Eleonora Esposito: “Las políticas en España reciben una enorme cantidad de amenazas de muerte y violación dirigidas a ellas, a sus familiares y a sus hijos”

29 November, 2023
Eleonora Esposito, experta en violencia de género

Eleonora Esposito es investigadora del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra y experta nacional destacada en la Dirección General de Redes, Contenidos y Tecnología de Comunicaciones (DG Connect) de la Comisión Europea, donde trabaja en la aplicación de la nueva Ley de Servicios Digitales (DSA).  De 2021 a 2023 fue investigadora en el Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE) y directora de proyecto sobre violencia cibernética contra mujeres y niñas en la UE. Como becaria de investigación Marie Skłodowska-Curie (2019-2021), investigó la ciberviolencia contra las mujeres en la política como un desafío cada vez más profundo a la igualdad de género y la democracia. El suyo es un trabajo que explora las intersecciones entre género, política y medios en diferentes contextos globales.

En el seminario en línea de la UOC “Ciberviolencia de género contra mujeres políticas” destacas que es “un fenómeno tecnosocial”. ¿Qué quiere decir?

Significa que las formas de violencia en línea reproducen y amplían las mismas relaciones sociales del mundo real. La misoginia digital existe porque existe la misoginia en nuestra sociedad y lo mismo se aplica al racismo, al capitalismo, a la homofobia… 

A menudo la esfera virtual se percibe todavía un mundo sin ley, como un salvaje Oeste. Las formas de violencia online contra las mujeres hoy se consideran todavía un fenómeno insignificante y sin un impacto real. Se le da un carácter juvenil, inofensivo, una broma divertida, un juego inocente… Cuando en realidad es una forma de acoso sexual. 

Pese a ese carácter “inofensivo” con el que se ha tratado en los últimos tiempos, ¿están aumentando estos delitos?

Tras la pandemia, diversos estudios nos han dicho que el distanciamiento social aumentó las formas digitales de violencia contra las mujeres y contra los niños: el acoso en línea, la pornografía no consentida y la pornografía infantil. Esto nos lleva a pensar que hay un efecto sustitución de la violencia en el mundo físico al online.

Aunque las personas de todos los géneros pueden experimentar violencia y abuso en línea, el abuso experimentado por las mujeres es distinto tanto en extensión como en impacto y las mujeres jóvenes están particularmente expuestas.

Por ejemplo, en unos experimentos en una sala de chat con nombres de usuarios femeninos y masculinos falsos, mientras que los usuarios con nombres femeninos recibían un promedio de 100 mensajes sexualmente explícitos o amenazantes al día, los hombres solo recibían 3,5 de esos mensajes por día. 

Por otro lado, el odio hacia las mujeres es casi siempre de naturaleza sexista o misógina, y las amenazas de violencia en línea contra las mujeres a menudo se sexualizan e incluyen referencias específicas al cuerpo de la mujer. El objetivo de la violencia y el abuso es crear un entorno en línea hostil para las mujeres a fin de avergonzarlas, intimidarlas, degradarlas, menospreciarlas o silenciarlas.

¿Está normalizada en nuestra sociedad esta violencia?

Sí, la violencia está tan normalizada que las mujeres muchas veces no nos damos cuenta de que es una forma de acoso sexual puro y duro. No tienes claro cuáles son tus derechos si eres víctima de violencia digital, cuál es el derecho también a la seguridad en la Red. La diferencia entre la violencia online y offline es muchas veces una cuestión de percepción.

Los estudios han demostrado que el acoso perpetrado en el entorno físico es un fuerte indicador del acoso cibernético y que, por el contrario, el acoso que comienza en línea puede continuar en el mundo físico o conducir a la perpetración de otras formas de violencia cibernética. Por ejemplo, obtener información personal sobre mujeres y niñas puede permitir que un agresor cumpla otras acciones violentas, como compartir los datos personales de la víctima en línea (un fenómeno conocido como doxing), distribuir imágenes o videos sin consentimiento, chantajear o amenazar a la víctima.

La violencia está tan normalizada que las mujeres muchas veces no nos damos cuenta de que es una forma de acoso sexual puro y duro. No tienes claro cuáles son tus derechos si eres víctima de violencia digital, cuál es el derecho también a la seguridad en la Red.

¿Hay una falta de datos para evaluar el impacto de esta ciberdelincuencia?

Hay una falta significativa de datos completos, desagregados, comparables y de buena calidad. Las fuentes de datos y los métodos para obtenerlos varían ampliamente. 

La falta de notificación contribuye a la falta de datos completos y comparables sobre la magnitud del problema. Las víctimas no siempre creen que las autoridades tomarán en serio sus casos y, en consecuencia, deciden no denunciar.

¿Qué forma adquiere en la Red?

Clasificar las formas de ciberdelincuencia es muy difícil. Primero, porque es un mundo en evolución, y las nuevas tecnologías inevitablemente darán lugar a diferentes y nuevas manifestaciones de violencia en línea. Muchas podrían verse como extensiones en línea de formas de violencia perpetradas en el mundo físico (como el acoso en el mundo físico y el acoso cibernético). Sin embargo, también debemos reconocer que el elemento online puede amplificar la escala de violencia y provocar impactos y daños diferentes.

Además, hay una amplia gama de herramientas o vehículos para perpetrar violencia cibernética, incluidas plataformas de redes sociales, aplicaciones de mensajería, sitios de debate, videojuegos en línea. Si consideramos la violencia facilitada por la tecnología (technology-facilitated violence), esto se extiende más allá para incluir los dispositivos del internet de las cosas (internet of things) y otras tecnologías digitales, como el stalkerware, un software de monitoreo o el spyware, que se utiliza para el acoso cibernético, por ejemplo.

¿Y cuáles serían los delitos que más se cometen? 

Las principales formas de cibersexismo en las redes son el discurso de odio por razones de género y orientación sexual (casi un 30% de los casos), el doxing (la divulgación en línea de datos personales), las amenazas directas de violencia, el ciberacoso, la difusión de información falsa, la usurpación de la identidad, la incitación a la violencia misógina…

La representación sexualmente explícita, la difusión pública de contenidos sexualmente explícitos sin el consentimiento de la víctima, la recepción de contenidos sexualmente explícitos y de invitaciones para ver vídeos o mensajes indecentes son formas de ciberviolencia que se dirigen casi exclusivamente a las mujeres

Si hablamos de la violencia contra las mujeres políticas de nuestro país, ¿hay alguna de estas formas que tenga una mayor presencia?

Los resultados de mi investigación muestran que las mujeres en la política son objeto de una amplia gama de odio, por lo que es difícil crear una taxonomía exhaustiva.

Los ataques caen en un paradigma de estereotipos de género, ya que se culpa a las mujeres por ser demasiado emocionales para estar en política o se las percibe como demasiado arrogantes cuando dicen lo que piensan.

Muchas veces la presencia de mujeres en política se explica como resultado de un intercambio de favores sexuales y no de sus capacidades. Sus cuerpos reciben mucha atención y normalmente son atacados por ser demasiado gordas o demasiado masculinas.

Reciben también una enorme cantidad de amenazas de muerte y violación dirigidas a sus familiares y a sus hijos. Una de las estrategias más comunes es la manipulación de la imagen, retocar mensajes o cuerpos de mujeres de forma sexual y degradante.

Muchas veces la presencia de mujeres en política se explica como resultado de un intercambio de favores sexuales y no de sus capacidades. Sus cuerpos reciben mucha atención y normalmente son atacados por ser demasiado gordas o demasiado masculinas.


No te pierdas la ponencia de Eleonor Esposito, organizada por el máster universitario en Derechos  Humanos, Democracia y Globalización i la Unidad de Igualdad de la UOC.

 

(Visited 95 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista
Comentarios
Deja un comentario