Hacer deporte, clave para la salud femenina

12/01/2022
Foto: Andrea Piacquadio en Pexels.

Todos sabemos que el deporte es beneficioso para la salud. Sin embargo, muchas veces nos asaltan las dudas dependiendo de la etapa de vida en la que nos encontremos, sobre todo en el caso de las mujeres. ¿Realizar actividad física durante el embarazo es seguro? ¿Se recomienda el deporte durante la menopausia? ¿Es aconsejable que las niñas realicen ejercicios de fuerza?

Estas son algunas de las preguntas a las que la Dra. Eva Ferrer Vidal-Barraquer dio respuesta a través de su ponencia en el webinar Fisiología y Estilos de Vida Saludable de la Mujer, un evento organizado en el marco de la especialización Fisiología y Estilos de Vida Saludable de la Mujer de la UOC. La doctora, médica especialista en medicina del deporte en el Hospital Clínic – Sant Joan de Déu y responsable médica del equipo femenino del FCB hizo hincapié en el concepto de “sumar salud” entendiéndolo como un trabajo que debe realizarse desde la edad más temprana y que debe seguir trabajándose a lo largo de toda la vida de la mujer.

El deporte es igual de importante en todas las etapas de la vida de una mujer

Para la doctora es básico que desde las etapas más tempranas todas las mujeres realicen actividad física. “Si desde pequeñas vamos sumando salud, estaremos trabajando en beneficios a largo plazo que son innumerables”. Integrar estos hábitos en la vida de las mujeres les permitirá disfrutar de ventajas y estar activas, no solo en estas primeras etapas, sino también a lo largo de toda su vida.

“Es común que haya momentos en la vida de la mujer en los que será menos activa”, añade la doctora. Esto es debido, asegura, “a la coincidencia temporal en etapas de adultez temprana con un ocio más social donde el deporte no tiene tanta valoración”. Es por ello que si desde pequeñas se inculca el deporte y se crece con él, el hecho de ejercitarse pasará de ser una costumbre a ser una necesidad.

Una de las claves para que esto suceda es entender que el deporte es un divertimento. Al final, es una actividad física en la que la persona se desarrolla mental y fisiológicamente. Practiquemos un deporte individual o en grupo, la base del deporte es compartir y esta base social es indispensable para disfrutar de la actividad física. Que una persona realice deporte de manera regular y supervisada es muy importante para mantenerse activa, vital y sana, independientemente del sexo.

Como mujer hay que conocer, cuidar y acompañar el propio cuerpo

No hay dos personas iguales, al igual que tampoco hay dos cuerpos iguales. Ahí radica la importancia de conocerse a uno mismo, escuchar a su cuerpo y a sus necesidades específicas del ahora. “Cada etapa de una mujer es distinta y cada mujer es distinta. Esa parte de personalización es necesaria: al fin y al cabo, tenemos que tener en cuenta la actividad que le gusta a esa persona pero, además, qué es lo que le conviene”. Por supuesto, también hay que contemplar cualquier posible patología que nos obligue a adaptar nuestro plan de entrenamiento.

Otra asignatura pendiente en el caso de las mujeres es la importancia de los ejercicios de fuerza. “Trabajar la fuerza en todas las etapas de la vida de una mujer es fundamental”, sentencia Ferrer. Es importante hacer hincapié en este aspecto y desterrar los falsos mitos que envuelven este aspecto. “Podemos trabajar la fuerza de muchas maneras, y una de las más básicas es hacerlo con el peso de nuestro propio cuerpo o con pesos adecuados a nuestro nivel. Entrenar la fuerza no se traduce sistemáticamente en ejercicios de halterofilia, aunque muchas veces es la imagen que nos viene a la cabeza”.

¿Qué beneficios aporta realizar ejercicios de fuerza? Por ejemplo, “en las primeras etapas de la vida, nos va a ayudar a que tengamos una masa ósea más fuerte. Esto es algo que nadie nos dice”. Realizar ciertos entrenamientos desde pequeñas nos ayudará a estar mejor en las siguientes etapas de nuestra vida como mujer. En este aspecto, la doctora reconoce la importancia de que los padres estén concienciados en este tema y sepan la importancia que tiene para sus hijas, ya que son los que decidirán por ellas.

Adaptar el deporte al momento de la vida que te encuentras es imprescindible

Una vez conoces tu fisiología como mujer, tienes que preguntarte: ¿cómo estoy? Si no sabes responder a esta pregunta, difícilmente vas a saber cuáles son tus necesidades. Para saber cómo se encuentra tu organismo, la mejor herramienta son las revisiones. Y no solo las ginecológicas, si no también hay que revisar las articulaciones, la tiroides, etc., así como las patologías que sufres. De la misma manera, hay medicación que puede interferir directamente en la práctica de la actividad física que realizas.

Todos podemos hacer deporte, pero hay que adaptarse al momento de la vida en el que nos encontramos, así como a nuestras características físicas y mentales. Es una suerte que cada vez esté más de moda el autocuidado, pero debemos practicarlo conscientemente. “Dedícate tiempo a ti. Si no estás bien para ti, no estarás bien para cuidar a los demás”, asegura Eva Ferrer.

¿Qué beneficios tiene el practicar deporte de manera regular?

Gracias a la realización de actividad física, podemos disfrutar de múltiples beneficios cardiovasculares, endocrinológicos, para el control del peso, mentales y de fortalecimiento de los huesos gracias a los deportes de impacto.

La doctora hace hincapié en los beneficios en el área de la salud mental y aprovecha para destacar un estudio sobre salud mental. “Se realizó un estudio en EEUU con un grupo de deportistas que estaban tomando medicación antidepresiva. A la larga, la práctica deportiva que se incorporó en el programa hizo que, a las personas que participaban en el estudio, se les disminuyese la dosis de la medicación que estaban tomando porque no la necesitaban”.

¿Qué tipo de deporte es más adecuado para cada etapa de la vida?

Hay distintos factores que debemos considerar para poder contestar a esta pregunta. Por ejemplo la edad, la condición física, la existencia de patologías o limitaciones, las preferencias de la persona (que es uno de los factores más limitantes según la doctora), la compatibilidad de horarios y la localización o ubicación son los más determinantes. Todos estos factores nos ayudan o nos limitan a la hora de establecer un vínculo con la actividad física, por lo que hay que tenerlos muy presentes.

Cada fase de la vida de una mujer tiene unas recomendaciones deportivas diferentes principalmente según su estado hormonal. Además, en función de la fase menstrual que se encuentre la mujer se recomienda hacer un tipo de actividad u otra: podemos distinguir la fase folicular, la ovulación y la fase lútea. Es un tema de candente actualidad y Ferrer afirma que cada vez hay más estudios e información al respecto; sin embargo, reconoce las dificultades de estos estudios, ya que en la realidad las hormonas de mujeres regulares con ciclos de menstruación de 28 días no se comportan igual que en el papel.

Estoy embarazada, ¿es bueno realizar deporte?

Lo primero que hay que hacer es la etapa de valoración. Hablar con el ginecólogo o ginecóloga para que determine si el embarazo es de riesgo o no, y a partir de ahí, plantearse qué tipo de deporte realizar. “En términos generales, realizar ejercicio controlado durante la gestación mejora la condición cardiovascular, favorece la corrección postural, ayuda al control del peso y de la glucosa, reduce ansiedad, el insomnio y la depresión. En líneas generales, podemos afirmar que mejora el estado de salud de la futura mamá.”

Los hábitos de la gestante tienen mucha importancia en este momento. Si la embarazada se ha mantenido activa antes del embarazo, podrá realizar ciertos ejercicios y seguir con una rutina adaptada a su nueva situación. Sin embargo, si la mujer llevaba una vida más sedentaria, lo que no se puede pretender es empezar a realizar ejercicio sin control ni seguimiento.

Deporte y menopausia: todo lo que debes saber

La menopausia es una etapa en la que hay que desmitificar en relación al deporte. “Es cierto que se produce una pérdida de hormonas, pero la actividad física puede ayudar en algunos de los síntomas propios de la menopausia. Hablamos de osteoporosis, prolapso, sofocos y aumento de peso entre los más comunes. Realizar deporte durante la menopausia o empezar a hacerlo cuando estamos en esta etapa es muy recomendable, aunque tenemos que ir con cuidado y actuar de acorde al momento en el que nos encontramos”, afirma.

La ponencia de la doctora finaliza con un mensaje muy claro para todas las mujeres: “mueve tu cuerpo, escúchalo y consulta todas tus dudas a un profesional”.

Recupera la ponencia completa de la Dra. Eva Ferrer en el marco del webinar Fisiología y Estilos de Vida Saludable de la Mujer aquí:

(Visited 1 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora de contenidos.
Comentarios
Deja un comentario