Seguridad informática activa y pasiva: ¡Protégete con ambas!

28/11/2022
Foto: Unsplash.

La seguridad informática ya no es un problema exclusivo del ámbito empresarial. La creciente digitalización de la sociedad ha expandido el uso de ordenadores y dispositivos tecnológicos, incluso entre segmentos de la población que, hasta hace unos años, eran ajenos a ello. En medio de esta transformación cultural, no todo son ventajas: la tecnología nos hace vulnerables y estamos expuestos a vulnerabilidades de seguridad que pueden poner en riesgo nuestros datos.

Nadie está exento de ser víctima de un hackeo informático. En 2021, en España se produjeron 40.000 ataques informáticos diarios, una cifra que supone un 125% más de amenazas que el año anterior. Los últimos datos que se desprenden del Informe de Defensa Digital anual de Microsoft tampoco son más optimistas: la cantidad de hackeos aumentó durante el 2022 en los países de Latinoamérica.

En este contexto, disponer de medidas de seguridad informática activa y pasiva es esencial no solo para evitar ataques, sino para minimizar problemas en caso de sufrirlos. Independientemente de si hacemos un uso personal o profesional de nuestros equipos, estar preparados frente a las amenazas informáticas puede ahorrarnos más de un dolor de cabeza.

Diferencias entre seguridad informática activa y pasiva

Un correo electrónico con el objetivo de ayudar a recuperar una contraseña puede ser el inicio de muchos problemas y, al contrario de lo que mucha gente cree, la solución no siempre se limita a un nuevo cambio de clave. En ese sentido, evitar abrirlo y/o caer en la trampa es algo a lo que nos pueden ayudar las conocidas como medidas de seguridad informática activa, que son aquellas que tratan de evitar que nuestros equipos sean atacados.

Lamentablemente, la seguridad informática activa no es infalible y, en muchas ocasiones, el hacker consigue su objetivo. En estos casos, lo único que podemos hacer es apoyarnos en las medidas de seguridad informática pasiva, que son las que nos ofrecen soluciones para atenuar las consecuencias del ataque.

Principales medidas de seguridad informática activa

Por paradójico que parezca, las medidas de seguridad informática activa son las más recomendadas, fáciles de aplicar (en su mayoría) y, sin embargo, las que menos solemos emplear.

El uso de una contraseña segura es, sin duda, la medida de seguridad informática activa más destacada. Usar una clave que no esté directamente asociada a nuestra información personal y que no sea fácil de descifrar es primordial para mantener el acceso a nuestros datos seguro. Es importante que la clave elegida no sea la misma para todos nuestros servicios, y combine el uso de minúsculas, mayúsculas, números y caracteres especiales.

No obstante, la mayoría de usuarios no se toman la recomendación en serio, ya que las dos contraseñas más usadas en España son 123456 y 123456789, seguidas de la palabra swing; todas ellas comparten un peligroso riesgo: pueden ser descifradas por un hacker en menos de seis segundos.

Entre las otras precauciones de seguridad activa que podemos tomar en nuestros dispositivos destacan el uso de programas de protección, como los antivirus o los conocidos como software anti-espía, y la encriptación de datos, es decir, asegurar nuestros documentos con una contraseña de seguridad (¡pero que no sea 123456!).

En el caso de las empresas, la formación en materia de seguridad informática, así como las auditorías de ciberseguridad, son también dos recursos muy extendidos que pueden ayudar a evitar amenazas e importantes riesgos informáticos.

Principales medidas de seguridad informática pasiva

Cuando nos convertimos en víctimas de un ataque informático –ya sea por imprudencia o por la pericia de los hackers– es el momento de pasar a la acción e intentar recuperar la normalidad tecnológica en nuestros dispositivos a través de las medidas de seguridad informática pasiva.

Este tipo de acciones resultan útiles no solo frente a un posible ataque, sino que nos sirven de apoyo cuando se dan otro tipo de problemas tecnológicos, como el fallo de un disco duro o un borrado de datos accidental.

El uso de copias de seguridad –conocidas como backup– es, seguramente, la medida de seguridad informática pasiva más recomendable. Ya sea en discos duros externos o incluso usando una partición del disco principal, los backup nos dan la tranquilidad de poder recuperar todos aquellos datos importantes que, por un motivo u otro, hemos perdido.

No obstante, el creciente uso del almacenamiento y servicios a través de Internet, conocidos como la nube, han provocado que muchos usuarios depositen toda su confianza en guardar su información en formato exclusivamente online, una decisión que facilita la recuperación de archivos cuando surge algún problema.

En el caso de las empresas, otras medidas de seguridad informática pasiva son aquellas relacionadas con la prevención de los problemas físicos de las infraestructuras, como por ejemplo sistemas de refrigeración para los servidores o dispositivos SAI, que impiden sobrecargas eléctricas al mismo tiempo que ofrecen la posibilidad de seguir trabajando tras un apagón.

Ciberseguridad, una prioridad, ¡ahora para todos!

La acelerada digitalización como consecuencia de la pandemia provocada por la COVID-19 ha impulsado la ciberseguridad, cuyo crecimiento se ha desarrollado en paralelo al de los ataques informáticos.  De hecho, entre marzo y abril del 2020, los dos primeros meses del confinamiento, se registró un aumento del 20% de ciberataques, según Kaspersky.

Ya nadie está a salvo, tal y como demuestra Sugar, un rasomware (técnica de secuestro de datos) lanzado a finales del 2021 y cuyo objetivo son los ordenadores de particulares, que encripta para luego pedir un rescate a las víctimas.

A pesar de ello, las empresas siguen siendo el objetivo principal de los hackers, un hecho que obliga a invertir en ciberseguridad, aunque el presupuesto varía en función del tamaño de la compañía. Según datos de IDC Research España, en 2022 se destinarán 1.749 millones de euros en seguridad informática.

Paralelamente, el teletrabajo y el aumento del uso de datos suponen dos nuevos retos para la ciberseguridad. Frente a este nuevo escenario, las empresas están obligadas a replantear su estrategia informática y aumentar su inversión, que podría llegar hasta los 2.200 millones de euros en 2025.

Esta creciente preocupación por la seguridad informática aumentará aún más las oportunidades profesionales de un sector con alta empleabilidad. Según datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad, en 2024 la demanda de perfiles especializados en esta materia doblará a la oferta de candidatos.

En este contexto, realizar el máster universitario de Ciberseguridad y Privacidad puede ser una excelente opción para prepararse frente a los retos de la seguridad informática del futuro y situarse como experto en una de las áreas con mayor demanda del mercado laboral.   

(Visited 183 times, 2 visits today)
Autor / Autora
Redactora de continguts
Comentarios
Portatiles Core i5 12 generacion25/12/2022 a las 11:35

Es curioso que mucha gente todavía tiene su dispositivo movil, normalmente Android, sin proteger con contraseña y expuesto a un robo o pérdida que puede revelar todos sus datos e información guardada en la cuenta de google.

Responder
miguel19/02/2024 a las 3:02

Totalmente de acuerdo con el artículo, la seguridad informática ya no es un lujo, es una necesidad para todos.

Tanto a nivel personal como profesional, estamos expuestos a riesgos en el mundo digital. Los ataques informáticos son cada vez más frecuentes y sofisticados, y nadie está exento de ser víctima.

Las medidas de seguridad informática, tanto activa como pasiva, son fundamentales para protegernos.

En cuanto a las medidas activas, me gustaría destacar la importancia de la concienciación.

Los usuarios debemos ser conscientes de los riesgos y tomar medidas para protegernos, como usar contraseñas seguras, tener cuidado con los correos electrónicos sospechosos y mantener nuestros dispositivos actualizados.

En cuanto a las medidas pasivas, las copias de seguridad son imprescindibles.

Perder nuestros datos puede ser un gran problema, y tener una copia de seguridad nos permite recuperarlos en caso de un ataque o un fallo del sistema.

Me parece muy interesante el dato de que la demanda de perfiles especializados en ciberseguridad va a doblar a la oferta de candidatos en 2024.

Es un sector con mucho futuro y una gran oportunidad para las personas que se formen en esta área.

En definitiva, la seguridad informática es un tema que debemos tomarnos muy en serio.

Todos podemos contribuir a protegernos mejor en el mundo digital adoptando las medidas adecuadas.

Responder
miguel19/02/2024 a las 3:03

Totalmente de acuerdo con el artículo, la seguridad informática ya no es un lujo, es una necesidad para todos.

Tanto a nivel personal como profesional, estamos expuestos a riesgos en el mundo digital. Los ataques informáticos son cada vez más frecuentes y sofisticados, y nadie está exento de ser víctima.

Las medidas de seguridad informática, tanto activa como pasiva, son fundamentales para protegernos.

En cuanto a las medidas activas, me gustaría destacar la importancia de la concienciación.

Los usuarios debemos ser conscientes de los riesgos y tomar medidas para protegernos, como usar contraseñas seguras, tener cuidado con los correos electrónicos sospechosos y mantener nuestros dispositivos actualizados.

En cuanto a las medidas pasivas, las copias de seguridad son imprescindibles.

Perder nuestros datos puede ser un gran problema, y tener una copia de seguridad nos permite recuperarlos en caso de un ataque o un fallo del sistema.

Me parece muy interesante el dato de que la demanda de perfiles especializados en ciberseguridad va a doblar a la oferta de candidatos en 2024.

Es un sector con mucho futuro y una gran oportunidad para las personas que se formen en esta área.

En definitiva, la seguridad informática es un tema que debemos tomarnos muy en serio.

Todos podemos contribuir a protegernos mejor en el mundo digital adoptando las medidas adecuadas.

Responder
Deja un comentario