Cinco conceptos para entender el nuevo paradigma de salud planetaria

16/02/2022
Foto: Greg Rosenke en Unsplash.

La salud planetaria se ha definido como la consecución del nivel máximo de salud, bienestar y equidad en todo el mundo respetando los límites de los sistemas naturales de la Tierra mediante la integración de varios sistemas humanos (políticos, económicos y sociales). Es un concepto relativamente nuevo, pero que, dado el contexto de emergencia climática y ambiental en el que nos encontramos, en poco tiempo ha adquirido una gran relevancia.

Durante el último siglo, la humanidad ha hecho grandes progresos en la mejora de la salud y el bienestar de la sociedad a escala global. Lo vemos, por ejemplo, en la reducción de la mortalidad infantil, el aumento de la esperanza de vida y la disminución de la pobreza. Paradójicamente, estas mejoras se han conseguido mediante la explotación de los recursos naturales a un ritmo sin precedentes, de manera que se ha comprometido la salud y el bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Sin duda, adoptar un enfoque de salud planetaria en nuestra sociedad es primordial para hacer frente a los grandes retos de la crisis ambiental y climática, puesto que nos permitirá seguir mejorando la salud de las personas dentro de los límites sostenibles del planeta.

A continuación, compartimos cinco conceptos para entender el nuevo paradigma de salud planetaria. ¡Toma nota!

1. Antropoceno

Antropoceno es el nombre de una nueva era geológica que se caracteriza por ser la época en que las actividades humanas tienen un impacto profundo en los ecosistemas. En general se toma la Revolución Industrial como fecha de inicio del Antropoceno, aunque el efecto de los humanos sobre el planeta se ha ido intensificando a partir de mediados del siglo xx.

Durante este periodo ha aumentado el calentamiento global y la extinción de especies, se ha incrementado el consumo de energía y de recursos naturales y se han producido grandes cantidades de residuos como, por ejemplo, el plástico. Todo esto está teniendo un impacto irreversible en las condiciones climáticas y la biosfera, y representa un reto sin precedentes para el futuro de la humanidad.

2. Pérdida de la biodiversidad

La pérdida de biodiversidad es uno de los problemas medioambientales más graves de hoy en día. Hace referencia tanto a la extinción de especies en todo el mundo como a la reducción o pérdida local de especies en un determinado hábitat.

Este fenómeno tiene efectos negativos sobre la salud humana por diferentes vías, a saber: favorece la aparición de nuevas enfermedades infecciosas, pone en riesgo la seguridad alimentaria, influye en el bienestar físico y emocional de las personas y compromete el acceso y el descubrimiento de medicamentos nuevos.

3. Crisis climática

La crisis climática es la alteración del clima a causa de la actividad humana. La concentración de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera hacen que aumente la temperatura del planeta. Esto no solo comporta un calentamiento global, sino que también influye en otros aspectos del clima, lo que acaba alterando el funcionamiento de varios sistemas naturales.

La crisis climática afecta a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, como las inundaciones de terrenos costeros, el crecimiento de la intensidad de las tormentas, el aumento de sequías o las olas de calor. Estos efectos ya tienen una repercusión en todas las regiones del mundo y suponen un riesgo muy importante para la salud humana.

El cambio climático tiene efectos directos sobre la salud, como la muerte por olas de calor o fenómenos climáticos extremos, o el incremento del riesgo de sufrir enfermedades. Pero también tiene efectos indirectos sobre la salud de las personas, más difíciles de predecir y de cuantificar, como los causados por el cambio de patrones de enfermedades transmitidas por vectores, la contaminación, la pérdida de productividad de los cultivos, la falta de recursos hídricos, o por el incremento de conflictos violentos o migraciones que se producen cuando hay escasez de recursos.

4. Sistemas alimentarios sostenibles y saludables

Se entiende como sistemas alimentarios sostenibles y saludables aquellos que garantizan la seguridad alimentaria y la nutrición de todas las personas sin poner en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales para las futuras generaciones. Tener en cuenta qué alimentos incluimos en la dieta no solo repercute en la salud de las personas, sino también en la salud del planeta.

Como consumidores podemos hacer muchas cosas para conseguir que nuestra alimentación sea más sostenible y saludable: consumir productos ecológicos, locales, de temporada y mínimamente procesados; aumentar el consumo de frutas y hortalizas; eliminar o reducir el consumo de carne y productos de origen animal; planificar las comidas y aprovechar las sobras de comida para evitar el derroche alimentario.

5. Urbanización

La urbanización es el crecimiento de las zonas urbanas a consecuencia del desarrollo de la sociedad y de la expansión de los modos de vida urbanos. Se trata de un proceso único que ha tenido lugar en las últimas décadas.

A principios del siglo xxi, por primera vez en la historia de la humanidad, más del 50 % de la población vive en ciudades. Se trata de una tendencia al alza y se estima que este porcentaje será del 70 % a mediados de siglo.

La urbanización es la fuente del 75 % de las emisiones de gases de efecto invernadero y una importante impulsora de los cambios de usos del suelo. Aun así, las ciudades también ofrecen oportunidades para reducir el impacto medioambiental: distancias de viaje cortas, menor espacio vital per cápita o eficiencia en el suministro de bienes y servicios.

Máster universitario de Salud Planetaria

En este contexto, la salud planetaria emerge como un nuevo campo científico y profesional orientado a promover cambios profundos en nuestras sociedades para continuar mejorando la salud de la humanidad dentro de los límites sostenibles del planeta.

Por ello, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación «la Caixa», ofrecen un nuevo máster universitario de Salud Planetaria desde el mes de octubre de 2021.

Este máster interuniversitario, único entre las titulaciones oficiales y propias de máster del mundo, tiene como objetivo proporcionar una formación interdisciplinaria y transdisciplinaria, a distancia, a profesionales de diferentes áreas de conocimiento con el fin de capacitarlos para analizar los riesgos que la crisis ambiental y climática global plantea para la salud humana, evaluar sus posibles impactos y proponer soluciones de adaptación y mitigación.

(Visited 31 times, 1 visits today)
Autores / Autoras
Cristina O'Callaghan-Gordo
Profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC e investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Directora del máster de Salud Planetaria de la UOC, la UPF e ISGlobal
Editora de contenidos de los Estudios de Ciencias de la Salud y de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.
Comentarios
Deja un comentario