Despacho 42: El potencial de la IA para la medicina personalizada o de precisión

24 noviembre, 2022
Foto: Freepik.

¡Nuevo episodio del podcast Despacho 42! En esta ocasión los profesores César Córcoles y Daniel Riera y la profesora Susanna Tesconi conversan con María José Rementeria y Àtia Cortés, investigadoras de la Social Link Analytics Unit del Barcelona Supercomputing Center (BSC-CNS). Una conversación imperdible sobre inteligencia artificial (IA), medicina personalizada o de precisión, sesgos algorítmicos y ética de la tecnología. Puedes escuchar el episodio entero aquí:

Investigación científica en ciencias de la vida

El Barcelona Supercomputing Center (BSC-CNS) es un centro nacional de supercomputación conectado a la red europea de supercomputación y a la red nacional de supercomputación. Sin embargo, en las instalaciones del BSC-CNS también se hace investigación científica. “Hay cuatro departamentos de investigación científica: computación, ingeniería, clima y ciencias de la vida”, explica María José Rementeria, directora de la Social Link Analytics Unit del BSC-CNS. Y añade: “En el departamento de ciencias de la vida, que es donde se encuentra la Social Link Analytics Unit del BSC-CNS, nos dedicamos a la medicina personalizada o de precisión”. 

Ahora bien, ¿qué es la medicina personalizada o de precisión? “Es la medicina del futuro que ya está aquí. Hasta ahora tenemos una medicina generalista: vamos al médico y el tratamiento es el mismo para todas las personas, independientemente de su situación personal, historia clínica, género, etc. Lo que se quiere hacer con la medicina personalizada es dar los tratamientos más adecuados para cada persona en función de su información genética, historia clínica y hábitos de vida”, relata María José. Y añade: “Con base a estos grandes conjuntos de datos es cómo se calcula el perfil de una persona o posible paciente, a través del cual se puede determinar o identificar posibles enfermedades, siempre y cuando estén asociadas a la parte genómica, y asignar el tratamiento más adecuado”. 

La medicina personalizada tiene el objetivo de dar los tratamientos más adecuados para cada persona en función de su información genética, historia clínica y hábitos de vida.

La medicina personalizada es una medicina basada en los datos del conocimiento médico y científico que existe, y desde el departamento de investigación en ciencias de la vida del BSC-CNS se utiliza el superordenador MareNostrum para hacer todos los cálculos del perfil de salud de una persona. 

Enlace entre el mundo científico y la sociedad

La Social Link Analytics Unit es una unidad dentro del departamento de investigación en ciencias de la vida que hace de enlace entre el mundo científico y la sociedad. “Tenemos dos objetivos principales: por un lado, explicar a la sociedad lo que se está haciendo desde la medicina de precisión y, por el otro lado, recoger las inquietudes, dudas, problemas de la sociedad para trasladarlos al mundo científico”, relata María José. “Las personas tienen que entender bien qué es la medicina personalizada y de precisión y cuáles son sus principales beneficios para que esta disciplina sea aceptada por la sociedad”, añade. 

Nuestro objetivo es explicar a la sociedad lo que se está haciendo desde la medicina personalizada y de precisión.

Precisamente, una de las principales líneas de investigación de la Social Link Analytics Unit es la desinformación. “Tenemos un proyecto europeo sobre desinformación con fact-chekers: trabajamos con periodistas y otras universidades para identificar la desinformación y descubrir cómo se produce con el objetivo de atajarla o mitigarla porque produce muchos problemas, sobre todo la desinformación vinculada a temáticas de salud”, asegura María José. Y añade: “Trabajamos para identificar patrones y perfiles para descubrir cómo se producen las campañas de desinformación y qué técnicas se utilizan con el objetivo de dar herramientas a los fact-checkers para que puedan hacer su trabajo de manera más ágil y efectiva”. 

Representación de la mujer y sesgos de género en el ámbito científico

Desde la Social Link Analytics Unit también se investiga sobre género y ciencia en el marco del programa Bioinfo 4 women. “A través de esta iniciativa damos soporte y ayuda a la mujer investigadora para que llegue a los puestos de responsabilidad para que haya diversidad a todos los niveles. Creemos que es una manera de conseguir cambiar la perspectiva de cómo se hacen las cosas”, explica María José. No obstante, además de trabajar en el apoyo de la mujer, desde la unidad también se busca crear redes internacionales de apoyo y se trabaja en una línea de investigación propia en este ámbito

Àtia Cortés es la coordinadora de la línea de investigación sobre género y ciencia de la Social Link Analytics Unit. Esta investigación se centra en dos problemáticas. La primera de ellas es la poca presencia de las mujeres en los ensayos clínicos de los medicamentos. “En los últimos años, en el ámbito de la medicina generalista se han detectado malas prácticas porque muchas veces las mujeres no están incluidas en los ensayos clínicos de los medicamentos. Esto conlleva graves consecuencias, como los efectos secundarios a la hora de crear nuevos medicamentos o el poco conocimiento sobre la salud de la mujer, lo que hace que sea más difícil detectar una enfermedad y sus características de manera preventiva”, relata Àtia. 

El objetivo del programa Bioinfo 4 women es que la mujer investigadora llegue a los puestos de responsabilidad para que haya diversidad a todos los niveles.

Por otro lado, la segunda problemática es el desajuste en los datos que utiliza la IA para avanzar en la medicina de precisión. “Los datos no están representados de manera equilibrada entre mujeres y hombres. Ante esta situación, desde la unidad estudiamos estrategias para poder identificar y mitificar este tipo de sesgos que se acaban generando en el mundo de la salud”, asegura Àtia. Y añade: “Hay sesgos que se pueden dar a la hora de construir los conjuntos de datos que vas a utilizar para entrenar el algoritmo basado en IA, pero también hay otro tipo de estrategias que se pueden aplicar más a lo largo del ciclo de diseño o desarrollo de la tecnología que pueden ayudar a mejorar o generar buenas prácticas de cómo realizar esta investigación y desarrollo de la tecnología: tener equipos multidisciplinares, escuchar a diferentes colectivos menos representados, tener una supervisión en todo momento de cómo se están desarrollando las cosas e ir comparando el tipo de resultados que se obtienen por decisiones tomadas por humanos y por las máquinas para ver en qué momento una actúa mejor que la otra y a partir de ahí ver de qué manera podemos mejorar la otra con base a lo que se está aprendiendo”. 

Àtia lamenta que “en general se habla mucho de que la inteligencia artificial está sesgada”. “Esta idea hay que quitarla: no es la IA en sí que está sesgada, sino los datos y el mundo en el que vivimos. Pero utilizando las herramientas correctas y haciendo un buen uso de ellas, la IA puede ayudar a reducir las desigualdades y en el campo de la medicina tiene muchas posibilidades que ya se están empezando a ver hoy en día”, concluye. 

Enlaces del episodio

(Visited 20 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Editora de contenidos de los Estudios de Ciencias de la Salud y de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.
Comentarios
Deja un comentario