Desiré Montes: “Las actuales medidas de control de las redes sociales no evitan que se sigan ‘colando’ contenidos que promueven la anorexia”

15/06/2022
Foto: Desiré Montes.

El auge de las redes sociales ha puesto de relieve el impacto que ciertas publicaciones pueden tener en problemas como los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), un nexo que Desiré Montes, especialista en enfermería familiar y comunitaria, ha analizado a fondo en su Trabajo Final de Máster (TFM) sobre “Apología de la Anorexia en Instagram y otras redes sociales”. Montes, que desde hace dos años forma parte del Grupo Coordinador del Equipo de Intervención de la Gerencia de Atención Primaria de Gran Canaria, comenta las principales conclusiones extraídas de esta investigación y comparte su experiencia como estudiante del máster universitario de Salud Digital (E-health) de la UOC. 

¿Cuál fue la razón por la que decidiste enfocar tu TFM en este tema? 

Mi tutor, el doctor Carlos Luis Sánchez Bocanegra, me propuso diversas líneas de investigación, y esta fue la que más captó mi atención desde el primer momento. Los trastornos psicológicos y psiquiátricos ligados al uso de las redes sociales es un campo que requiere seguir investigando en él. 

¿Por qué elegiste la anorexia entre todos los trastornos de la conducta alimentaria (TCA)?

Concretamente, elegí la anorexia porque es una patología que tiene una prevalencia de entre el 0,14 y el 0,9%, y que impacta en la salud física y mental no solo de las personas que la padecen, sino de todo su entorno. Conociendo la existencia de grupos que promueven la anorexia como estilo de vida (pro-ANA), intentamos estudiar la relación entre el uso de Instagram y esta enfermedad.

¿Qué metodología empleaste y cuáles fueron los principales objetivos planteados en este trabajo?

Hicimos una revisión sistemática consistente en la búsqueda en diversas bases de datos de artículos sobre el tema, siguiendo unos determinados criterios. Después, filtramos la información obtenida e intentamos llegar a diversas conclusiones, utilizando los datos de los estudios seleccionados finalmente (11 en total). Nuestro objetivo principal era conocer cómo se está haciendo apología de la anorexia en la red y, más concretamente, identificar al tipo de usuario que la promueve; conocer los diferentes estudios que se han llevado a cabo en este campo, etc.

¿Cuáles son las principales conclusiones arrojadas por tu investigación?

Hemos comprobado que el consumo y uso de las publicaciones de las redes sociales (concretamente Instagram) relacionadas con la delgadez y los trastornos de alimentación se asocia a una peor percepción de la autoimagen, así como a un aumento del impulso por estar delgado. También vimos que existe una relación directa entre tres factores: el aumento del uso de las redes sociales, padecer un TCA y la menor edad con el agravamiento de los síntomas de estos trastornos. Otro dato a destacar es que los usuarios de estos contenidos realizan ejercicio de manera más intensa y sistematizada.

Asimismo, y en cuanto a los “creadores” de los contenidos que hacen apología de los TCA, se ha demostrado que se trata de un colectivo que actúa de manera muy organizada y que emplea estrategias como escribir deliberadamente mal hashtags que han sido prohibidos (como #proana o #proanorexia), “trampeándolos” con el objetivo de favorecer su viralización y captar a personas que sigan esta tendencia. 

“Impulso por la delgadez” como estilo de vida

¿Qué perfil tienen tanto los usuarios que generan este tipo de contenidos pro-ANA como las personas “consumidoras” de los mismos que pueden ser más vulnerables a sus efectos negativos? 

El usuario pro-ANA es normalmente una mujer que padece esta patología y que desea buscar un círculo de apoyo en cuanto al supuesto “estilo de vida” que toma como referencia la anorexia. En cuanto a los consumidores o receptores de estos mensajes, existe una vulnerabilidad especial en las personas con edades comprendidas entre los 9 y los 16 años, según una encuesta realizada en 25 países por European Kids Online. Por otra parte, el sexo femenino está más expuesto a esta problemática, debido sobre todo a que es en el que detecta una mayor incidencia de la anorexia.

¿Cómo describirías ese “impulso por la delgadez” como estilo de vida del que se habla en tu trabajo y en el que se basan los contenidos pro-ANA en la red? 

Es un movimiento que ha sido impulsado por el auge de las redes sociales. El hecho de nunca verse suficientemente delgado e intentar encajar en unos estándares de belleza que respaldan la extrema delgadez como estilo de vida supone un perjuicio para todos aquellos consumidores de contenido que presenten un perfil vulnerable respecto a esta temática. 

¿Hay datos reseñables referentes a estos contenidos en otras redes sociales y de su impacto en otros TCA?

Nuestro estudio está enfocado a la anorexia en Instagram, pero es cierto que la concreción ha sido difícil, y sí que hemos encontrado datos acerca del efecto que tienen estos grupos en otras redes como Facebook, Twitter, YouTube, etc. Estos colectivos trabajan de una manera activa y coordinada, y establecen una red de apoyo amplia para todas las personas que padecen o son vulnerables de sufrir algún TCA como la anorexia y otros como la bulimia, por ejemplo.

Las estadísticas apuntan a un incremento de la incidencia y a un empeoramiento de los síntomas de los TCA en general y de la anorexia en particular en el contexto de la pandemia. ¿Qué papel han podido jugar las redes sociales (Instagram en concreto) en esta situación?

Durante la pandemia el uso de las redes sociales ha aumentado mucho, sobre todo debido al incremento de tiempo que pasamos encerrados en casa en el confinamiento. Las redes sociales, y sobre todo aquellas cuyo eje gira en torno a la publicación de imágenes, son un factor de riesgo para sufrir TCA, de ahí que tengan relación con el incremento de estos trastornos en el contexto pandémico. Esto refleja la importancia de establecer filtros de Instagram que limiten estas publicaciones perjudiciales; aumentar el control del uso de estas redes y promover un estilo de vida saludable.

El estudio refleja la “facilidad” con la que estos grupos, a través de ciertos hashtags, difunden sus mensajes. Teniendo en cuenta que todas las redes establecen reglas y políticas respecto a ciertos contenidos, ¿qué está fallando para que estos mensajes “se cuelen”? ¿Faltan estrategias o no hay suficiente concienciación al respecto?

Realmente, los sistemas que tienen las redes para filtrar estos contenidos están muy limitados. Deben existir políticas más duras al respecto, ya que, como he comprobado al hacer mi trabajo, el acceso a estas imágenes y publicaciones se obtiene fácilmente, mediante una búsqueda rápida y sin mayor detenimiento. No debería ser así, no se puede favorecer el acceso a información perjudicial que incite a llevar estilos de vida poco saludables y que, además, pueden implicar el riesgo de padecer un TCA. Creo que se trata de un tema sobre el que hay que concienciar mucho a la sociedad, ya que la línea que divide el estilo de vida saludable fit del estilo de vida perjudicial ligado a los trastornos de alimentación es difícil de percibir, y esta sociedad sigue vendiendo la delgadez como meta para ser feliz.

Límites, filtros y el papel de la IA

Tal y como comentas en tu trabajo, es fundamental implementar y potenciar políticas de control, detección precoz, prevención y educación para la salud en esta línea, pero ¿qué pautas darías a las familias, muchas de las cuales son ajenas a esta actividad en redes de sus hijos u hijas?

En los últimos años, la edad en la que los menores empiezan a usar las redes sociales se ha reducido muchísimo. Las familias deben ser conscientes del riesgo elevado que implica permitir que niños de 8 o 9 años utilicen Tik Tok, Snapchat o Instagram. En estas redes sociales no hay filtros para menores, por lo que están expuestos a contenidos que no son capaces de procesar como lo haría un adulto informado. Es imprescindible que la familia los eduquen en el manejo de estos canales y temáticas, que limiten su uso y que ejerzan un control activo de lo que ven sus hijos. Sé que es un tema controvertido y difícil, pero creo que merece la pena si con ello se evita que los niños puedan desarrollar problemas de salud, en muchos casos irreversibles y potencialmente mortales. 

¿Qué líneas de investigación se abren en base a las evidencias extraídas de tu TFM?

Principalmente, es necesario invertir esfuerzos en lograr que las redes sociales establezcan filtros de calidad, abriendo nuevas líneas de investigación en torno a la Inteligencia Artificial (IA) y sus capacidades para crear algoritmos que detecten este tipo de publicaciones. Existen sistemas de IA que a medida que se topan con nuevos términos los van incorporando, y esto sería muy interesante a la hora de detectar esos hashtags que están sutilmente modificados y que se vinculan a contenidos pro-ANA. Debemos estudiar el modus operandi de estos grupos que promueven estas enfermedades como estilo de vida, para poder adelantarnos a ellos y conseguir establecer medidas preventivas.

¿Cómo ha sido tu experiencia cursando el máster universitario de Salud Digital(E-health) de la UOC? ¿Por qué decidiste hacerlo en este centro?

Mi experiencia ha sido francamente buena. Tenía una serie de requisitos que quería que cumpliera el máster que pretendía cursar, y éste no sólo cumplía todos sino que además trata una temática que me encanta y que ha resultado ser el “santo grial” de esta pandemia. Estoy muy contenta tanto con el contenido como con el profesorado; son excelentes profesionales que, además, te aportan muchas ganas y apoyo.

Finalmente, ¿cuáles son tus planes formativos/profesionales de futuro? ¿Tienes previsto continuar investigando en la línea del impacto de las redes sociales en TCA como la anorexia?

Me gustaría entrar en un plan de doctorado para poder continuar esta línea de investigación y también ahondar en otras redes sociales o incluso realizar algún estudio de investigación más directo, que no sea exclusivamente una revisión de lo que ya se ha publicado. Esto ha sido solo el comienzo. 

(Visited 21 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora colaboradora experta en temas de Salud
Comentarios
Deja un comentario