¿Cómo integrar la transformación digital y la ciberseguridad en tu negocio?

17 mayo, 2022
Foto: Mobile Week Barcelona.

En el marco de la Mobile Week Barcelona se celebró el Pymes Day, un evento orientado a ayudar a pequeñas empresas en conceptos tan estratégicos como la transformación digital y la ciberseguridad. Durante la jornada, el profesor colaborador de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC Oriol Rius planteó dos sesiones de trabajo sobre transformación digital y ciberseguridad. En este artículo nos explica las principales ideas de ambas charlas. ¡No te lo pierdas! 

¿Cómo aplicar la transformación digital en tu negocio?

El objetivo principal de la ponencia ‘Transformación digital y tu negocio’ fue transmitir la importancia de introducir las nuevas tecnologías en nuestros negocios. La historia nos enseña que en las anteriores revoluciones industriales, cuando una empresa no ha sido capaz de seguir el ritmo de la disrupción tecnológica, ha acabado siendo expulsada del mercado.

Cuando nuestro negocio es muy pequeño o directamente, no es una empresa productiva, sino orientada a servicios, cuesta mucho más ver la importancia de estar al día tecnológicamente. 

A menudo esto es debido por qué no se entiende que el hecho de transformarse digitalmente implica en primer lugar entender qué es lo que realmente quieren nuestros clientes y en segundo lugar repensar cómo las tecnologías nos pueden ayudar a ajustarnos mejor ese deseo de nuestros clientes, optimizando nuestros procesos.

Es clave no confundir conversión digital con transformación digital. No se trata de repetir lo que hacemos sin tecnología exactamente con tecnología, sino permitirnos repensar nuestros modelos de negocio tomando como ventaja la tecnología disponible. A menudo la mentalidad de nuestro equipo será el principal reto para ello.

En la tercera revolución industrial se introdujeron en nuestros negocios las tecnologías digitales. Muchos automatismos y sistemas informáticos que nos ayudaron a trabajar más rápido y mejor. Como consecuencia se generaron grandes cantidades de datos. Pero muchos de estos datos quedaron ocultos dentro de silos. Elementos tan comunes y sencillos como hojas de cálculo Excel dentro de los ordenadores de los trabajadores.

Así pues, el reto de la cuarta revolución industrial es dar sentido a los datos. Convertir los datos en información. Con el fin de poder tomar decisiones partiendo de la información más actualizada, fiable, ubicua y clara. Para ello hay que integrar esos datos dispersos. Hay que tenerlos actualizados de forma automática. Generar paneles de control y otras herramientas que nos simplifiquen el acceso a los datos y los hagan ubicuos en el tiempo y el espacio.

En el evento se mostró como estos retos afectan también a restaurantes, pequeños negocios de fontanería y electricidad, pequeñas escuelas y muchos otros negocios alejados de las grandes empresas y fábricas.

Destacar también lo sencillo que es entender este reto tomando como referencia la fuerte dependencia que tenemos todos de los “smartphones”. Gracias a estos dispositivos estamos en contacto con amigos, familiares, proveedores, trabajadores, clientes, etc. Nos relacionamos con el banco, solucionamos problemas de transporte, geolocalización y navegación. Hacemos compras de todo tipo, alimentación, ocio, ocio digital, etc. Tenemos acceso a noticias y muchísimas otras funciones. Todo esto es posible, por qué, se nos proporcionan de forma fiable, los datos que nos interesan, cuando queremos, donde nos hacen falta y en tiempo real. ¿Por qué no hacemos lo mismo con los datos de nuestro negocio?

En la ponencia también se hizo mención de cuáles son las tecnologías actuales que nos permiten este salto, esa disrupción que hace poco era impensable. De entre todas ellas se destacó la importancia del Low-Code/No-Code como tecnología que empodera a las personas, no solo a los técnicos. También se mostró como las necesidades aparecidas durante la pandemia reforzaron la hipótesis de que todo lo que pueda ser software acabará siendo software. Y como todos podemos aportar en ese sentido, no hace falta ser programadores. Durante la sesión se mostraron múltiples ejemplos reales de cómo todos podemos disrupcionar si nos lo permitimos.

Cuatro acciones para mejorar la ciberseguridad

En este contexto, la seguridad, o más concretamente, la ciberseguridad es un intangible crítico. Ya que si pretendemos hacer que la clave de nuestro negocio sean los datos, pero estos no somos capaces de protegerlos contra usos fraudulentos, poco es el valor que les queda. Esta es justo la raíz de la ponencia ‘Acciones concretas que te ayudarán en tu ciberseguridad’.

Sobre esta hipótesis, se escogió una aproximación muy práctica. Es decir, se aproximaron diferentes acciones concretas que todos podemos llevar a cabo en el día a día para aumentar la seguridad con la que nos relacionamos con los datos. En este sentido, se hizo mucho hincapié en que lo más importante no es saber y conocer todos los riesgos y contingencias, sino, sobre todo, poner en práctica las rutinas que conocemos.

A continuación se exponen algunos de los consejos que se presentaron durante la charla:

  1. Hacer copias de seguridad. Todos sabemos que debemos tener copias de nuestros datos para evitar perder información clave, tanto a nivel personal como profesional. Pero son pocos los que a pesar de tener conciencia de ello lo hacen periódicamente y además tienen un plan de contingencia actualizado que revisan periódicamente. Algo tan sencillo de entender por todos, con tanto riesgo y tan difícil de llevar a cabo por parte de la mayoría.
  2. Contratar servicios de asistencia. Si no somos expertos o expertas en seguridad informática y no podemos acreditar que tenemos ayuda 24×7 en este sentido, es muy recomendable contratar servicios de asistencia nos puede ayudar a detectar y actuar ante troyanos, ataques de phishing y otros peligros de la red. Por una cuota mensual muy razonable podemos tener a alguien que nos atienda remotamente ante cualquier duda que nos aparezca y esto es mucho más fiable que un primo que sabe del tema.
  3. Ser conscientes de los peligros de acceder a Internet a través de redes públicas. Durante la charla también se dieron algunas propuestas para solucionar el gran problema que vivimos todos a diario con las contraseñas y se alertó de los peligros de acceder a Internet a través de Wi-Fis públicas, así como de los problemas de privacidad por ir en transportes públicos exponiendo datos delicados en nuestra pantalla cuando la persona que tenemos al lado puede leerlo todo. En este caso la solución es tan sencilla como usar filtros de pantalla para la privacidad.
  4. Proteger los sistemas de los riesgos de seguridad informática. Actualmente, es muy difícil proteger a un sistema de las debilidades de sus usuarios: si un usuario es engañado o coaccionado para que facilite información o acceso a personas ajenas, poco podemos hacer para proteger a nuestros equipos. Así pues, la mejor protección siempre acaba siendo la concienciación y la formación de nuestros usuarios.

Para concluir, quise dar un enfoque muy práctico a las dos sesiones que presenté para el Pymes Day. ¿El objetivo? Que los asistentes puedan aplicar de forma instantánea estas pequeñas acciones para mejorar la ciberseguridad y avanzar en la transformación digital de sus negocios. Para ello, hay que tener en cuenta que en lo que se refiere a transformación digital hay que atreverse a probar y aprender de cada experimento y en ciberseguridad, que la diferencia está en hacer, o no, lo que sabemos. La virtud está en la rutina, no saberse todos los detalles. 

(Visited 11 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Consultor experto en transformación digital y ciberseguridad. Profesor colaborador de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. 
Comentarios
Deja un comentario