Innotedec
Innovaciones y Tendencias en la Digitalización de la Educación

Sobre innovaciones y tendencias

El Máster universitario de Educación y TIC (eLearning) ofrece una formación centrada en las TIC para fines educativos, con el objetivo de optimizar su uso y de ir incorporando la innovación como proceso de mejora permanente en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Se enfoca así en el futuro profesional del estudiantado con la vocación de impulsar una visión innovadora de la educación y motivar a nuestros graduados a constituirse en agentes clave de la transformación educativa.

Para ello es necesario estar permanentemente informado de los desarrollos en materia de innovaciones y tendencias que tienen prevalencia en un escenario cada vez más globalizado e interconectado. La práctica de mantenerse de manera activa informado de los hechos, tendencias, novedades, y caminos de avenir suele asociarse con la de mantener un estado de vigilia, de realizar acciones de observación y vigilancia mediante la búsqueda y selección criteriosa del tema de interés.

Imagen de rawpixel.com en Freepik

La expresión en inglés «current awareness» (literalmente «estado de conciencia presente y actualizado») es utilizada en el ámbito universitario, más particular, de las bibliotecas universitarias, como servicio de información que realiza de manera regular y que consiste en la búsqueda y difusión de resultados de temas específicos de investigación de interés para la comunidad académica. Existe también una otra expresión relacionada que amplía esta noción y que viene del francés, “veille technopédagogique” (vigilancia tecnopedagógica) que refiere a un seguimiento activo del entorno y de sus principales partes interesadas con el fin de identificar y anticipar de manera estratégica los usos educativos de la tecnología para la enseñanza y el aprendizaje.

Este estado de atención suele estar dirigido a identificar innovaciones en materia educativa. Una definición genérica muy citada y centrada en el ámbito empresarial explica que:

una innovación es un producto o proceso nuevo o mejorado (o una combinación de ambos) que difiere significativamente de los productos o procesos anteriores de la unidad [empresarial] y que ha sido puesto a disposición de los usuarios potenciales (producto) o puesto en uso por la unidad (proceso) (OECD/Eurostat, 2018, pág. 20).

En este sentido, la innovación ha de entenderse como un proceso dinámico, una aportación singular en un espacio determinado, pero novedoso al mismo tiempo. Según Clayton Christensen en El dilema del innovador (2003), las características clave identificadas que suelen tener en común las definiciones acerca la innovación son:

  • incremental, en el sentido de que crea algún valor que conduce a la mejora continua,-
  • radical, porque implica un cambio importante que afecta a un componente o pilar clave en el área en cuestión, y
  • disruptiva porque se refiere a cambio descartando la forma de hacer las cosas previamente.

En el ámbito educativo, y en palabras de Tejada (1998), el término innovación va asociado con los intentos puntuales de mejora, con la práctica educativa, con el logro de mejor eficacia, eficiencia, efectividad y comprensibilidad en un contexto dado, más particular y más centrado en los agentes directos de la enseñanza. “Cualquier cambio dinámico destinado a agregar valor al proceso educativo y que resulten en resultados medibles, ya sea en términos de satisfacción de las partes interesadas o desempeño educativo” (OECD, 2010, p. 14).

Imagen de rawpixel.com en Freepik

El informe de la OECD (2016) ahonda en el valor de la innovación en la educación, identificando su contribución a la mejora de la calidad educativa y los resultados de aprendizaje, la ampliación de la equidad e igualdad de oportunidades de acceso a la educación, el aporte a la sostenibilidad de las instituciones educativas y la adecuación para responder a las necesidades sociales cambiantes. 

Siguiendo a Fullan (2015), la innovación educativa significativa debe contener tres elementos. Por un lado, el uso de nuevos materiales revisados (materiales del plan de estudios o tecnologías). Por otro lado, el uso de nuevos enfoques didácticos (estrategias o actividades didácticas). Y, finalmente, la alteración de creencias (supuestos pedagógicos).

Tendencias en tecnopedagogía

Las innovaciones suelen difundirse y comenzar a ser adoptadas de manera de constituirse en tendencias. Las tendencias en tecnopedagogía surgen y se instauran a medida que diferentes partes interesadas convergen en sus intereses en torno a un tema o problema. Este fenómeno no se construye de manera sistemática y ordenada, sino mediante un movimiento sinérgico.

El número, variedad y capacidad de influencia de los actores involucrados son factores críticos para la emergencia y vigencia de una tendencia. En este sentido, ha de mantenerse una postura crítica para bien evaluar la pertinencia que para la educación tienen algunas propuestas que cuentan con amplia difusión. La tendencia se entiende entonces como una relación de factores tanto del orden intrínseco de la educación como de fuerzas exógenas de tipo social, político, económico, etc.

Las tendencias se propagan y requieren de un tiempo para desarrollarse y madurar, algunas terminan estableciéndose y adaptándose, mientras que otras son abandonadas. Un ejemplo de este proceso de los “ciclos de vida” de las tendencias es la metodología del Ciclo de sobreexpectaciónHype Cycle– de Gartner (conocida también como «curva de Gartner»), la cual permite ver cómo una tecnología evolucionará con el tiempo, y cómo esta puede ser integrada como parte de una nueva realidad, permanecer en estudio o desaparecer reemplazada por otras soluciones más aceptadas socialmente.


Por último, último entendemos oportuno abordar también el posicionamiento conceptual en cuanto a la tensión entre la tecnología y la pedagogía. En este sentido, adoptamos la postura expresada por Dron (2022) que ofrece una visión integradora de ambos conceptos, extendiendo el concepto de pedagogía como tecnología. Nye (2006) sugiere que una tecnología es una combinación de artefactos (físicos, conceptuales o virtuales) y cómo los usamos. Siguiendo este enfoque:

La pedagogía como tecnología implica orquestar intencionalmente diferentes cosas: acciones, herramientas, métodos, procesos, entre otras— en una forma organizada. Una pedagogía es una forma de hacer algo, un proceso repetible que puede formalizarse y transmitirse de un maestro a otro. Orquesta fenómenos (conocimiento o creencias sobre cómo aprenden las personas) con un propósito (habilitar el aprendizaje). Las pedagogías son así parte de nuestras tecnologías educativas, que siempre operan de manera combinada.

Imagen de rawpixel.com en Freepik


Referencias

  • Christensen, C. (2003). The Innovator’s Dilemma: The Revolutionary National Book That Will Change the Way You Do Business. HarperCollins.
  • Fullan, M. (2015). The new meaning of educational change (5th ed.). Teachers College Press.
  • Nye, D.E. (2006). Technology matters: questions to live with. MIT Press.
  • OECD/Centre for Educational Research and Innovation (2010). Inspired by technology, driven by pedagogy: A systemic approach to technology-based school innovations. OECD Publishing. https://doi.org/10.1787/20769679
  • OECD/Centre for Educational Research and Innovation (2016). Innovating Education and Educating for Innovation: The Power of Digital Technologies and Skills. OECD Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/9789264265097-en 
  • Tejada, J. (1998). Los agentes de innovación en los centros educativos. Profesores, directivos y asesores. Aljibe.

(Visited 51 times, 1 visits today)