Rafaël Rozendaal: la web como libertad definitiva

10 de noviembre de 2015
rozendaal

[Publicado originalmente en art.es núm. 55, 2013]

Nómada y ciudadano de la Red, Rafaël Rozendaal es un artista visual que ha llevado su inspiración en la pintura a la ventana del navegador, en una serie de sitios web que han adquirido fama. Trabajando con la pantalla y más allá del marco que esta define, ha llamado la atención del mundo del arte con una obra que tiene una estética particular, basada en la simplicidad y el humor. Además de su trabajo como artista, ha explorado nuevos modelos para la venta de obras de net art y el comisariado de exposiciones.

Pau Waelder: Te defines como “un artista visual que emplea Internet como lienzo”. ¿Te interesa principalmente explorar el espacio pictórico y distribuir tu obra en la Red?
Rafaël Rozendaal: Me atrae el potencial de un público amplio, así que siempre escojo un lenguaje visual universal. Escojo temas que no son locales, de manera que cualquiera puede identificarse con ellos. El navegador tiene limitaciones y eso me obliga a simplificar, lo cual me gusta. Diría que la web es un nuevo canal de distribución, pero también un nuevo contexto con una historia muy breve. Esto me ha dado una sensación de poder. El mundo del arte es exclusivo, pero Internet es inclusivo.

PW: Si se concibiese tu obra estrictamente como pintura, no necesitaría ser interactiva, pero incluyes esta opción en algunas piezas. ¿Cómo decides que una obra será interactiva?
RR: Estas decisiones son totalmente intuitivas. No sabría cómo expresar por qué tomo estas decisiones. También me gustaría indicar que aunque algunas de mis obras no requieran interacción, no son vídeos ni loops. Son imágenes en movimiento basadas en código con un comportamiento aleatorio. No podrían funcionar sin un ordenador.

PW: Algunas de tus obras recuerdan a las animaciones en Flash de Han Hoogerbrugge y otras se vinculan a la cultura del net art pionero. ¿Te has inspirado en estas referencias?
RR: Hoogerbrugge fue una gran inspiración cuando empecé. También otros artistas como JODI o Peter Luining, me inspiraba ver obras realizadas con herramientas sencillas. También resulta que estos artistas son holandeses. Al haber crecido en Holanda, daba ánimos saber que artistas de mi país podían crear obras interesantes.

PW: Trabajas con el programador Reinier Feijen en la creación de tus sitios web. ¿Cómo se desarrolla esta colaboración?
RR: Hacemos pruebas juntos e intercambiamos emails acerca de nuevas tecnologías o scripts que vamos encontrando. Normalmente yo tengo una idea y juntos procuramos que se haga efectiva. A menudo tengo que simplificarla para que funcione en el navegador. Me gusta este proceso, me obliga a abstraer y reducir… abstracción que surge de la necesidad. Reinier hace un prototipo y yo le pido que introduzca algunas variables que ajusto en un archivo de texto. Cada aspecto de la obra se puede ajustar, de manera que la voy ajustando hasta que siento que está a punto.

PW: A pesar de tu interés en la ventana del navegador como marco, en tus instalaciones lo traspasas. Como se vinculan estas últimas al conjunto de tu obra?
RR: Piensa en la música electrónica: un músico crea un álbum o una canción que puedes disfrutar en casa. Puedes escucharla con grandes altavoces, en el coche, con auriculares, como prefieras. La música no cambia, pero cada experiencia tiene su propio carácter.

PW: Además de crear obras, compones música, comisarias exposiciones, vendes camisetas, un juego para iPhone y participas en campañas publicitarias. ¿Debe un artista ser un emprendedor hoy en día?
RR: No creo que todos los artistas deban seguir el mismo camino. Algunos sólo quieren mostrar su obra en el contexto de la galería o museo. Yo prefiero probar diferentes vías. Lo más importante para mí es que creo las obras por mi cuenta, sin influencia del mercado del arte o las marcas. La web es la libertad definitiva. Luego, los museos o las marcas publicitarias me ofrecen oportunidades para presentar mi obra en una escala mayor (física).

PW: Has creado BYOB como un modelo sencillo y colaborativo de comisariado. ¿Qué te condujo a pensar en este formato?
RR: He notado que los comisarios siempre están exhaustos. Las exposiciones suelen serias y rígidas. También he notado que mis amigos artistas tienen todos sus propios proyectores. Así que creamos el primer evento en Berlin, y fue una experiencia muy buena, con muy buena energía. Cuando la logística es sencilla hay más tiempo para relajarse y disfrutar de la presencia de los demás. Hace que las exposiciones sean espontáneas. No es una crítica a las exposiciones tradicionales, sino una alternativa.

PW: En febrero de 2012 presentaste tu obra en el stand de Rhizome en la VIP Art Fair. ¿Dio esta exposición más visibilidad a tu obra?
RR: No creo que la VIP Art Fair fuese muy exitosa. Yo no vendí mucho. Creo que se pierde el aspecto social de las ferias de arte reales. Los sitios web de subastas tienen más éxito. El arte en la Red todavía no tiene una presencia real en el mercado. Yo vendo algunas obras pero nunca en el mercado secundario. Esto llevará algún tiempo.

PW: Cuando vendes tus sitios web a coleccionistas, les transfieres el nombre de dominio y añades su nombre a la etiqueta. ¿Cómo es recibido este modelo de propiedad de la obra? RR: Lo han aceptado. Los coleccionistas están de acuerdo en costear el alojamiento del sitio web y mantenerlo público. Esa es la naturaleza de la obra.

PW: Has redactado el contrato de venta de sitios web de arte (Art Website Sales Contract), que has modificado varias veces, y lo has puesto a disposición de cualquiera que quiera vender una obra de net art.
RR: Colgué una primera versión del contrato y luego introduje algunos cambios con mi galerista, Steve Turner. El contrato es un work in progress, está evolucionando. Hace poco, Evan Roth usó el contrato para vender una obra. Su mujer es abogada y modificó un poco los detalles. Pronto colgaré esta versión del contrato.

PW: Actualmente vendes ediciones digitales de varias obras en s[edition]. Esta plataforma impone algunas limitaciones, tales como la falta de interacción. ¿Cómo definirías tu experiencia con este modelo de venta?
RR: Las piezas que envié a Sedition son esbozos, estudios. Normalmente mis esbozos no son interactivos, sólo pruebas rápidas. Sedition es una buena opción para situar mi obra en el contexto del mundo del arte.

 

Autor / Autora
Comentarios
Deja un comentario