Elisabet Iserte-López, estudiante del Grado de Comunicación: «Con mi TFG he logrado encadenar la música y el texto a través de un método nuevo»

20 septiembre, 2022
elisabet-iserte-estudiant-del-grau-de-comunicacio-de-la-uoc Elisabet Iserte, estudiante del Grado de Comunicación de la UOC. Imagen cedida por Elisabet Iserte-López.

Elisabet Iserte-López es graduada del Grado de Comunicación de la UOC y graduada en interpretación de violonchelo de música clásica en Alemania, Elisabet Iserte vive en Berlín desde 2016 y ha estado trabajando como autónoma tocando en conciertos, orquestas, música de cámara, etc. A raíz de la COVID-19, descubre su pasión por la locución y comienza a grabar una serie de audiolibros en catalán que le muestran una faceta personal desconocida para ella misma. Ha realizado un TFG en la modadlidad Audiovisual –Poliglobooks–  basado en un proyecto creativo en el que escoge un cuento de la cultura japonesa y lo traduce primero en catalán y después en castellano, inglés, alemán e italiano. La idea es que sea una herramienta educativa para niños que les permita también aprender idiomas .

¿Por qué decides formarte en Comunicación?

Empecé hace 8 años porque lo he hecho en paralelo a la carrera musical. La música es un mundo muy conceptual, ensayando muchas horas el mismo compás, y perfeccionista, resta mucho tiempo y sacrificio. Quería estudiar algo que estuviera más conectado con el mundo real y la comunicación era una rama que encajaba en mis inquietudes. En este contexto, las posibilidades de la UOC de estudiar mientras trabajaba me ayudaron muchísimo. He pasado por momentos difíciles, pero ahora estoy muy contenta de haber concluido la formación.

Me gustaría encontrar un trabajo relacionado con la comunicación que me permita combinar ambas formaciones.

El proyecto es totalmente autogestionado. He escrito los textos, la locución e incluso la música que he incorporado en el libro. La idea es que sean cuentos de diferentes culturas que alberguen valores relacionados con la igualdad, el respeto, la multiculturalidad y que los niños aprendan cuentos alejados del imaginario al que están acostumbrados. Para este proyecto debía hacer un piloto y realizarlo en los cinco idiomas. Si algún día consigo que el proyecto crezca, me gustaría contar con más traducciones en otras lenguas. Con mis textos convertidos en audio quería huir de los valores patriarcales y adaptarlos a la modernidad.

Compuse varias melodías de entrada y salida para los episodios, música que acompaña al texto -pero que no lo domina- para apoyar el dramatismo de la historia, estableciendo así diferentes efectos sonoros durante el relato que ayuden a conectar con la historia

Precisamente sobre esta conexión, ¿cómo logras conectar la música y la comunicación en el proyecto?

La música es mi primera herramienta de expresión. Toco el violonchelo desde hace 22 años y lo domino bastante, ha sido un fiel compañero de viaje en todos estos años. Creo que puedo expresar con el violonchelo lo que a veces me cuesta decir con las palabras. Para mí es fácil reproducir con la música momentos de tensión y emociones de todo tipo. También me interesa mucho la educación de los más pequeños. En Poliglobooks encontré el equilibrio.


¿Y la edición?

El trabajo de edición fue muy complicado, pero al mismo tiempo enriquecedor y entretenido. Como en tiempos de pandemia mi actividad como violonchelista era menos activa, tuve tiempo de aprender y poder editar mis trabajos.

¿Después de concluir el grado, piensas dedicarte a la comunicación?

Por el momento tengo muchos proyectos como violonchelista y al final es lo que realmente me gusta, pero la comunicación me ha despertado una nueva vocación. A través de la UOC, mi tutor de TFG (Cinto Niqui) y el equipo de profesores de la asignatura TFG de proyectos audiovisuales (Judith Clares, Andreu Fullana i Rossend Sánchez), me han recomendado presentarme a un conjunto de concursos e iniciativas para dar continuidad al proyecto. Hay uno de la Assocaició Catalana de Radio, que se resolverá en noviembre, el del Clúster Audiovisual, en el que se presenta el proyecto ante productor e inversores del mundo audiovisual y también el Pitching Audiovisual Universidad-Indústria, una iniciativa del Clúster Audiovisual de Catalunya, un punto de encuentro entre alumnos del grado de audiovisuales y productores de la indústria.

¿Y aparte de tu TFG?

No lo descarto. Ahora no es una prioridad porque llevo adelante otros proyectos en mi faceta musical, pero me gustaría encontrar un trabajo relacionado con la comunicación que me permita combinar ambas formaciones. Hoy en día, con las posibilidades de teletrabajo, creo que podría compaginar mis dos carreras. Hace unos años trabajé organizando festivales de música clásica y en una agencia de músicos, que últimamente me estoy planteando reanudar.

¿Cómo ha sido tu experiencia en la UOC?

Muy buena. Creo que la flexibilidad es fundamental para la gente que está en una situación profesional como la mía. Siempre he sentido un gran apoyo de los docentes y tutores que se me han asignado. Personalmente, me ayuda mucho recibir los contenidos y estudiarlos por mi cuenta. Me gusta esta metodología y los buenos resultados me han acompañado.

En algunos momentos sí he echado de menos el espíritu de grupo presencial, pero si se quiere estudiar en estas circunstancias, no hay otra alternativa. No descarto seguir estudiando en la UOC algún máster o posgrado que pueda interesarme por mi carrera.

¿Qué ha sido fundamental por parte de la UOC para hacer realidad el proyecto?

Una asignatura que me marcó mucho fue la de diseño y creación sonora. Es optativa, pero la gestión de Audacity y la edición de contenido de audio me han llegado a apasionar. Por lo general, me quedo con las herramientas recibidas que me han permitido aprender a comunicar, trasladar conceptos de forma adecuada. He podido conectar realmente mi mensaje con el resto.

¿Has descubierto nuevos puntos de unión entre la comunicación y la música?

El mundo de los audiolibros era muy desconocido para mí y es un concepto muy novedoso. Cuando empecé a hacer el TFG pensaba que lo estructuraría de forma totalmente distinta a como lo he acabado haciendo. Fue Cinto Niqui, profesor que me dirigió el TFG, quien me recomendó ampliar mucho más las posibilidades. He logrado encadenar la música y el texto a través de un método nuevo y muy positivo. Estoy muy satisfecha con el resultado.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario