Jorge Pagola: «Los smartwatches pueden detectar arritmias que provocan ictus de manera fiable y cómoda para el paciente»

24/01/2023
Jorge Pagola, estudiante del máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC y ganador del eHealth Project 2022.

Evitar la recurrencia del ictus criptogénico mediante el uso de relojes “inteligentes”: este es el objetivo del proyecto “Smart monitoring stroke”, ganador de la Jornada eHealth Project de la UOC y dirigido por Jorge Pagola, neurólogo del Hospital Vall d’Hebron. El eHealth Project es una iniciativa del eHealth Center y los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC que tiene el objetivo de promover y potenciar la investigación y la innovación en el campo de la salud digital entre la comunidad de graduados del máster universitario de Salud Digital (eHealth) de la UOC. Mediante la iniciativa, el eHealth Center otorga una ayuda económica de 3.000 € al proyecto ganador.

Con dedicación plena al ictus, una enfermedad en la que decidió especializarse debido al alto número de afectados y a la discapacidad que provoca, y cuyo abordaje e investigación confiesa que le reporta una gran satisfacción, el Dr. Pagola trabaja desde 2012 en el campo de la neurocardiología focalizada en las causas del ictus que proceden del corazón y de la aorta. 

Actualmente, lidera el grupo de trabajo en eco focalizado de la Sociedad Española de Neurosonología (SONES) y en los últimos años, junto a su grupo, ha publicado varios trabajos sobre la monitorización cardiaca con chalecos inteligentes, marcadores avanzados de riesgo de arritmias y análisis del trombo oclusivo procedente del corazón.

De su intención de seguir realizando proyectos de investigación translacional basados en eHealth, su deseo de poder desarrollar una labor docente para transmitir lo aprendido y su experiencia como alumno del máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC nos habla en esta entrevista. 

¿Cómo surgió la idea de poner en marcha este proyecto, que ha resultado ganador en la Jornada eHealth Project de la UOC?

Detectamos la necesidad de poder realizar monitorizaciones cardíacas con un coste asumible para el sistema, que resulten cómodas para el paciente y sean válidas para obtener resultados fiables. El desarrollo de los smartwatches en los últimos años, junto al empoderamiento tecnológico de la población, nos animó a arrancar el proyecto. 

¿Cuáles son las peculiaridades del ictus cripotogénico, que es en el que se centra el proyecto?

Se trata de un tipo de ictus en el que cuesta detectar la causa, por eso se llama criptogénico o de causa oculta. Aunque uno de cada tres pacientes con ictus mejora, es frustrante que no seamos capaces de decirle por qué le ha sufrido. Esto es algo que tiene su importancia, porque el tratamiento que recomendamos para que no vuelva a tener otro ictus depende de las causas que encontremos, y en estos casos la desconocemos. 

¿Qué es exactamente la fibrilación auricular oculta que se busca detectar con la tecnología empleada?

Es una arritmia o pérdida del latido regular del corazón que afecta a unas cámaras del mismo llamadas aurículas. Estas se contraen de manera descontrolada, pero al tratarse de cámaras pequeñas, la persona que sufre esta fibrilación no nota nada. Sin embargo, la sangre puede quedar remansada en esas cámaras y formar coágulos que van al cerebro. Por tanto, es una fibrilación oculta porque las personas no la perciben y en muchas ocasiones se detecta tarde, cuando ya ha provocado la embolia.

Detectamos la necesidad de poder realizar monitorizaciones cardíacas con un coste asumible para el sistema, que resulten cómodas para el paciente y sean válidas para obtener resultados fiables.

¿En qué consiste el proyecto y cuáles son las fases de su desarrollo?

El proyecto tiene tres objetivos. El primero es validar el smartwatch, esto es, comprobar si cuando el reloj dice que hay una arritmia efectivamente ésta se está produciendo, y también determinar si existe una arritmia sin que el reloj se dé cuenta de ello. Para ello, vigilaremos el ritmo del corazón con el reloj junto con otro aparato, el Holter, utilizando ambos a la vez. El segundo objetivo es comprobar el impacto y la importancia del hecho de utilizar el reloj durante un año: debemos medir cuántas arritmias detectamos y cuántos ictus evitamos, y analizar si cambiamos el tratamiento por el hecho de haber utilizado el reloj o no. Finalmente, se pretende evaluar el uso del reloj por parte del paciente anciano que ha padecido un ictus y también de su entorno. Este tipo de relojes tienen un diseño pensado para la práctica deportiva y el bienestar, y la intención es comprobar si además pueden ser un producto sanitario.

Prevenir recurrencias

¿Qué características tiene el smartwatch que se emplea en esta investigación? 

Se trata de un dispositivo de bajo coste con relación a otros productos del mercado. Sus sensores para evaluar la presencia de la arritmia son fiables, aunque solo se han publicado datos sobre sus aciertos, pero no sobre sus errores. Asimismo, utiliza plataformas que emplean Android como sistema operativo, lo que favorece que su uso sea más extendido.

¿Hay evidencias o datos previos de experiencias similares, es decir, de la prevención de la recurrencia del ictus mediante el uso de estos dispositivos? ¿Qué aporta el proyecto en este sentido?

Al ser el ictus un problema sanitario con alto impacto, se han publicado experiencias de búsqueda de este tipo de arritmias con múltiples dispositivos. Algunas se refieren a la capacidad de este dispositivo para detectar este tipo de arritmias, aunque no se trataba de pacientes que habían padecido un ictus y en ellas la población anciana estaba poco representada.

Todavía no hay resultados publicados, pero, ¿se pueden apuntar algunas líneas de los datos preliminares? ¿Cuándo está previsto disponer de resultados concluyentes?

Esperamos poder tener datos concluyentes en 2025, si bien la respuesta al primer objetivo del estudio podremos tenerla a finales de 2023. Hasta la fecha, disponemos de datos preliminares muy interesantes sobre la fiabilidad para medir el número de latidos por segundo estando el corazón del paciente acelerado o no. 

Los smartwatches tienen un diseño pensado para la práctica deportiva y el bienestar, y la intención es comprobar si además pueden ser un producto sanitario.

Según tu experiencia y/o percepción, ¿se muestran los pacientes receptivos a este tipo de tecnología?

Está siendo muy interesante ver la respuesta de los pacientes. En ocasiones, comprobamos que algunos de ellos ya hacían uso de estas tecnologías para medir su actividad diaria. De manera general, en pacientes que emplean teléfonos inteligentes y apps la aceptación es mayor, aunque muy pocos descartan su uso. Es habitual que estén asustados tras haber padecido un ictus y comprenden con facilidad la finalidad del estudio. 

Protección de datos

Proyectos como el tuyo muestran hasta qué punto la eHealth se está implantando en la práctica clínica habitual. ¿Crees que se trata ya de una realidad o aún hay camino por recorrer para poder sacar todo el partido a sus posibilidades?

Es una realidad, aunque en el ámbito médico se deben tener en cuenta una serie de peculiaridades. Una de ellas es la privacidad de los datos médicos del usuario: al tratarse de apps de uso médico, deben contar con informes de evaluación de impacto relativos a la protección de datos que cumplan con la normativa RGPD. Otra peculiaridad importante es que se debe disponer de datos válidos si deben servir para realizar diagnósticos médicos o para decidir un tratamiento u otro.

¿Se contempla que el proyecto, una vez finalizado, tenga continuidad o está previsto llevar a cabo más investigaciones en esta línea? 

De demostrarse la fiabilidad y buen uso de los pacientes, sin duda sería una herramienta a tener en cuenta, considerando la necesidad de tener que monitorizar a muchos pacientes (cada año asistimos a más). La siguiente línea sería la de adaptar la conectividad con estos sistemas para poder ofrecer un soporte de calidad a los pacientes menos capaces de emplear esta tecnología.

Con el apoyo de la UOC podremos implementar mejoras en partes del proyecto que se están tornando esenciales, como son la formación del paciente en este tipo de dispositivos y la conectividad.

¿Qué ha supuesto, desde el punto de vista de la puesta en marcha, que el proyecto haya sido galardonado con el premio de la UOC?

En el momento de la presentación, el proyecto ya había sido diseñado y financiado por el Ministerio de Sanidad en la calidad de Proyecto de Investigación en Salud. El apoyo de la UOC supondrá poder implementar mejoras en partes del proyecto que se están tornando esenciales, como son la formación del paciente en este tipo de dispositivos y la conectividad con plataformas de integración de datos wearables.

¿Cómo ha sido tu experiencia como estudiante de la UOC? 

En el año académico 2021-2022 completé el máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC. Por recomendaciones de compañeros ya me constaba que la experiencia docente de la UOC sería buena; sin embargo, me interesé en este programa porque me permitía adentrarme en el conocimiento de proyectos en eHealth. Sin duda, fue un acierto haber realizado este posgrado. He compartido conocimientos y experiencias con alumnos y profesores que me han enriquecido mucho.

eHealth Center de la UOC

El eHealth Center es un centro académico abierto al mundo que quiere capacitar y empoderar al ciudadano y a los profesionales mediante las tecnologías para que lideren el cambio de paradigma en salud. Se centra en las personas y se basa en la investigación, la formación y el asesoramiento para contribuir al progreso y al bienestar de la sociedad.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora colaboradora experta en temas de Salud
Comentarios
Deja un comentario