia cómo cualquier situación, por lejana que pensamos que sea, puede afectarnos en todos los ámbitos: social, organizativo y personal”, apunta Sánchez. En estos nuevos entornos, donde cualquier evento relevante que ocurra en una parte del mundo puede afectar rápidamente al resto, las organizaciones acaban siendo piezas clave de un gran entramado. Además, estas instituciones y empresas se están convirtiendo en sistemas cada vez más complejos, compuestos por un mayor número de piezas que coexisten, conviven y funcionan de manera interconectada.

De este modo, el rol del profesional de seguridad y salud se enfrenta a unos retos que van más allá del simple cumplimiento legal y de “hacer a las organizaciones más seguras”. Según el director de la Oficina de Prevención de Riesgos Laborales de Foment, “la realidad actual es que estos profesionales prevencionistas tienen una labor mucho más compleja y con implicaciones cada vez más elevadas a muchos niveles de la organización. Su propósito actual es apoyar a la dirección en, entre otros propósitos, la implantación de procesos de seguridad que permitan alcanzar los objetivos de seguridad”.

Las soft skills: un elemento clave

Los profesionales de la prevención de riesgos laborales desempeñan, sin duda, un rol cada vez más crítico, que al mismo tiempo se vuelve más complejo y asume responsabilidades mayores a distintos niveles organizativos. Además del desempeño adecuado de las competencias técnicas en materia de seguridad y salud laboral -también referidas como “hard skills”-, es necesario desarrollar y poner en práctica competencias transversales que hasta ahora no tenían tanto protagonismo. Estas son las llamadas “soft skills”, en las que se incluyen capacidades como el liderazgo o la comunicación asertiva, para desarrollar funciones de nivel superior en esta misma disciplina.

Las “soft skills” son más fundamentales que nunca para fomentar una cultura de prevención en la empresa, involucrar a los trabajadores en la identificación y gestión de riesgos y establecer relaciones de confianza con los responsables de la toma de decisiones. Entre las múltiples aportaciones a la empresa o institución, estas habilidades pueden ayudar a prevenir situaciones de estrés y conflicto, reduciendo así el riesgo de accidentes laborales.

Liderazgo, negociación y resiliencia

“Es imprescindible que las ‘soft skills’ estén presentes en este ‘know-how’ del técnico de prevención de riesgos laborales para saber moverse en una organización, poder mover palancas y comunicar en este rol de manager de la prevención”, cuenta Neus Alcaide, coordinadora técnica del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol de Badalona. Entre las competencias más importantes hay que destacar también la capacidad de negociación, el liderazgo, la empatía con la persona trabajadora, la resiliencia en el día a día y la correcta toma de decisiones.

En la época que vivimos hoy, con una fuerte irrupción de los macrodatos y la abundante información de seguridad disponible, la capacidad de búsqueda, análisis, selección y síntesis de información también acaban siendo elementales. “Este análisis habrá que realizarlo utilizando el pensamiento crítico, porque debe permitirnos discriminar entre la abundante información disponible y seleccionar aquella que nos permita tomar las mejores decisiones”, concluye Alcaide.

Ya no se requiere, por tanto, un o una profesional de la prevención de riesgos laborales (PRL) especialista en todos los ámbitos. Cada vez más se demandan profesionales con un perfil más cercano al management, un “coach” de la dirección que lidere los temas de prevención y sea capaz de asesorar y posicionar a la organización, desde una perspectiva de verdadera cultura preventiva, para obtener buenos resultados en materia de seguridad y salud laboral.

“Todas estas competencias sitúan al prevencionista en los consejos de dirección y administración de las instituciones. Complementariamente, esta figura también debe nutrirse de un conjunto de conocimientos vinculados a la dirección y administración de empresas”, detalla Baraza.

Máster en PRL de la UOC: un motor de cambio

Para seguir promoviendo esta correcta formación de los profesionales de prevención de riesgos laborales (PRL), la UOC cuenta con un máster especializado que lleva años cosechando éxitos. El máster universitario Online de Prevención de Riesgos Laborales, que cuenta con 960 graduados a día de hoy, tiene un carácter profesionalizador orientado a que el alumnado dé respuestas a las necesidades de las organizaciones en materia de seguridad y salud laboral.

“Los contenidos, así como la participación de profesionales de la prevención en activo en diferentes sectores, hacen que continuamente se actualicen los retos a los que se enfrentan los alumnos, los conocimientos y habilidades que ayudamos a desarrollar. Esto también nos permite mejorar las competencias profesionales de los alumnos y que puedan ser competitivos laboralmente, y aportar valor allá donde vayan”, explica Dalilis Escobar Rivera, directora de los estudios.

En esta misma línea, está previsto que el programa evolucione próximamente hacia una oferta todavía más ajustada a los cambios que vivimos hoy y a los que se avecinan en el futuro a corto y medio plazo, y abarcará tanto la capacitación para la toma de decisiones en seguridad y salud laboral como un itinerario encaminado a la investigación. En palabras de su directora, esta evolución “responde claramente al objetivo de reforzar la evolución de la propia disciplina, lo cual es una necesidad reconocida por la mayoría de los profesionales del ámbito”.

(Visited 356 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Etiquetas
Comentarios
Deja un comentario