Entrevista con Arthur J. Huang: la consciencia del día a día

14 de noviembre de 2018
IMG_7851

Arthur J. Huang es un científico y artista norteamericano que ahora vive y trabaja en Tokio. Su arte, tal y como describe él mismo:

se centra en el día a día, ya sea el estar esperando al tren, estar sentado en un bus, el hecho de caminar, comer, dormir o ir a hacer la compra. Estas son actividades que todos hacemos pero que no siempre pensamos sobre ellas después de hacerlas. […] Invertimos mucho de nuestro tiempo reflexionando en los altos y bajos de la vida, pero la mayoría de nuestro tiempo lo pasamos ocupándolo de estas actividades diarias. Explorar el día a día es una oportunidad para mí para descubrir una diferente perspectiva de nuestras vidas como humanos en este mundo contemporáneo”.

«Daily Drawing Networks», 2017 Nakanojo Biennale, Septiembre-Octubre 2017.

Uno de sus proyectos más interesantes y sorprendentes es “Memory Walks». En este proyecto explora la naturaleza de los recuerdos de nuestro día a día. El artista recuerda sus trayectos diarios y los dibuja en cáscaras de huevo -una por día- con diferentes colores y símbolos. Una clara representación de la fragilidad de estos recuerdos.

«Memory Walks – Is This The Way I Went?», HAGISO, Mayo-Junio 2016.

1 / Combinas tu trabajo como investigador científico con ser artista. A primera vista, tu obra parece estar directamente influenciada por esta parte mucho más racional de tu vida, que es ser científico. ¿Estás de acuerdo? Si lo estás, ¿qué aspectos de tu trabajo como científico afectan más a tu obra artística? ¿Ocurre también al revés?
Estoy de acuerdo, mi producción artística está bastante influenciada por mi trabajo como científico. Cuando entré en la escuela de posgrado estaba haciendo pinturas abstractas biomórficas que intentaban recordar a obras de Kandinsky y Gorky sin incorporar influencias de mi trabajo como científico. Durante el posgrado descubrí la historia del arte conceptual y artistas cuyas obras resonaban con el proceso de la investigación científica. On Kawara, Sol LeWitt y Hanne Darboven son tres artistas que descubrí en ese momento cuyas obras y prácticas aún siguen siendo referentes para mí.

A pesar de tener práctica y experiencia como biólogo molecular, mi práctica artística principalmente integra la metodología de la investigación científica, más que experimentos científicos en sí. Estoy interesado en la acumulación de información que posteriormente analizo y uso como base para nuevas obras y otras que están aún en proceso. Alguno de los proyectos tienen lugar en un momento fijo del tiempo, normalmente durante un mes, durante el cual exploro un tema en particular y/o un medio para ver los conocimientos que esa idea o experimento pueden brindarme. Otros proyectos son indefinidos, pero incorporan la noción de la práctica diaria en ellos. El Daily Drawings Project y el Memory Walks Project son de esta categoría. Trabajar simultáneamente en pequeños y grandes proyectos permite una interacción entre ellos para dar lugar a diálogos y descubrimientos inesperados.

El trabajo que hago en mi estudio me ayuda a pensar y solucionar problemas de una forma más creativa, y esto ayuda a expandir mi forma de pensar a la hora de abordar proyectos y problemas científicos. Sin embargo, creo que en general la influencia es más fuerte yendo desde mi práctica científica a mi práctica de estudio artística.

2 / Hoy en día, en el arte contemporáneo, arte y ciencia están tan interconectados que a veces es difícil decidir si una obra de arte está más relacionada con un campo o con el otro. Como artista y científico, ¿cómo crees que esta relación irá desarrollándose? ¿Existe un límite entre estos dos campos?

Creo que la relación entre arte y ciencia en la sociedad contemporánea se encuentra en un desarrollo emocionante e inspirador. Recuerdo ver la exposición «Paradise Now» de Exit Art en el año 2000 sobre artistas explorando la biotecnología. Lo que recuerdo de esa exposición como científico y artista es cómo quería más integración del conocimiento científico y de la historia del arte en las mismas obras. Desde esa exposición he visto el desarrollo de comunidades magníficas de ciencia y arte alrededor del mundo junto a programas de artistas residentes en varias instituciones científicas. Las obras de arte contemporáneo que exploran la investigación científica en las ciencias biológicas, inteligencia artificial y la vida artificial han empezado a hacerse preguntas mucho más profundas en el siglo XXI. Creo que el arte tiene cierta responsabilidad en hacer preguntas interesantes y que inviten a la reflexión sobre el actual y futuro estado de la investigación científica y su impacto en la sociedad.

En general, los artistas son capaces de trabajar y pensar ideas desde perspectivas laterales y verticales para poder sintetizar sus respuestas. A medida que intercambios y conversaciones más profundas continuan entre artistas y científicos, creo que la distinción entre arte y ciencia se desdibujará.

Si hay una cosa que me gustaría ver en el desarrollo del diálogo entre arte y ciencia sería un intercambio de ideas mucho más sostenible entre estos dos campos. Mientras que los artistas contemporáneos tienen un gran interés por aprender y explorar campos diversos de investigación científica, me gustaría ver cómo las comunidades científicas tienen también un interés creciente en el papel del arte contemporáneo en la investigación científica y en la sociedad.

3 / Como extranjero viviendo en Japón, ¿cómo ha influenciado en tu trabajo la cultura japonesa y la forma de pensar de su sociedad? ¿Cuáles son algunas de las características más interesantes de la escena del arte contemporáneo japonés?
Una de las influencias más claras que se encuentra en mis obras a raíz de vivir en Japón es la noción del «ma» (間), que puede ser entendido como espacio, respiro y/o pausa. La influencia no ha sido consciente, más bien ha sido el resultado de absorber numerosas exposiciones tanto de aquello tradicional como de aquello contemporáneo durante los nueve años que llevo viviendo aquí. La presencia del «ma» puede verse tanto en la composición de mis trabajos individuales como en las instalaciones grupales.

Uno de los aspectos más interesantes de la escena del arte contemporáneo japonés es la asiduidad de los festivales de arte. Estos toman forma de festivales anuales, bienales y trienales que se centran principalmente en artistas locales, promoviendo la comunidad y las formas de práctica social. Hay también otros festivales más grandes que incorporan tanto artistas locales, como nacionales e internacionales. La mayoría de estos festivales tienen lugar en áreas no urbanas con el deseo de revitalizar áreas fuera de Tokio, Osaka u otras grandes ciudades del país.

4 / Tu obra está inspirada por la consciencia de los recuerdos del día a día, esos que estamos acostumbrados a olvidar fácilmente. ¿Cómo acabaste centrando parte de tu producción artística en este tipo de recuerdos?
Mi interés por estos recuerdos empezó mientras estaba estudiando el posgrado. Entre mi primer y segundo año, en verano, conduje a través de Estados Unidos, desde Rhode Island hasta California. Durante el transcurso de estos viajes tan largos me encontré a mí mismo con demasiado tiempo, y empecé a pensar en formas para convertir este tiempo en tiempo más «productivo». Empecé a documentar diferentes aspectos de estos recuerdos que después dieron paso a mi primer corpus de obra.
Desde el momento en el cual comprendí que gran parte de nuestras vidas está formada por estos recuerdos «intermedios», he estado explorando estos mismos instantes de mi vida diaria. Normalmente pensamos y recordamos los momentos en el punto A y en el punto B, pero las experiencias tanto físicas como mentales de ir del punto A hasta el punto B se pierden en la confusión.
Vivir en Tokio me ha hecho especialmente consciente de estos momentos de transición. Mis principales modos de transporte son el caminar y el transporte público, que me han hecho ser completamente consciente de estos momentos. Esto crea una consciencia creciente en el ambiente que me rodea y en mis propios pensamientos.
Mientras estaba estudiando el posgrado este interés por los recuerdos «intermedios» derivó del deseo de aprovechar al máximo mi tiempo y afrontar la mortalidad. Actualmente, mi interés por vivir estos momentos transitorios es lo más importante tanto para mí como para mi práctica artística. Estoy constantemente intentando encontrar distintas maneras para crear significado y hacer descubrimientos para mí y mi relación con la vida diaria.
5 / Tal y como dices en tu página personal: «Explorar el día a día es una oportunidad para mí para descubrir una perspectiva diferente de nuestras vidas como humanos en el mundo contemporáneo». A partir de analizar el día a día, ¿cómo ha cambiado tu visión del mundo contemporáneo? ¿Crees que al tener más consideración sobre esta perspectiva nosotros, como seres humanos, podemos lograr entender mucho mejor nuestro entorno?
Mi exploración del día a día es un trabajo en progreso constante y mis pensamientos sobre el mundo contemporáneo están formados por un proceso cíclico de descubrimientos y redescubrimientos. Es difícil expresar con palabras claramente mi visión sobre el mundo contemporáneo, pero creo que una consciencia tanto física como mental de nuestros pensamientos y experiencias nos dan una oportunidad para darle sentido a nuestras vidas. Personalmente, tengo un creciente sentido de la importancia de mis entornos, experiencias y relaciones inmediatas en cómo vivo mi vida como artista, científico y ser humano. El mundo que me rodea me proporciona las herramientas necesarias para navegar por el resto del mundo concienzudamente.
 
Web del artista: https://arthurjhuang.work
Créditos imagen principal: Eisuke Muroga.
Créditos imágenes post: Arthur J. Huang.
 

Autor / Autora
Comentarios
Deja un comentario