¿Qué es la bioinformática y cuáles son sus salidas profesionales?

21 junio, 2022
Bioinformática

La bioinformática no es ajena a nadie, por novedoso que suene el concepto. Desde el inicio de la pandemia, hay algo que cada día hemos escuchado: datos sobre la COVID-19, una información que ha sido posible obtener gracias a la investigación, el desarrollo y la aplicación de herramientas informáticas para manejar los datos biológicos. En otras palabras: todas las cifras que llevamos más de dos años escuchando en referencia al coronavirus se han obtenido gracias a la bioinformática.

Pero no confundamos conceptos. La bioinformática va mucho más allá de la gestión de datos. De hecho, concretamente, se trata de una disciplina que combina los conocimientos y técnicas de la biología con las herramientas de la informática y la computación, un combinado de conocimiento y tecnología que será clave para el futuro de la ciencia.

De las proteínas al… big data

A pesar de su implicación tecnológica, la bioinformática no es un campo nuevo. Su nacimiento se sitúa en los años 60, con el uso de herramientas computacionales para analizar secuencias de proteínas. Su evolución ha ido estrechamente ligada a la biología, el descubrimiento del ADN y, por supuesto, a los avances propios de la informática.

El crecimiento de la bioinformática tiene su momento cumbre en 2004, cuando se logró la secuenciación del genoma humano tras 15 años de trabajo y un coste de 3000 millones de dólares. Desde aquel momento, la bioinformática creció de forma exponencial y, gracias al desarrollo tecnológico, se pueden descifrar genomas humanos individuales en pocas horas, un hecho que evidencia la gran cantidad de datos diarios que se manejan en este campo.

En este contexto, podemos afirmar que el objetivo de la bioinformática es usar la evolución tecnológica para adquirir, almacenar, organizar, analizar, manipular y difundir los datos biológicos y, así, hacer posible su mejor comprensión. La gran cantidad de datos que de ello se deriva hace imprescindible aunar el concepto de bioinformática con el de big data, una combinación sin precedentes que ha revolucionado por completo el ámbito de la investigación.

Ejercer en bioinformática, una opción de futuro

El mercado de la bioinformática está en plena evolución y esta tendencia continuará los próximos años. Así se deduce del informe Bioinformática Market by Product & Service, publicado por MarketsandMarkets™, que apunta que la tasa de crecimiento anual del mercado de la bioinformática durante los próximos años será del 15,2%, pasando de un volumen de facturación mundial de 10700 millones de dólares en 2021 a 21800 millones de dólares en 2026.

Indudablemente, la COVID-19 impulsó de forma nunca vista la bioinformática, haciendo posible comprender el progreso del virus en poco tiempo. A pesar de ello, ya en 2019, Ana Ripoll, Presidenta de la asociación Bioinformatics Barcelona, comentaba en una entrevista que la bioinformática estaba “revolucionando la biología”, y que sus efectos “se hacen notar en campos como la medicina, la agricultura y las ciencias medioambientales”.

En este contexto, la demanda de profesionales relacionados indirectamente con la bioinformática (pero directamente con el big data) también aumenta. El informe de Randstad sobre los perfiles más demandados del 2022 destaca, dentro del ámbito tecnológico, el puesto de analista de datos, una profesión con alta ocupación y, además, con un rango de sueldo que oscila entre los 45.000€ y los 65.000€.

Salidas profesionales de la bioinformática

Los datos están en auge. De hecho, algunos expertos como Martin Hilbert, académico de la Universidad de California y experto en redes digitales, han llegado a afirmar que “los datos son el nuevo petróleo” y, en este contexto, la industria de los datos abre un abanico enorme de oportunidades en el mercado laboral para los profesionales de la bioinformática.

La genómica es, posiblemente, uno de los campos en qué la bioinformática tiene mayor peso, ya que la obtención, análisis y comprensión de datos es clave para su desarrollo. De igual manera, las profesiones relacionadas con la inteligencia artificial también precisarán de expertos en bioinformática, una muy buena noticia teniendo en cuenta que solo en 2020,  los puestos de trabajo en inteligencia artificial y ciencia de datos aumentaron un 64%.

A grandes rasgos, se puede afirmar que los sectores de ocupación de la bioinformática están relacionados con las principales aplicaciones de esta disciplina, que se dividen en campos cuantitativos en bioinformática y bioestadística, experto en análisis estadístico de problemas bioinformáticos y analista de datos.

Con estas capacidades, los profesionales de la bioinformática pueden aportar sus conocimientos a muchos tipos de empresas, entre las que destacan las farmacéuticas, las vinculadas a la industria alimentaria, los centros de investigación, los centros hospitalarios y de salud, los laboratorios químicos o de biocomputación o las empresas biotecnológicas, entre otros.

Estudia un máster en bioinformática online ¡y prepara tu futuro!

Si eres una persona apasionada de la biología, las matemáticas, la informática o la inteligencia artificial, estudiar bioinformática es un paso profesional que puede llevarte muy lejos. Transformar datos en conocimiento es posible con una buena formación, y el hecho de estudiar un máster en Bioinformática y Bioestadística en la UOC te permite hacerlo, además, de una forma innovadora que impulsará tu futuro laboral.

Este máster, que es interuniversitario entre la UOC y la UB, es el único máster en España que ofrece una formación completa tanto en bioinformática como en bioestadística, permitiéndote obtener un conocimiento suficiente para poder ejercer en cualquiera de los dos ámbitos.

Además, una gran parte del temario del máster en Bioinformática y Bioestadística de la UOC puede personalizarse según tu interés, y así profundizar en temas como la biología molecular y biología estructural, el diseño y análisis de experimentos, el análisis de supervivencia o multivariante, o el aprendizaje automático (machine learning).

Con el objetivo de acercar a los estudiantes a la realidad laboral del sector, el máster en Bioinformática y Bioestadística de la UOC hace que los alumnos y las alumnas trabajen con las mismas tecnologías y herramientas que los profesionales de este ámbito. Así, te introducirás en el uso avanzado de bases de datos, la programación en R o Python, o programas especializados como MEME, BIOMART o GENEID.

El enfoque práctico de este máster en Bioinformática y Bioestadística online es una constante durante toda la formación. Además, la UOC te ofrece la posibilidad de realizar una asignatura de prácticas para tener tu primera experiencia profesional en el sector y que veas cómo será tu futuro laboral cuando ya seas un profesional de la bioinformática. ¿Puedes imaginarlo? 

(Visited 19 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora de contenidos.
Comentarios
Deja un comentario