Fundamentación religiosa del Egipto faraónico

25 de octubre de 2016

El antiguo Egipto, como todas las civilizaciones de la Antigüedad, excepto la Grecia y la Roma clásicas, es una Sociedad de discurso mítico-religioso (homo religiosus). En cambio, nuestra sociedad moderna occidental, heredera de Grecia y Roma, es una sociedad de discurso lógico-científico (homo logicus). Es decir, cuando nos enfrontamos al estudio, en este caso, de la religión y de la cultura egipcias, no tan sólo debemos hacer un salto cronológico, sino también un salto discursivo: desde un pensamiento lógico, el logos, debemos entender un pensamiento mítico, propio del mythos.

Naos sancta sanctorum del Templo de Dfu
Naos sancta sanctorum del Templo de Dfu

Esta divergencia ontológica puede provocar, como ya pasó a inicios de la Egiptología y hasta hace pocos años, que al leer los textos del antiguo Egipto pensemos que las creencias egipcias eran un cúmulo de contradicciones y contrasentidos. Es evidente que se trata de una falta de comprensión por parte nuestra, un juicio de valores propios que nada tiene que ver con la realidad estudiada. Así pues, debe tenerse en cuenta esta alteridad y hacer un esfuerzo mental para entender al otro. Tenemos que ser capaces de encontrar les claves de lectura que nos permitan comprender esta otra lógica que rige el discurso egipcio.

Precisamente éste es el primer objetivo de esta asignatura, la finalidad general de la cual es describir los fundamentos espirituales e ideológicos que explican la cultura egipcia. Atendido que, como queda dicho, el antiguo Egipto es una sociedad de discurso mítico-religioso, estos fundamentos deben buscarse en la religión. En Egipto, política, religión, magia, piedad personal, comportamiento cotidiano… son ámbitos íntimamente relacionados. Por eso, no se puede entender, por ejemplo, el poder político de los faraones desligado de su condición ontológica de divinidades. El factor religioso lo empapa todo, y de aquí que hablemos de los “fundamentos religiosos” de esta civilización.

Vista aerea del Templo de Rameses III en Medinet Habu
Vista aérea del Templo de Rameses III en Medinet Habu

La asignatura comporta tres bloques temáticos y de actividad. El primero versa sobre las creencias religiosas y los espacios rituales en el antiguo Egipto. Tras una necesaria introducción a la teoría de la religión en general, indispensable para adentrarnos en el complejo mundo de las creencias religiosas egipcias, se darán a conocer los rasgos definidores de la religión egipcia. Esto dará paso al primer tema específico de la asignatura: los espacios rituales, es decir, los templos.

El segundo bloque está dedicado a una de las figuras principales de la civilización egipcia: el rey (o faraón). El alumno se introducirá en las concepciones egipcias de la realeza y en la figura del monarca: un agente “catalizador” universal, punto de encuentro entre la esfera profana y la esfera sagrada, es decir, entre el mundo humano y el divino. Si se pretende hacer una historia del antiguo Egipto, comprender esta figura es fundamental, ya que, religión y política no se entienden la una sin la otra.

Finalmente, en el tercer bloque se hará una aproximación a otro de los temas principales para sumergirnos en la religión del antiguo Egipto: la concepción egipcia de la divinidad. No se tratará de hacer una “catálogo” de divinidades, que sería del todo ineficaz ya que caeríamos en la trampa de la diferencia de discursos, sino que se intentará entender cuál es el concepto de dios o dioses y cuál era su funcionamiento.

Marc Orriols Llonch (UAB) , docente de la asignatura

(Visited 12 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Máster universitario online la Mediterránea antigua.
Comentarios
Deja un comentario