Premios STEM Responsable: ¡conoce a las ganadoras!

10 October, 2023
Premios STEM Responsable Fotografía de las ganadoras de los Premios STEM Responsable 2023. Foto: Nestlé.

Buscando unir tecnología y progreso social con un foco en la igualdad de género, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Fundación Randstad y Nestlé lanzaron los Premios STEM Responsable, cuya reciente primera edición ha iluminado los proyectos de tres mujeres brillantes en los campos STEM (Science, Technology, Engineering, and Mathematics).

El Premio STEM Responsable no solo destaca la calidad y el rigor científico, sino que también pone en relieve proyectos que actúan como vehículos hacia una mejora significativa en la calidad de vida de las personas con discapacidad. La edición inaugural del premio busca posicionar a las mujeres como referentes en sectores predominantemente masculinos y servir de fuente de inspiración para futuras generaciones de mujeres jóvenes interesadas en las disciplinas científicas y tecnológicas. En total, se otorgan tres premios: un primer premio de 1.500 euros, un segundo premio de 1.000 euros y un tercer premio de 500 euros.

Daniel Riera Terrén, director de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, asegura que “este es un premio que conecta muchos puntos: nos permite a entidades de diferente naturaleza pero con valores parecidos encontrarnos en la mejora de la vida de las personas utilizando la tecnología. Y lo hacemos premiando a mujeres, que a pesar de ser minoría en los ámbitos STEAM, han utilizado de forma excelente el potencial transformador de la tecnología, convirtiéndose en referentes para niñas y jóvenes”.

En este artículo las ganadoras Marta Vázquez, Gemma Fàbregas y Mónica Romero nos explican sus proyectos. ¡Descúbrelos! 

Marta Vázquez: “La accesibilidad a emergencias es un derecho, también para las personas con discapacidad”

Foto: Nestlé.

Marta Vázquez, galardonada con el primer premio en los Premios STEM Responsable, ha tejido una narrativa de inclusión y accesibilidad con su proyecto: un asistente virtual que actúa como puente comunicativo entre las personas con discapacidad auditiva y los servicios de emergencia. Su aplicación, que sirve como un intermediario en las llamadas de emergencia, se ha diseñado con una perspicacia y comprensión profunda de las barreras que enfrentan las personas sordas en situaciones críticas. Marta, quien también vive la experiencia de la sordera y utiliza implantes cocleares, se inspiró para desarrollar esta solución tras reflexionar sobre los posibles desafíos que enfrentaría en caso de accidente si sus implantes fueran dañados. “Necesitaría depender de otra persona”, comenta, arrojando luz sobre una realidad preocupante para muchos.

Este asistente virtual se erige como una seguridad vital para quienes se enfrentan a obstáculos comunicativos en situaciones de crisis. Marta ha diseñado la app para actuar como una extensión de las necesidades del usuario: es accesible, se comunica a través de texto, voz o lenguaje de signos, y se adapta a las circunstancias en las que se encuentra la persona. Con datos concretos que subrayan la imperiosa necesidad de tal servicio –1.200.000 personas en España y 51.000.000 en Europa con problemas de audición–  su proyecto no solo es innovador sino fundamentalmente esencial. Además, la aplicación también puede resultar una herramienta útil para personas sin discapacidad en situaciones donde la comunicación verbal no es óptima (o cuando no se desea ser escuchado por gente cercana), ya que “permite llamar al 112 sin emitir un solo sonido”.

Marta no solo aborda un problema reconocido por la Comisión Europea, sino que también desafía la normativa y las expectativas con una solución diseñada para ser intuitiva y “accesible por defecto”. A través de su investigación, se encontró con una resignación palpable entre la comunidad con discapacidades auditivas, muchas de las cuales habían aceptado la sombría perspectiva de no poder pedir ayuda en caso de accidente. Marta insiste en que “la accesibilidad a emergencias es un derecho”, y con su proyecto, no solo lo defiende, sino que también proporciona un medio tangible para hacerlo accesible.

Gemma Fàbregas: “Hay proyectos que no tienen un gran impacto económico, pero sí social”

Foto: Nestlé.

En el vasto mundo de la tecnología y la innovación, el impacto social suele ser un firme indicador de éxito y relevancia. Gemma Fàbregas, con su proyecto Yo también leo, no solo ha ganado el segundo premio de STEM Responsable, sino que ha esculpido una notable huella social con el desarrollo de su trabajo.

El TFM de Gemma fue una aplicación destinada a facilitar el aprendizaje de la lectura en niños y niñas con síndrome de Down y otras discapacidades. Su creadora expone con énfasis que, si bien algunos proyectos pueden no detonar un impacto económico significativo, la resonancia social puede ser trascendental. “La lectura es básica para prácticamente todo nuestro día a día”, subraya. De hecho, su app no solo confiere autonomía y robustece la autoestima y confianza de los usuarios, sino que también les empodera para integrarse en grupos y acceder al mundo laboral con expectativas elevadas. En palabras de Fàbregas, “a las personas con discapacidad intelectual también les impacta aprender a leer; les cambia la vida en cuanto a estimulación cognitiva”.

La motivación detrás de este proyecto surge de una conexión personal y emotiva con Martina, la hija de una amiga y compañera de juegos de sus propios hijos, quien, a pesar de su habilidad con la tecnología a los 10 años, aún no había aprendido a leer. Esto condujo a Fàbregas a una profunda investigación y posteriormente a llenar un vacío palpable en el mercado, puesto que no existían aplicaciones dirigidas a este segmento particular de la población.

Los datos cuantitativos refuerzan la imperiosa necesidad de herramientas como Yo también leo: el 3% de la población mundial está identificada con algún tipo de inteligencia límite, un dato que, en España, podría representar al menos un alumno por aula en una configuración educativa inclusiva. De momento, la app de Gemma ya ha conseguido resultados más que notables: más de 7.000 personas han aprendido a leer con ella y ha obtenido el respaldo de diversas entidades en el ámbito de la discapacidad.

Mónica Romero: “Mi trabajo eleva la independencia y la calidad de vida de las personas con afasia”

Foto: Nestlé.

Mónica Romero, premiada con el tercer galardón de los Premios STEM Responsable, se ha embarcado en un trayecto altruista y tecnológicamente avanzado, buscando mejorar las condiciones de vida y comunicación de las personas con afasia. Su Trabajo Final de Máster (TFM), que lleva por título “Aplicación de métodos de aprendizaje semi-supervisados para reconocimiento del habla en personas con afasia”, no solo ha sido una demostración de destreza técnica y científica, si no también un reflejo de la empatía y el deseo genuino de hacer una diferencia tangible en la sociedad. Mónica ha querido destacar que “esta área carece de estudios, especialmente en ciertos idiomas” y, guiada por su comprensión de las dificultades que enfrentan las personas con afasia, se dedicó a resolver un problema que se ha visto eclipsado.

Romero, que ya se había destacado previamente como ganadora de la jornada eHealth Project 2021 de la UOC, asegura sentirse “conmovida por la necesidad de proveer herramientas efectivas” para que las personas con afasia puedan comunicarse con mayor facilidad. En ese sentido, su proyecto no solo ha mejorado el reconocimiento del habla de este segmento de población, sino que también ha contribuido considerablemente en su integración social y, en última instancia, en su calidad de vida.

El proyecto de Mónica, para el que se ha utilizado menos de una hora de habla anotada de pacientes para el entrenamiento, ha conseguido mejoras significativas en el reconocimiento del habla en inglés de personas con afasia y, además, ha contribuido a la construcción de un benchmark para el idioma español, un trabajo que multiplica el alcance de su investigación en una demografía lingüística extensa. El TFM de Romero no solo beneficia a las personas con afasia, sino que también simboliza un audaz ejemplo de cómo la tecnología y la ciencia pueden ser puentes hacia una sociedad más inclusiva y empática, donde las barreras comunicativas comienzan a desmoronarse ante la solidez y el ingenio de personas como las ganadoras de los premios STEM Responsable.

(Visited 110 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora de continguts
Comentarios
Deja un comentario