El metaverso, una realidad en proceso de despegue

31/01/2023

Expertos en telecomunicaciones, sistemas financieros y derecho concluyen que este nuevo entorno digital está “por construir” pero que supondrá una nueva manera de entender las relaciones virtuales y un desafío ético y normativo.

Los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC organizaron un webinar que analizó las oportunidades de tipo comercial, financiero y patrimonial que tiene Europa en este nuevo universo digital aún por explorar.

Como una idea por desarrollar o un universo por construir. Así definen los expertos el metaverso, el tema planteado en el webinar ‘El metaverso a debate… ¿mito o debate?’ que organizó los Estudios de Derecho y Ciencia Política, de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), el pasado mes de noviembre y que se puede ver online. Una experta en telecomunicaciones, otra en sistemas financieros y un especialista jurídico en nuevas tecnologías mostraron sus opiniones en el encuentro sobre este nuevo entorno digital que, según concordaron, está aún en desarrollo y supondrá nuevas oportunidades para Europa. La profesora de la UOC Vanessa Jiménez fue la conductora del webinar, en el que todos auguraron un camino por recorrer en el que ya trabajan empresas e instituciones y en el que los ciudadanos también tienen algo que decir.

La co-fundadora y CEO en Big Onion & Chief Strategy Officer de la Mobile World Capital, Montse Guardia Guell, apuntó a que el cambio que supondrá para el usuario el metaverso será el de combinar “espacio físico y digitalización”. “Tendremos una ciudad sensorial, en la que entremos en una tienda del barrio, pero recibiremos una llamada en la que se presentará holográficamente una persona”, avanzó. Para ello, es necesario avanzar, dijo, en la investigación de materiales como se ha hecho en las últimas décadas. “Cuando éramos jóvenes no podríamos haber imaginado que podríamos estar hablando a través de una pantalla en tiempo real con distancia física”, ejemplificó. La directora de la Unidad de Asesoramiento Financiero del Departamento de Finanzas del Gobierno de Irlanda, Mai Santamaría, añadió que, a día de hoy, los equipamientos de realidad aumentada aún son difíciles de “aguantar físicamente” durante mucho tiempo, a lo que el abogado senior IP/IT en el despacho Pérez-Llorca, Diego de la Vega, recordó cómo el ferrocarril también supuso una experiencia sensorial molesta en sus inicios que ahora está asumida. “El creador de la web ha dicho que, después de pasar por la web 2.0 y por la 3.0 y ahora hay que devolver la web a los ciudadanos, descentralizarla”, apuntó Santamaría.

La manera de acceder al metaverso es, para los ponentes, una de las diferencias con la web actual. “Ahora existe una necesidad de autenticación, de que alguien me dé permiso para entrar, pero tenemos que desarrollar un hardware con el que podremos entrar de manera única e intransferible, con un avatar que será nuestra representación física”, auguró Guardia, a lo que Santamaría planteó si en el metaverso los ciudadanos serán ellos mismos. “¿Qué significará la identidad digital? ¿Tendré que pagar impuestos? A lo mejor quiero ser otra persona, como en los videojuegos”, se preguntó la experta financiera, que coincidió con la especialista en telecomunicaciones en que aún falta esa “llave del hardware” que permitirá el acceso a ese nuevo mundo y en la que habrá que también asumir la “responsabilidad única de lo que hacemos”.

 

¿Necesidad de nueva regulación?

Con respecto a la regulación del metaverso, los tres coincidieron en que no es necesario hacer nuevas normativas por ahora. “Hay un incipiente debate jurídico, pero en realidad ya funcionan los NFT y generan tráfico comercial y legal y hay implicaciones muy claras”, expuso el abogado, que considera que las “realidades” que se darán ya existen y tienen amparo normativo, como el derecho a la intimidad o al honor o la propiedad intelectual. Mai Santamaría se mostró de acuerdo en que el objeto de las normas son los “riesgos”, al margen del lugar o el objeto o servicio, y también considera que los NFT son un buen ejemplo de ello. “No es que sea algo nuevo, son un activo, pero digital y, si lo empiezas a intercambiar, es una actividad regulada por los servicios financieros”, apuntó. Guardia ejemplificó en qué podría derivar en el futuro esta situación: “En el mundo digital no hay fronteras, pero tampoco las había cuando empezamos a volar en el espacio aéreo y ahora sí que tenemos una regulación”. También coincidieron los ponentes en que un antecedente de lo que podría pasar será la normativa europea MICA, que afecta a las criptomonedas, y en la que se mostraron expectantes de cómo se aplicará.

Sobre la relación entre la programación y el derecho, el abogado sostiene que tecnología y leyes son cuestiones distintas y que se tienen que forzar “alianzas”, añadiendo “sensibilidad” del sector jurídico hacia el mundo tecnológico. Mencionó como buen ejemplo los smart contracts y su aplicación práctica en la devolución automática del coste de un billete si un tren llega tarde. “Son bastante antiguos y funcionan; si lo llevas al metaverso, las aplicaciones pueden ser maravillosas”, apostilló, recordando que ya se utilizan para las comisiones artísticas en los NFT del mundo cultural y audiovisual. A nivel financiero, la experta también defendió este sistema y el hecho de que “cuando hay un contrato o una actividad entre humanos, tenemos una base de reglamento y leyes que serán útiles durante muchos años”. La especialista en telecomunicaciones considera que habrá que “ampliar” la visión del derecho y de los modelos de negocio, pero rememoró cómo han cambiado en las últimas décadas otros sistemas de intercambio. “Cambiamos el patrón oro, utilizamos la banca online y le damos valor a un token; el modelo de compra-venta está por escribir”, finalizó.

 

La Unión Europea, hacia la soberanía tecnológica

Otro punto en común de los expertos en el webinar fue alabar la iniciativa de la Unión Europea (UE) con respecto al metaverso. Según Santamaría, la estrategia que está componiendo tiene la intención de obtener la “soberanía tecnológica” en el futuro ya que no la posee en otros campos. “Las tarjetas con las que compramos, Mastercard y Visa, son estadounidenses y tienen nuestros datos, así que Europa ha perdido esa batalla pero se ha dado cuenta de que podemos empezar a trabajar juntos para que no nos vuelva a pasar”, aseveró, añadiendo que los pasos institucionales darán “fuerza” a bancos y empresas de la comunidad para ser “motores de cambio”. Una de las aplicaciones más “rápidas” y de “mayor impacto” que la directiva en Irlanda cree que tendrá el metaverso será la de potenciar el patrimonio europeo. “Solo a nivel de turismo, con realidad aumentada y virtual, va a desenvolver, proteger y comercializarlo y será un valor con el que podríamos dar trabajo a toda una generación”, pronosticó. Otra iniciativa europea ya en marcha que destacó la experta en telecomunicaciones fue la Red Europea de Blockchain que, dijo, posibilitará la colaboración público-privada. “Es una fortaleza ante los avances en otras latitudes y nos da poder comercial; podremos generar valor e intercambiarlo”, comentó.

“Estamos haciendo realidad lo que hace muchos años un humano se inventó, estamos en el camino”, concluyó Santamaría con respecto al metaverso, a lo que Guardia añadió que estamos “en la ventana de oportunidad, física y virtualmente, de construir el futuro que queremos”. “Tenemos que estar ahí por una cuestión de competitividad e innovación, y liderar y acompañar desde el punto de vista jurídico”, concluyó De la Vega.

 

 

Vuelve a reproducir el webinar:

 

(Visited 71 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora de contenidos.
Comentarios
Deja un comentario