¿Qué puede decir la criminología de Crims y del género true crime?

23 noviembre, 2022
crims-y-criminologia-2

Los aficionados a Crims están de enhorabuena: una nueva entrega de cuatro episodios acorta la espera entre temporada y temporada. Numéricamente, las audiencias, así como la cantidad de tuits generados durante la emisión del episodio y a posteriori, auguran la buena salud del programa. No solamente de Crims, de hecho, sino del género del true crime en nuestro estado: un género que, a juzgar por la prominencia de libros, pódcast y programas televisivos, está más de moda que nunca. La evolución de este género, simplificada, pasa por el famoso A sangre fría de Truman Capote hasta llegar a nuestros días: a lo largo de estas décadas, el true crime se ha ido diversificando, ampliando su mira más allá de la delincuencia violenta a otras esferas (sectas, delincuencia económica, etc.). 

Hay dos campos criminológicos tienen mucho potencial analítico tanto en el estudio del true crime, así como de la crónica negra. Por un lado, está la criminología cultural, entendida como el estudio de las dinámicas culturales que llevan dentro de sí el significado del crimen: este tipo de criminología explora las múltiples formas en que las fuerzas culturales se entrelazan con la práctica de la delincuencia y su control en la sociedad contemporánea (Ferrell, Hayward & Young, 2008). Por otro lado, está el campo llamado media and crime, que investiga aspectos como la generación de pánico moral por parte de los medios de comunicación, cómo se representa mediáticamente el delito o si los medios de comunicación son criminogénicos (esto es, juegan un rol en generar delincuencia). 

La criminología puede (tiene herramientas de sobra para el estudio de estas cuestiones) y debe investigar sobre estos campos. Como decía Matt DeLisi, criminólogo y profesor en la Universidad estatal de Iowa, “los profesionales del true crime han intervenido donde los criminólogos parecían no estar dispuestos a pisar… A lo largo de los años, he tenido docenas de conversaciones con criminólogos que reconocen que ven programas de televisión orientados a la justicia penal, disfrutan de documentales orientados a la ciencia forense y compran en la sección de true crime de su librería local. Pero también reconocen que estos temas no les parecen apropiados para su vida profesional. ¡Qué pena!” (DeLisi, 2015).

Preguntas de investigación que como criminólogos podemos plantearnos en torno al true crime podrían estar relacionadas con sus patrones de consumo; ¿cuál es el impacto de estos casos en las víctimas? ¿Qué impacto tiene este producto en la sociedad (en cuanto a aspectos tales como moral panics, o la percepción de seguridad)? ¿Cuál es su función social? O qué potencial tiene el true crime como instrumento de denuncia de las malas conductas de las instituciones del sistema de justicia penal (mala praxis policial, o de los tribunales, por ejemplo), entre muchas otras cuestiones.

Lo mismo podemos plantearnos en cuanto a la crónica negra, diferente al true crime, pero igual de importante a estudiar por parte de la criminología. No se puede obviar que el cómo se informa de la delincuencia en los medios de comunicación tiene un impacto a muchos niveles, puesto que la televisión, la radio, los periódicos o internet juegan un rol crucial en nuestras vidas: cuando se reporta sobre crónica negra, se ejerce una relevante influencia en cómo vemos el mundo también en aspectos delincuenciales.   

Por todo ello, desde los Estudios de Derecho y Ciencia Política, el Grado de Criminología de la UOC organizó una necesaria e interesante conversación con Carles Porta, periodista y creador de Crims, así como con el Dr. Luiz Peres, experto en análisis criminológico de los medios de comunicación. No solamente se habló de true crime y Crims, como el exponente quizás más exitoso en nuestro estado, sino también de medios de comunicación y delincuencia. A lo largo de dos horas (recogidas en vídeo para su posterior visionado), ambos expertos hablaron de temas tan importantes como la diferencia entre true crime y crónica de sucesos; el uso de la narrativa para contar este tipo de historias (y sobre todo, el rigor, ritmo y respeto por las personas involucradas); los pioneros de la crónica negra en nuestro país y el estado actual del periodismo de sucesos; el papel fiscalizador de ambos productos; o la transmedialización (uso de diferentes medios para transmitir estas historias) de estos géneros; entre otros.   

Un acto que muestra el compromiso de grado de Criminología de seguir analizando temas de actualidad y de poner el estudio del true crime (y de la crónica negra) en nuestra agenda investigadora. 

Referencias bibliográficas:

DeLisi, M. (2015). Rape, murder! It’s just a shot away! Journal of Criminal Justice (43), pp. 152-153.

Ferrell, J, Hayward, K., & Young, J. (2008). Cultural Criminology. London: Sage Publications.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Licenciado en derecho y criminología, Máster en Derecho penal y Ciencias penales así como máster en Criminal Justice, y Doctor en criminal justice por la City University of New York - John Jay College. La actividad I+D+i del investigador Marc Balcells aborda los delitos contra el patrimonio cultural y su inserción en la delincuencia transnacional (delincuencia organizada, terrorismo) e internacional (crímenes de guerra contra el patrimonio cultural). Específicamente, Marc Balcells es experto en el análisis criminológico del expolio arqueológico y el tráfico ilícito de este tipo de patrimonio: su análisis criminológico se basa en la figura del expoliador de tumbas y yacimientos arqueológicos. También ha investigado otros delitos contra la propiedad cultural, como son el robo y falsificación de obras de arte. Otros intereses de su investigación son el crimen organizado y transnacional, la victimología (miembro del grupo consolidado de investigación Sistema de Justicia Penal) y la ciberdelincuencia. Es editor del Journal of Art Crime
Comentarios
Deja un comentario