Emilio Tomás: «Hay que ofrecer formación a los profesionales de la salud para que conozcan y utilicen las herramientas digitales»

29/03/2023
Emilio Tomás, graduado del máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC. Emilio Tomás, graduado del máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC.

La psicología y la salud digital forman parte del bagaje académico y laboral de Emilio Tomás, alumni del máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC y un caso de éxito de esta formación. Tras graduarse en Psicología, realizó un máster en Neuropsicología Cognitiva en la Universidad de Essex, en la que también colaboró como investigador. Posteriormente, fue cofundador y director científico de una start up que le introdujo de lleno en el ecosistema de la salud digital, y actualmente es técnico de transferencia y valorización del conocimiento en la xarxa TECSAM, un proyecto de innovación tecnológica en salud mental coordinado por el Hospital Sant Joan de Déu. De su trayectoria, de su experiencia como alumno de la UOC y del momento actual que vive el abordaje de la salud mental, nos habla en esta entrevista.

Eres psicólogo de profesión. ¿En qué ámbito o área de la psicología has enfocado tu trayectoria profesional? 

Cuando empecé la carrera quería centrarme en la psicología clínica y el trato de pacientes. Sin embargo —y en parte debido a mi interés por las nuevas tecnologías—, cada vez he ido inclinándome más hacia el área de la creación e identificación de soluciones innovadoras, principalmente en e-health, en el sector de la salud mental. Actualmente, estoy intentando perfilarme hacia la transferencia de conocimiento y la innovación, pero siempre con el foco puesto en el uso de las tecnologías o soluciones aplicadas a la salud mental. 

¿Cómo surgió tu interés por la salud digital?

Siempre he estado interesado en las nuevas tecnologías y en el potencial de éstas para “transformar” el mundo tal y como lo conocemos. Veía noticias en internet y otros medios sobre cómo se usaban estas tecnologías en medicina, pero nunca salía nada referente a la salud mental, que estaba un poco marginada, cuando realmente el potencial en el sector es enorme. Por suerte, parece que ahora empiezan a proliferar proyectos referentes al diseño de soluciones en salud digital en este campo.

Tuve cada vez más claro que, en salud mental, la e-health podía aportar un valor diferenciador y, de hecho, mi trabajo de final de grado estuvo enfocado en cómo el uso de los videojuegos podía servir para mejorar la capacidad de razonamiento en las personas. 

El máster en Neuropsicología Cognitiva me dio la oportunidad de conocer de primera mano investigaciones que se estaban realizando y que combinaban la tecnología con el tratamiento, por ejemplo, el uso de eye tracking para estudiar la percepción visual en pacientes con depresión, que fue la temática de mi tesis del máster.

Siempre he estado interesado en las nuevas tecnologías y en el potencial de éstas para “transformar” el mundo tal y como lo conocemos.

En tu opinión, ¿qué crees que puede aportar la aplicación de la e-health al área de la psicología, tanto para los profesionales como para los pacientes?

Fundamentalmente, puede aportar herramientas de ayuda a ambos, pero considero que aparte de algunos aspectos como la prevención, de momento no puede sustituir al profesional. En salud mental es especialmente importante mantener un trato muy personalizado, creando un vínculo que genere confianza entre el paciente y el profesional, y aunque existan aplicaciones y soluciones muy útiles, el contacto entre ellos (paciente-profesional) es vital.

Para los profesionales, actualmente ya existen herramientas que usan, por ejemplo, la Inteligencia Artificial, para sugerir tanto tratamientos como diagnósticos en base a las características del paciente, lo que termina traduciéndose en una mejor atención. Sin embargo, aún queda mucho para que una herramienta pueda ofrecer el soporte de forma similar a como lo hace un profesional.

Respecto al paciente, el uso de las preferencias personales para encontrar al profesional y el tratamiento que más le conviene puede ser un aspecto clave de cara al futuro, ya que no hay un “súper psicólogo” que pueda ayudar a todo el mundo, sino que cada persona necesita hacer el match correcto con el profesional más adecuado para su situación particular.

Falta de implementación de la e-health

¿Crees que la e-health está lo suficientemente implantada en el ámbito de la psicología o aún hay áreas de mejora para optimizar sus posibilidades?

Lamentablemente, no está lo suficientemente implementada. Generalmente, todas las soluciones que existen o que están en el mercado provienen de empresas privadas, lo que, en mi opinión, es un error. Personalmente, creo que deberían diseñarse e implementarse soluciones desde el sistema sanitario o adquirir las ya existentes para implementarlas.

Asimismo, desde la propia administración también sería adecuado ofrecer herramientas digitales, validadas a los pacientes, y ofrecer formación a los profesionales para enseñarles que existen estas alternativas y que son válidas, fomentando así su uso.

En cuanto a las áreas de mejora, van desde la optimización de procesos, que permite una mejor distribución de los recursos humanos, reduciendo las listas de espera, hasta el uso de tecnologías digitales en Atención Primaria, para ayudar a los médicos a un cribaje correcto: un gran porcentaje de visitas en este nivel asistencial están relacionadas con la salud mental, y debido a un mal cribaje, terminan tratándose con medicamentos y cronificándose, generando unos costes adicionales al sistema de salud.

Otra área especialmente relevante, y en la que no se está poniendo suficiente énfasis, es el envejecimiento poblacional: hay que empezar a plantear y diseñar ya las soluciones que necesitaremos dentro de 10 años. Todo ello se asocia con un área en la que me parece igualmente interesante trabajar: la prevención, en la que el uso de la salud digital es clave.

Dicho esto, creo que la falta de recursos asistenciales no puede ser paliada con el uso de las nuevas tecnologías: es evidente que hace falta aumentar el número de profesionales de la salud mental dentro del sistema público. 

Hay que ofrecer herramientas digitales validadas a los pacientes y formación a los profesionales de la salud para que conozcan y utilicen la e-health.

En línea con lo anterior, ¿cuáles son las principales carencias y/o limitaciones a la hora de utilizar herramientas de e-health en la práctica diaria?

En mi opinión, la principal barrera es la fiabilidad/validez de las aplicaciones. Por el momento, no existe un camino regulatorio estándar que genere suficiente confianza a profesionales y pacientes como para estandarizar el uso de las mismas, lo que también limita la llegada de herramientas a las personas, puesto que la mayoría de los proyectos de investigación no tienen recursos suficientes como para afrontar este apartado. 

Asimismo, en el terreno de la salud mental, una preocupación importante es la privacidad del paciente, y ésta es otra de las principales barreras de acceso con las que se encuentra la e-health.

Actualmente, hay una gran concienciación respecto a la salud mental. ¿Qué sería necesario para que este interés se plasmara en acciones y medidas concretas que se traduzcan en una mejor atención?

Sí, por fin, empieza a tener algo de relevancia, aunque no la suficiente. Durante la pandemia, parecía que la concienciación había venido para quedarse, pero nada más lejos de la realidad. A pesar de esto, es cierto que se ha conseguido subir un escalafón en el grado de concienciación y relevancia. Creo que la evidencia sobre la necesidad está ahí, basta simplemente con ver las noticias, pero esto no ha terminado de traducirse en actuaciones directas.

En cuanto a las medidas concretas, para mí lo principal sería habilitar y formar a un mayor número de profesionales clínicos, aumentando el número de plazas PIR y creando nuevas especialidades que se adecúen a las necesidades actuales (y futuras) a las que nos enfrentamos. Y también la creación/adopción de soluciones e-health gestionadas de forma conjunta a nivel gubernamental que permitan un mejor manejo de los recursos, incluyendo la prevención como una de las áreas principales a tener en cuenta.

Visión holística

Fuiste cofundador y director de investigación de una start up de e-health. ¿Qué balance harías de esta experiencia?

La experiencia de Aimentia Health Tech me permitió materializar parte de mis ideas sobre cómo la salud digital puede servir al mundo de la psicología. Empecé a conocer todo el ecosistema e-health, con el que hasta entonces no había tenido contacto directo. A nivel profesional, me permitió trabajar en el desarrollo de una solución enfocada a la salud mental, ayudando en la identificación de la necesidad y la creación de herramientas digitales para solventarlas. Además, como cofundador, también aprendí muchísimo sobre el mundillo start up y cómo moverme en ese entorno. No descarto volver a ese sector en el futuro. 

El máster universitario de Salud Digital (E-health) me ha permitido tener una visión más holística de la relación entre la persona y la e-health.

¿Por qué te decidiste a cursar el máster universitario de Salud de Digital (E-health) en la UOC?

Por mi interés por la e-health. Mi formación académica estaba centrada en la investigación, y consideré que, para desarrollarme profesionalmente, era necesario adquirir una serie de habilidades y conocimientos que no poseía en ese momento. El máster de la UOC solventaba esas necesidades formativas. 

¿Qué te ha aportado este máster a nivel profesional?

Sobre todo, un conocimiento más específico sobre distintas áreas de la salud digital, no sólo la salud mental. Esto me ha permitido tener una visión más holística de la relación persona-e-health. En esta línea, creo que obtener conocimiento sobre las distintas formas de cocreación y cómo gestionar un proyecto siguiendo esta metodología ha sido realmente beneficioso. 

Otro aspecto relevante ha sido comprender las diferentes tecnologías y cómo éstas pueden contextualizarse en el sector salud. Por ejemplo, el uso de la Inteligencia Artificial y sus implicaciones, tanto positivas como negativas. Además, esto me ha permitido obtener un mayor conocimiento de cómo diferentes tecnologías disruptivas pueden terminar implicándose en la salud. 

En sentido estrictamente laboral, actualmente trabajo en estrecha relación con grupos de investigación que generalmente presentan soluciones de e-health y sin duda, los conocimientos que he adquirido en el Máster son relevantes en mi día a día.

¿Cómo describirías tu experiencia como alumno de la UOC? 

Ha sido enormemente positiva, hasta el punto de que ahora estoy cursando otra carrera (Antropología), también en la UOC. A pesar de ser una universidad on-line, en ningún momento me sentí “no acompañado” por el profesorado. Es más, siempre que tenía alguna duda les escribía y me respondían rápidamente.

¿Qué aspectos destacarías?

Tal vez uno de los aspectos más relevantes sean los materiales, ya que ofrecen el conocimiento suficiente para comprender lo que está planificado en cada módulo. Otro aspecto positivo es el hecho de tener el calendario de entregas ya visibles desde el momento en que se abren las aulas, lo que te permite organizar el trabajo de la forma que mejor te convenga. A todo esto hay que unir la flexibilidad horaria de la que dispones.

Finalmente, ¿cuáles son tus planes formativos/profesionales de futuro? ¿Tienes previsto nuevos proyectos en el contexto de la e-health

Por el momento, el único plan formativo que tengo previsto en este campo es la realización del doctorado en un proyecto de e-health en salud mental, ya que me gustaría volver a retomar el contacto con la investigación y el diseño de soluciones. Realmente, me gustaría implementar el proyecto que diseñe durante el trabajo final de máster en la UOC, ya que creo que podría adecuarse a las necesidades que hay ahora mismo en la sociedad. Estoy contento con el trabajo que estoy desempeñando en la xarxa TECSAM, ya que me parece un proyecto muy interesante y con un gran potencial para ayudar a acercar soluciones innovadoras, gran parte de ellas de salud digital, a las personas que más lo necesitan.

eHealth Center de la UOC

El eHealth Center es un centro académico abierto al mundo que quiere capacitar y empoderar al ciudadano y a los profesionales mediante las tecnologías para que lideren el cambio de paradigma en salud. Se centra en las personas y se basa en la investigación, la formación y el asesoramiento para contribuir al progreso y al bienestar de la sociedad.

(Visited 93 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora colaboradora experta en temas de Salud
Comentarios
Deja un comentario