La neuropsicología forense: una profesión emergente

01/02/2023
Què és la neuropsicologia forense? Foto: DCStudio en Freepik.

“La neuropsicología es una herramienta muy potente que tiene múltiples aplicaciones tanto en el ámbito clínico como en el ámbito de la rehabilitación”. Con esta afirmación, Amaya Nagore, vicepresidenta de la Asociación de Psicología Forense de la Administración de Justicia, empezaba su intervención en la conferencia en línea «Salidas profesionales de la Neuropsicología Forense», organizada con motivo de la Feria de Empleo de la UOC

Elena Muñoz Marrón, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, fue la encargada de dirigir el evento y no quiso perder la oportunidad de hacer una breve presentación sobre Nagore, que combina su labor forense con la docencia y es autora de diversas publicaciones en este ámbito, entre ellas, el manual Neuropsicología Forense, una disciplina emergente (Editorial Síntesis; 2019).  

Sin querer entrar en grandes cuestiones teóricas, Nagore explica que la neuropsicología “pretende responder las preguntas de un tribunal en el ámbito legal a través de los métodos de la evaluación neuropsicológica”. No realiza tratamientos ni se enfoca al abordaje terapéutico, un hecho que es importante y que sitúa esta disciplina “a caballo entre las neurociencias y las ciencias forenses”.  

Mientras la psicología jurídica implica conocimiento “para aplicar en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en las instituciones penitenciarias y en la Administración de Justicia”, la psicología forense está mucho más enfocada al “asesoramiento concreto a los tribunales”, es decir, su objetivo es “aportar luz a determinadas decisiones judiciales”, aclara Nagore.  

El impacto de la globalización y la digitalización en la neuropsicología

La globalización y la digitalización también han transformado el sector de la neuropsicología. De hecho, la ponente explica que hay nuevas realidades y desafíos que “obligan a adaptar la forma de trabajar en las evaluaciones de tipo psicológico o neuropsicológico”. Además, un “aumento de la judicialización bastante radical” y la pandemia han marcado una “serie de cambios sociales e importantes”. 

La tendencia de la psicometría telemática, teniendo en cuenta que la neuropsicología aún aplica técnicas “de lápiz y papel” es algo que Nagore considera paradójico en la actualidad, aunque de interés a analizar. Algo parecido pasa con los cambios derivados de la globalización, ante la cual hay una “dificultad de realizar diagnósticos transculturales”, aunque la neuropsicología “ha hecho un gran esfuerzo para la adaptación de normas y baremos en población de forma cultural”. 

En ese contexto, la homogeneización es clave. “No vale exclusivamente el ojo clínico”, asegura la autora de Neuropsicología Forense porque hay que garantizar que los informes sean válidos. El resultado de una evaluación debería ser similar en cualquier lugar o territorio donde haya una valoración forense. “No vale solamente la impresión personal de un perito, sino que es necesaria una explicación técnica”, sentencia. 

¿Qué es la neuropsicología forense?

La neuropsicología forense es una disciplina relativamente moderna. De hecho, Nagore recuerda que “tiene un recorrido breve”, especialmente en nuestro entorno. Más allá de nombrar algunos antecedentes, como el psiquiatra Emili Mira López, la ponente comentó otras posibles ramas de inserción, como la antropología forense, e hizo mención del conocido caso del exdictador Augusto Pinochet, que “se sometió a una serie de dictámenes técnicos periciales, aunque no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados” porque alegó no tener suficiente capacidad procesal debido a un deterioro cognitivo incipiente. A pesar de ello, “fue un caso muy relevante desde el punto de vista de la neuropsicología forense”. 

La práctica neuropsicológica requiere “conocimiento, flexibilidad, curiosidad y creatividad en el trabajo”. Cada paciente es diferente, explica Nagore, y puede “que el neuropsicólogo encuentre nuevas ideas acerca de su funcionamiento cognitivo y de cuáles serían las mejores estrategias para valorarlo”, en palabras de la ilustre neuropsicóloga Muriel Lezak. En el ámbito clínico, se trata de “identificar patrones, asociar posibles lesiones a disfunciones cerebrales o áreas cognitivas deficitarias (y también preservadas)” y establecer cuáles son las “consecuencias funcionales en el comportamiento y qué pronóstico podrían tener esos déficits”. 

Es en esta situación cuando empieza la intersección “entre los tribunales y la ciencia sanitaria”, aclara Nagore, quien recuerda que los profesionales de su sector “ilustran al tribunal sobre una determinada cuestión”, pero no tienen “capacidad de decisión”. No obstante, ningún perito “está exento del seguimiento de la deontología y la responsabilidad profesional”; hay que tener en cuenta el prestigio de la psicología, su rigor y la responsabilidad en sí (tanto legal como deontológica) porque “está en juego mucho” y las consecuencias que dimanan de estos informes son muy importantes. 

La ponente prosigue explicando que se les exige “una formación continuada y lo más especializada posible” porque, para realizar trabajo en neuropsicología forense, “no basta con ser psicólogo solamente”. Hay que entender qué interesa al juzgador y eso no tiene por qué “coincidir con lo que interesa a los profesionales de la salud mental”; hay que “allanar el terreno para que un juez o una jueza, magistrado o un fiscal comprendan bien de lo que se está hablando”. 

Una profesión en auge

La neuropsicología forense es un área creciente y cada vez se solicitan más informes por parte de los tribunales que tienen como objeto, materia o preguntas de contenido no psicológico. Poco a poco se va consolidando como un área de disciplina profesional, aunque actualmente “no hay un itinerario claro a nivel formativo” ni una certificación profesional ni “ningún organismo que certifique el hecho de ser un neuropsicólogo forense”, explica la vicepresidenta de la Asociación de Psicología Forense de la Administración de Justicia. 

A pesar de esta falta de formación reglada, Nagore se muestra optimista porque, poco a poco, esta materia “van surgiendo dentro de los programas de posgrado en psicología forense o en neuropsicología clínica”. También se están creando “programas de tipo más específico en el ámbito privado” (como, por ejemplo, el máster universitario en línea de Neuropsicología de la UOC) y, muy recientemente, también algunos en la universidad pública. Además, algunos colegios de Psicología ya “tienen su grupo de trabajo específico en neuropsicología forense”. 

Nagore asegura que cada vez hay más tribunales que solicitan informes periciales con preguntas legales referentes a asuntos de relevancia neuropsicológica, aunque aún hay mucho camino por recorrer y, actualmente, “es complicado que un neuropsicólogo forense se dedique solo a esto”. 

Los casos de jurisdicción civil, jurisdicción penal y jurisdicción social son, hoy por hoy, los que pueden precisar de un especialista de estas características. Nagore cita ejemplos que van desde la evaluación de las capacidades de una persona con discapacidad, valoraciones psicológicas tras un accidente o “un ámbito creciente y necesario de objetivar” como la valoración de mujeres víctimas de violencia de género. 

¿Qué habilidades hay que tener para ejercer esta profesión?

Al ser preguntada por las habilidades necesarias para ejercer esta profesión, Nagore afirma que, más allá de una formación específica, es necesario tener “capacitación, confianza y seguridad”, además de una “buena labor pedagógica y de divulgación” que permita al jurista al que va dirigido el informe entender de lo que se está hablando “sin perderse en baremos”. 

Compartir información con un lenguaje entendible que permita entenderse con todos los especialistas vinculados a cada caso –no solo juristas– es clave para lograr el éxito en una profesión emergente que tiene mucho que aportar en el ámbito forense. 

Recupera la ponencia ‘Salidas profesionales de la neuropsicología forense’ aquí: 

(Visited 473 times, 2 visits today)
Autor / Autora
Redactora de continguts
Comentarios
Deja un comentario