El historiador y las fuentes escritas

31 de enero de 2017

Resulta casi imposible reconstruir la historia sin el concurso de las fuentes escritas que se han conservado hasta nosotros. Sin embargo para trabajar adecuadamente con ellas es necesario conocer las circunstancias de su conservación o de su pérdida, las etapas principales por las que ha pasado el largo y complicado proceso de trasmisión que las ha conducido hasta nosotros, los problemas principales que comportan, desde la diferente concepción de la historia que tenían los antiguos respecto a la nuestra o su condición fundamentalmente literaria (no existía la profesión de historiador como tal ni se formaba a nadie en este sentido desde un punto de vista académico) hasta las formas de citación de autores anteriores y la búsqueda de las fuentes de información apropiadas o la necesidad de contextualizar siempre todas sus afirmaciones.

Fotografía de un fragmento de las Res Divi Augusti en el denominado Monumentum Ancyranum (Ankara, Turquía)

En historia antigua, a diferencia de la de otros períodos posteriores, no contamos con archivos documentales, que se han perdido de forma irremediable con el curso del tiempo y debemos utilizar con suma atención y cuidado cualquier clase de fuente que tengamos a nuestra disposición, desde los escasos fragmentos de la poesía griega arcaica recuperados a través de los hallazgos papiráceos de Egipto hasta las numerosas inscripciones que se descubren casi cotidianamente por casi todos los rincones de la geografía del viejo mundo.

Son muchos los autores cuya obra no ha llegado hasta nosotros y de la que solo tenemos noticia a través de las citas que hacen otros de los que sí la conservamos. Trabajamos así con un material muy particular envuelto en convenciones literarias de todo tipo y con un gran predominio de las artes retóricas o resultado inevitable de la propaganda oficial que pretendía exhibir las excelencias del poder por todos los medios disponibles. El conocimiento de todas estas estrategias se convierte así en un instrumento indispensable a la hora de reconstruir una historia posiblemente parcial y repleta de lagunas de todas clases pero bien fundamentada metodológicamente por parte de quienes aspiramos a conocer un pasado inevitablemente distante y en muchos aspectos ajeno pero que constituye un ingrediente básico en cualquier intento serio de construir nuestra memoria colectiva.

Dr. Javier Gómez Espelosín (UAH)

 

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Máster universitario online la Mediterránea antigua.
Comentarios
Deja un comentario