Los sueños proceden de Zeus: la mántica en la Guerra de Troya

30 de noviembre de 2016

En el presente trabajo analizaremos los diversas alusiones que recogen en la Ilíada sobre la mántica griega. Se  abordará el mensaje y el contexto de los presagios y cómo se sucedían, la figura del mántis y sus funciones, los falsos adivinos, la profecía y los sueños. El ensayo busca llenar los grandes vacíos que discurren en el arte adivinatorio y explicar todas las menciones mánticas de la Ilíada. Una vez recogidas todas estas menciones y los nombres de los adivinos, así como sus presagios y los sueños que aparecen durante toda la obra (como los que envía Tetis a Aquiles, su hijo, a forma de prevención sobre su trágico destino), los comentaremos y analizaremos, para entender el significado en el relato y en la sociedad griega del momento. Igualmente, el destino era el hilo que unía todos los presagios y sueños. El destino se representa en Homero como algo que no se puede controlar, ni siquiera Zeus. Los dioses podían influir en él pero no podían decidir sobre el destino final de sus protegidos.

A partir de este análisis, indagaremos en la profesión de mántis en sí misma, si era considerada realmente una profesión, si estaba remunerada, su influencia en la sociedad, las familias de adivinos, así como se prestigio y fama, y nuevas figuras vinculadas como los verificadores (que intentaron descubrir a los “falsos adivinos”). El destino será otro punto a tratar en este ensayo. ¿Cómo afectó el mundo divino al comportamiento humano? La necesidad del hombre de conocer su destino, de intentar cambiarlo en unas condiciones extremas de miedo (guerra, enfermedad…) darán al mántis un rol central en la sociedad y el pensamiento colectivo griego arcaico. El miedo a lo desconocido y la incerteza al futuro, fueron las bases para el afloramiento del arte adivinatorio. Son varios los adivinos que encontramos en la Ilíada, Calcante, el más famoso de entre los adivinos, Mérope que no pudo salvar a sus hijos porque no hicieron caso de sus vaticinios, Énnomo, que no predijo su propia muerte, Euridamante, que tampoco pudo salvar a sus hijos, y dos de los más importantes, los hermanos Cassandra y Héleno, representación cada uno de los dos tipos de adivinación en la Grecia arcaica: la inducida y la técnica, respectivamente.

La metodología se basará como fuente primaria la obra homérica y otros autores clásicos como Cicerón, Platón o Plutarco, y se servirá de fuentes secundarias como artículos y ensayos bibliográficos. Con todo, analizarán los símbolos proféticos, su influencia, y su manejo de la verdad en el marco contextual de la Guerra de Troya, siendo algo relativo. La interpretación de símbolos y verdades está sometida a un amplio abanico de opiniones, pero nosotros aplicaremos los conocimientos de fuentes primarias y secundarias para estudiar la mántica dentro del relato de Homero.

Olga Ojeda SánchezLos sueños proceden de Zeus: la mántica en la Guerra de Troya

(Visited 1 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Máster universitario online la Mediterránea antigua.
Comentarios
Deja un comentario