Estudiantes del Grado de Diseño de la UOC participan en un proyecto de diseño inclusivo

12 julio, 2022
estudiantes del grado de diseño de la UOC participan en un proyecto de diseño inclusivo Montserrat Gerez Esteban, Diego Felipe Perellón Bravo y Carla Pérez Pérez del Grado de Diseño de la UOC han participado en el proyecto Diseño x Inclusión, impulsado por el Museo de Diseño y Ojalá Projects.

El proyecto “Diseño para la inclusión. El proceso como resultado” pretende promover el diseño inclusivo como motor para la innovación social, un proyecto promovido por el Museo del Diseño de Barcelona, con la colaboración de la Asociación Ojalá Projects, en el que estudiantes del Grado de Diseño de la UOC han participado, por segundo año consecutivo, conjuntamente con otras escuelas de diseño.

La propuesta de este año se concreta en un proyecto de cooperación y cocreación entre alumnos de las escuelas de diseño y colectivos en situación de vulnerabilidad de Cáritas y la ONCE, y han contado con la tutorización de David Torrents, diseñador gráfico amplia experiencia y recorrido como cartelista, y Jacqueline Molnár, ilustradora y nominada por Astrid Lindgren Memorial Award 2020, Enric Mor, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

El proyecto es la búsqueda de un proceso de aprendizaje que promueva la acción comunitaria mediante distintas disciplinas del diseño. Y se plantea el uso del diseño inclusivo como herramienta de transformación social bidireccional, tanto para la integración de los colectivos vulnerables como para generar aprendizaje y conciencia social entre los alumnos. Entrevistamos a Montserrat Gerez Esteban, Diego Felipe Perellón Bravo y Carla Pérez Pérez del Grado de Diseño de la UOC que han participado, para que nos expliquen su experiencia.

¿Qué ha supuesto ser parte del proyecto “Diseño para la Inclusión. El proceso como resultado”?

Montse: Ha sido mi primera experiencia como diseñadora.

Diego: En primer lugar, debo decir que ha sido la primera práctica como diseñador en la que he podido explotar y explorar los conocimientos adquiridos en un entorno real. Personalmente, estoy muy satisfecho con el resultado obtenido. Hemos dado visibilidad a una situación de vulnerabilidad.

Carla: Participar ha sido una enseñanza continua. Ha sido el primer proyecto que he realizado fuera de los trabajos universitarios. Me ha permitido descubrir métodos de creación y formas de pensar que me han hecho replantearme cómo enfocaré mi carrera profesional.

¿En qué consisten los proyectos desarrollados para dar respuesta a esta iniciativa de diseño inclusivo?

Imagen del proceso de cocreación dentro del proyecto Diseño x Inclusión

Montse: Dar visibilidad y respuesta a las necesidades de los colectivos que tienen una discapacidad o están en riesgo de exclusión a través del diseño y su proceso.

Diego: Los proyectos mejoran el día a día de las personas con discapacidad visual o “afiliados” -como nos referimos a los integrantes en la ONCE- para realizar diferentes acciones.

Carla: Nosotros, en compañía de otras universidades, nos hemos enfocado en tres proyectos para la ONCE. El rediseño del bastón, la creación de un sistema de localización e identificación de los productos en los supermercados y el nuevo diseño de un juego de mesa, a fin de que sea inclusivo.

¿Cómo ha sido el proceso para desarrollar estas ideas?

Montse: Muy motivador.

Diego: Primero, como diseñadores, debemos dar a conocer su día a día, sus necesidades y sus problemas. Han estado muchas horas hablando, definiendo qué necesidades son las más importantes, desarrollando el proyecto y finalmente poniéndolo a prueba.

Carla: Por lo general, el proceso ha sido complicado pero gratificante. En este proyecto el diseño se ha realizado mediante el método de cocreación, una metodología nueva para todos nosotros.

Los diseñadores contamos con herramientas para mitigar la exclusión social.

¿Qué retos habéis encontrado para hacer realidad este proyecto?

Montse: Evitar caer en la queja o la desmotivación por la imposibilidad de llegar a cubrir de forma completa las necesidades de todos los colectivos, que pueden tener una necesidad difícil de estandarizar con un diseño.

Diego: Muchos. No somos conscientes de cómo es el mundo de las personas con discapacidad visual y es difícil desarrollar una idea. La mayoría de las veces hablamos de modificar el entorno o las normativas sin ser realmente conscientes de ello.

Imagen del proceso de cocreación dentro del proyecto Diseño x Inclusión

El mayor reto ha sido el miedo a trabajar como diseñador de Creaciones Digitales, enfocado al diseño visual, con personas ciegas. Al presentarnos el proyecto, pensé que no era en serio y lo consideré muy complicado. ¿Qué puedo hacer yo para ayudar a personas que no ven? Tras esta experiencia, he aprendido que el colectivo es muy variado y pueden tener visibilidades de todo tipo. Aquí, el diseño gráfico tiene mucho que decir y es capaz de facilitar la lectura de los carteles mediante el contraste, la tipografía o el tamaño.

Carla: Principalmente, destacaría dos: aprender a expresar de forma no visual las ideas que iban surgiendo y encontrar un tiempo en común para poder trabajarlo en grupo.

En este proyecto el diseño se ha realizado mediante el método de cocreación, una metodología nueva para todos nosotros.

Habéis creado proyectos para dar respuesta a algunas de las necesidades expresadas por los afiliados a la ONCE. ¿Cuáles eran las principales necesidades?

Logo Diseño x Inclusión ONCE

Montse: Mejorar la usabilidad del bastón, poder comprar de forma autónoma, crear accesorios que faciliten la localización de los objetos personales y poder liberar las manos en la utilización del móvil o juegos inclusivos.

Diego: Las necesidades son muchas y distintas. Hemos pasado muchas horas hablando y debatiendo. Principalmente, son necesidades relacionadas con la movilidad, acciones del día a día o la identificación de objetos. Pero la principal necesidad que tienen es la autosuficiencia y ser un colectivo vulnerable les causa frustración. Uno de los proyectos desarrollados, en el que he participado, ha puesto el foco en la alimentación. Tratando de identificar las necesidades, hemos adaptado un espacio, en este caso un supermercado, para realizar una compra de calidad.

Carla: En términos generales, considero que los tres proyectos tenían como objetivo principal dotar de mayor autonomía a los afiliados. Ayudarles sobre todo a sentirse más seguros e independientes.  

¿Cómo ha sido el trabajo con afiliados de la ONCE?

Montse: Un reto constante para realizar el mismo proceso inclusivo y readaptarse a la no posibilidad de la imagen como recurso comunicativo.

Diego: Es un colectivo con muchas ganas de trabajar, mejorar su situación y muy exigente. En este proyecto, el hecho de que estudiantes voluntarios quieran entrar dentro de su mundo y aportar para mejorarlo ha sido muy valorado por su parte. Los afiliados consideran la ONCE como una institución que les ayuda a adaptarse a su nueva situación y les permite tener un acompañamiento durante toda su vida. Pero esto no es suficiente: todavía encuentran muchas barreras en su día a día.

Carla: Una experiencia inolvidable. Ha sido muy enriquecedor aprender tantos aspectos que hasta ahora eran desconocidos para mí sobre la discapacidad visual. Nos han ayudado a no ser tan ignorantes.

¿Qué impulsó vuestra participación?

Montse: Creer de forma firme que el mundo puede ser y debe ser un lugar donde todos y todas estén representados de forma igualitaria. Y que una discapacidad no tiene que privarte de la autonomía en el día a día.

Diego: En principio no sabes cuál es el proyecto a desarrollar, pero lo que ha impulsado mi participación como estudiante de diseño ha sido tener una experiencia real de trabajo como diseñador y, por encima de todo, poder aportar y ayudar.

Carla: En mi caso, desde hace años me he querido enfocar al diseño inclusivo. No pude decir que no a esta propuesta.

El diseño es social, la responsabilidad del diseñador es facilitar las acciones a las personas, esto es, contribuir a crear un mundo mejor.

¿Es fundamental involucrar a los estudiantes en este tipo de iniciativas que persiguen la inclusión?

Montse: Considero que sí. La inclusión es un valor que los diseñadores y diseñadoras deben tener presente y trabajarlo. Por tanto, involucrar a los estudiantes y evidenciarles su importancia hace que tengamos profesionales más sensibles e integradores.

Diego: Sin duda. Todas las ramas de estudio deben trabajar para incluir a todos los colectivos, independientemente de su situación. No podemos olvidar a las personas que están en riesgo de exclusión o vulnerabilidad. Esta inclusión tiene que interiorizarse y ser una realidad cuando el estudiante pasa a ser un profesional.

Carla: Considero que es esencial. Trabajar cara a cara con personas que son excluidas socialmente nos permite abrir los ojos y replantearnos todas aquellas necesidades que tenemos preestablecidas en la sociedad.

¿Qué pueden aportar los estudiantes de diseño a la inclusión?

Montse: Sus conocimientos, inocencia, motivación y ganas de crear un mundo distinto.

Diego: El estudiante es una mente con conocimientos y sin prejuicios, puede adaptarse a cualquier reto con un éxito asegurado.

Carla: Como diseñadores, no podemos intervenir en las acciones del resto de la sociedad, pero sí podemos hacerlo en su entorno. Contamos con herramientas para mitigar la exclusión social y los tratos desfavorecidos a todas aquellas personas que no disponen de las mismas capacidades que el resto.

¿Creéis que dentro del ámbito de la enseñanza de diseño se transmite la importancia de la repercusión social de este?

El profesor Enric Mor ha sido uno de los tutores del proyecto Diseño x Inclusión
El profesor Enric Mor ha sido uno de los tutores del proyecto Diseño x Inclusión

Montse: Muy superficialmente. La premisa siempre es la imagen y la belleza. La usabilidad solo se busca si resulta  ​​comercialmente atractivo.

Diego: Sí, mi experiencia en la UOC hasta la fecha ha sido así. El diseño es social, la responsabilidad del diseñador es facilitar las acciones a las personas, esto es, contribuir a crear un mundo mejor. He trabajado en esta línea desde que empecé.

Carla: Personalmente, considero que cada vez resuena más. Aun así, todavía queda un largo camino para conseguir concienciar y normalizar el diseño inclusivo

¿Recomendaría a otros estudiantes participar en estas iniciativas?

Montse: Sí, la experiencia de trabajar in situ con profesionales, otros compañeros y entidades colaboradoras es un privilegio y una experiencia de vida.

Diego: Por supuesto. Aprendes a conocer otras realidades y ampliar tu perspectiva como futuro diseñador. No soy el  mismo profesional que cuando empecé, tampoco  como estudiante ni como persona. No será tarea fácil, y encontrarán muchas dificultades, de eso estoy seguro. Pero al terminar, el resultado será muy satisfactorio y habrá merecido la pena.

Carla: Totalmente. Hay mucho trabajo detrás y es un esfuerzo importante. Pero estar en el día a día creando contenido junto con los usuarios, lo compensa. Es una experiencia que te llevas de por vida, y te cambia incluso como persona.

(Visited 53 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario