Clubes y mediación, claves en la resolución de conflictos en el deporte infantil

14 March, 2023
Mediación de conflictos en deporte infantil. Foto de Jeffrey F Lin en Unsplash.

(Més avall trobareu la versió en català d’aquest contingut: Clubs i mediació, claus en la resolució de conflictes en l’esport infantil.)

¿De quiénes son los aficionados que asisten habitualmente y animan a los equipos en las competiciones deportivas? En concreto, ¿de quiénes son los padres y madres de los jugadores y jugadoras de los clubes?

Pongo un ejemplo. En el mundo del fútbol cuando las cosas van bien, cuando la competición deportiva funciona sin conflictos, se dice que la afición forma parte del equipo. Entonces se habla de la grada como el número 12. Pero, ¿qué ocurre cuando las cosas no van bien?, ¿cuándo la afición se queja, increpa a los árbitros, a los jugadores y/o jugadoras y a los entrenadores propios y rivales? Entonces, los clubs señalan a los aficionados como los culpables de los conflictos del deporte.

La puesta en marcha de proyectos de mediación y resolución de conflictos en el deporte desde la UOC y la UdG con clubs de Cataluña nos ha mostrado que la cosa no es así y que tampoco debe ser así si queremos que no se produzcan estas manifestaciones y actuaciones conflictivas y violentas. Y, sobre todo, si queremos resolverlas pacíficamente. Y la mediación y la resolución de conflictos tienen un papel clave. 

Un nuevo conflicto en el deporte infantil

El pasado lunes 6 de marzo de 2023, un conflicto provocado por un aficionado del fútbol en un campo de la ciudad de Barcelona se convirtió en noticia. Supuestamente el aficionado había increpado e insultado a un niño con comentarios racistas, según el árbitro y los asistentes, en un partido de categoría infantil. El árbitro detuvo el partido. El club que actuaba de local llamó a la policía y el aficionado, que acompañaba y animaba al club visitante, fue invitado a abandonar el campo. Se han denunciado los hechos y al aficionado.

Estos comentarios y otros similares que provocan enfrentamientos dentro del campo y en la grada son una constante en el fútbol formativo en Cataluña y en el Estado desde hace muchos años cada fin de semana. Los invito a buscar por internet, si quieren. Y las campañas de las federaciones deportivas en favor del juego limpio no dan solución a los factores que les predisponen y las causas que provocan estos conflictos.

Padres y madres son los culpables, ¿o quizás no?

Hoy los campos de fútbol, ​​las pistas de baloncesto y balonmano o las piscinas de waterpolo están llenas de padres y madres que vienen a ver jugar a sus hijos e hijas. Y cuando existen conflictos, se señala a la afición, a los padres y madres de los jugadores y jugadoras, como los culpables. En estas situaciones, por lo general, los clubs no asumen ninguna responsabilidad. Insisto, cuando todo va bien, la grada es del club, y cuando va mal, la grada no es de nadie, se buscan culpables y la gente estorba. Lo curioso es que en otros espectáculos y actividades culturales y deportivas no tenemos este problema. Padres y madres no gritan, no insultan ni tampoco se pelean con el resto de público cuando van al teatro, a la ópera, al cine o a un concierto de música. Sólo lo hacen cuando acuden a una competición deportiva.

Se habla de lo mal que se comportan los padres y madres en las competiciones de sus hijos o hijas, pero resulta que estas personas actúan igual en los grandes estadios y/o pabellones de los equipos profesionales.

La causa del problema es cómo se entiende la competición

Por tanto, el problema no son los padres y madres o los aficionados, sino saber cómo actuar como público en la competición y cómo se entiende la competitividad deportiva. En este sentido, hemos podido constatar que los padres y madres dicen y hacen en las competiciones de sus hijos lo aprendido en los campos de fútbol y pistas de baloncestos de los equipos deportivos profesionales. Lo normal en el deporte.

Y al respecto, los clubs en general no dedican ningún esfuerzo a modificar estas pautas. Incluso hemos visto como algunos clubs alimentan la competición extrema dedicando comentarios agresivos y violentos hacia los contrarios.

¿Quién y qué se puede hacer? 3 cosas básicas

La solución pasa por los clubs. Porque la afición, las personas que ocupan las gradas cada fin de semana, son sus públicos. ¿Por dónde empezar?

  1. Implicando a los padres y madres dentro del proyecto deportivo. Los clubes deben formar a sus públicos, empezando por los padres y madres mientras sus hijos e hijas entrenan, no como una opción, sino como una obligación. Saber los aspectos básicos del juego y cómo actuar en la grada, evitando la generación de conflictos y previniendo su aparición con las demás aficiones.
  2. Es necesario formar más y mejor a los entrenadores, ya que ellos y ellas son las figuras clave en los competiciones y los competidores. De nuestro trabajo, hemos podido captar que el punto de ignición de la mayoría de los conflictos y enfrentamientos que se dan en la grada, siempre existe alguna excepción, se encuentra en el campo de juego. Los entrenadores saben cada vez más de su deporte. Pero, por lo general, tienen pocas habilidades relacionales y de comunicación positiva, de gestión de las emociones y de mediación y resolución de conflictos. Y no reciben estas competencias y conocimientos teóricos y prácticos en su formación.
  3. Por último, los clubs deben asumir que hay y tienen un problema. Un problema que tiene que ver con sus públicos y con sus entrenadores y personal del club sobre cómo se entiende y se actúa en la competición antes, durante y después.

Por cierto, todo esto que les explicamos ya se ha probado y funciona. Pueden leer más en “La resolución de conflictos y la mediación en el deporte”. Ahora sólo hace falta poner en práctica estas fórmulas de mediación y resolución de conflictos y disponer de los recursos necesarios para su aplicación masiva en todos los clubes del país.

 

 

Clubs i mediació, claus en la resolució de conflictes en l’esport infantil

De qui són els aficionats que assisteixen habitualment i animen els equips a les competicions esportives? En concret, de qui són els pares i mares dels jugadors i jugadores dels clubs? 

Poso un exemple, en el món del futbol quan les coses van bé, quan la competició esportiva funciona sense conflictes, es diu que l’afició forma part de l’equip i aleshores es parla de la grada com el número 12. Però que passa quan les coses no van bé? quan l’afició es queixa, increpa als àrbitres, als jugadors i/o jugadores i als entrenadors propis i rivals? Aleshores, els clubs assenyalen els aficionats com els culpables dels conflictes de l’esport. 

La posada en marxa de projectes de Resolució de conflictes i de mediació a l’esport des de la UOC i la UdG amb clubs de Catalunya ens ha mostrat que la cosa no és així i que tampoc ha de ser així si volem que no es produeixin aquestes manifestacions i actuacions conflictives i violentes. I, sobretot. si volem resoldre-les pacíficament.

Un nou conflicte a l’esport infantil

El passat dilluns 6 de març de 2023, un conflicte provocat per un aficionat al futbol en un camp de la ciutat de Barcelona va esdevenir notícia. Suposadament l’aficionat havia increpat i insultat a un nen amb comentaris racistes, segons l’àrbitre i els assistents, en un partit de categoria infantil.

L’àrbitre va aturar el partit. El club que actuava de local va trucar a la policia i l’aficionat, que acompanyava i animava al club visitant, va ser convidat a abandonar el camp. S’han denunciat els fets i l’aficionat.

Aquests comentaris i d’altres semblants que provoquen enfrontaments dins del camp i a la graderia són una constant en el futbol formatiu a Catalunya i a l’Estat des de fa molts anys cada cap de setmana. Els convido a buscar per internet, si volen. I les campanyes de les federacions esportives en favor del joc net no donen solució als factors que els predisposen i les causes que provoquen aquests conflictes.

Pares i mares són els culpables, o potser no?

Avui els camps de futbol, les pistes de bàsquet i handbol, les piscines de waterpolo estan plenes de pares i mares que venen a veure jugar els seus fills i filles. I quan hi ha conflictes, s’assenyala a l’afició, als pares i mares dels jugadors i jugadores, com els culpables. En aquestes situacions, per regla general, els clubs no assumeixen cap responsabilitat. Insisteixo, quan tot va bé, la grada és del club, i quan va malament, la grada, no és de ningú, es busquen culpables i la gent fa nosa.  

El que és curiós és que en altres espectacles i activitats culturals i esportives no tenim aquest problema. Pares i mares no criden, no insulten ni tampoc es barallen amb la resta de públic quan van al teatre, a l’opera, al cinema o a un concert de música. Només ho fan quan van a una competició esportiva. 

Es parla de com de malament es comporten els pares i mares en les competicions dels seus fills o filles. Però resulta que aquestes persones actuen igual als grans estadis i/o pavellons dels equips professionals. 

La causa del problema és com s’entén la competició

Per tant, el problema no són els pares i mares o els aficionats que també, sinó saber com s’ha d’actuar com a públic en la competició i com s’entén la competitivitat  esportiva. En aquest sentit, hem pogut constatar que els pares i mares diuen i fan en les competicions dels seus fills el que han après en els camps de futbol i pistes de bàsquets dels equips esportius professionals. Allò que és normal a l’esport.

I respecte això, els clubs en general no dediquen cap esforç a modificar aquestes pautes. Inclús, hem vist com alguns clubs alimenten la competició extrema dedicant comentaris agressius i violents cap als contraris. 

Qui i què es pot fer? 3 coses bàsiques

La solució passa pels clubs. Perquè l’afició, les persones que ocupen les grades cada cap de setmana són els seus públics. Per on començar?

  1. Implicant els pares i mares dins del projecte esportiu. Els clubs han de formar els seus públics, començant pels pares i mares mentre els seus fills i filles entrenen, no com una opció, sinó com una obligació. Saber els aspectes bàsics del joc i com actuar a la grada, evitant la generació de conflictes i prevenint la seva aparició amb les altres aficions.
  2. Cal formar més i millor als entrenadors. Perquè ells i elles són les figures clau en les competicions i els competidors. Del nostre treball, hem pogut copsar que el punt d’ignició de la majoria dels conflictes i enfrontaments que es donen a la grada, sempre hi ha alguna excepció, es troba en el camp de joc. Els entrenadors saben cada cop més del seu esport. Però tenen, en general, poques habilitats relacionals i de comunicació positiva, de gestió de les emocions i de resolució de conflictes. I no reben aquestes competències i coneixements teòrics i pràctics en la seva formació.
  3. Per últim, els clubs han d’assumir que hi ha i tenen un problema i que té a veure amb els seus públics i amb els seus els entrenadors i personal del club, en relació com s’entén i s’actua en la competició, abans, durant i després.

Per cert, tot això que els expliquem ja s’ha provat i funciona. Poden llegir més a “La resolución de conflictos i la mediación en el deporte”. Ara només cal posar en pràctica aquestes formules i disposar dels recursos necessaris per la seva aplicació massiva en tots els clubs del país.

(Visited 80 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Politólogo y conflictólogo. Profesor programa de Gestión y Solución de Conflictos (conflictología) de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC. Director del Postgrado de Resolución de Conflictos Públicos y Mediación Comunitaria de la UdG (Fundación UdG). Autor de diferentes investigaciones en Cataluña y de libros sobre la resolución y gestión de conflictos públicos, sociales y deportivos. Galardonado con el Premio Civismo 2014 y 2015 de la Generalidad de Cataluña en la modalidad de ensayo y del Premios Ammi 2010 al mejor premio estatal de mediación por el proyecto "Mediación nocturna y Gestión de conflictos en el ocio nocturno".
Comentarios
Deja un comentario