Marta Izquierdo: “Mirou es una aplicación móvil que conecta a personas con dependencia con sus seres queridos”

16 junio, 2022
Marta Izquierdo Foto: Marta Izquierdo.

En su primer trabajo como auxiliar de enfermería, Marta Izquierdo comprobó el terrible aislamiento que padeció un paciente de COVID-19 que, a raíz de un daño cerebral adquirido, sin movilidad ni capacidad para comunicarse, no podía llamar por teléfono a sus seres queridos. Así que no dudó: tenía que crear una aplicación móvil de llamadas y de videollamadas que no necesitara órdenes táctiles ni verbales. 

Se puso manos a la obra, creó un prototipo, lo bautizó con el nombre de Mirou y lo presentó como proyecto final para el máster universitario de Diseño de Interacción y Experiencia de Usuario (UX) de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). El mismo tribunal del máster la animó a tirar el proyecto adelante y, ahora, Mirou es uno de los ocho proyectos finalistas del SpinUOC 2022, el programa de impulso de proyectos emprendedores y de transferencia del conocimiento de la UOC. 

¿Qué te animó a presentar tu proyecto Mirou en el SpinUOC? 

Mirou fue mi proyecto final para el máster universitario de Diseño de Interacción y Experiencia de Usuario de la UOC. Recuerdo que tras la presentación el tribunal me animó a tirar el proyecto adelante. Además, todo el mundo al que le hablaba de Mirou y, sobre todo, los que participaron en sus fases de investigación y de testeo, también estaban ansiosos por verlo convertido en una realidad. Vi anunciada de casualidad la inscripción de este año para la jornada SpinUOC y pensé que sería una oportunidad increíble para desarrollar Mirou. Así que me dije: “¿por qué no probar?”. 

Mirou nació a raíz de tu relación con pacientes de COVID-19.

Sí, la idea de Mirou nació al inicio de la pandemia, durante mi primer trabajo como auxiliar de enfermería en un hospital COVID-19, haciendo el turno de noche. Habilitaron un pabellón en Llars Mundet únicamente con pacientes que habían dado positivo, provenientes de otros centros asistenciales. 

¿Recuerdas el momento exacto en que se te ocurrió desarrollar esta app?

Sí, y creo que no lo olvidaré nunca. Recuerdo estar trabajando con pacientes altamente dependientes debido a sus diferentes condiciones. Uno en concreto no podía mover su cuerpo a voluntad ni verbalizar palabras con claridad debido a un daño cerebral adquirido. Esto hizo que me percatara de su móvil: no podía usarlo de forma autosuficiente. En una situación normal, le hubiera ayudado a conectar con sus seres queridos. Pero el problema eran los trajes de astronauta que debíamos llevar y las restricciones de contacto de superficies, sin olvidar la sobresaturación a nivel de trabajo que sufrimos y las bajas de ratios de personal sanitario en centros asistenciales. 

Recuerdo volver a casa y preguntarme qué podía hacer para ayudar a ese chico. Que debía existir alguna app o dispositivo pensados para ayudar a este colectivo, a personas con estas necesidades específicas. Estuve buscándolo una y otra vez y no encontré absolutamente nada.

Un vacío que decidiste remediar.

Sí. Resulta abrumador imaginar el terrible aislamiento que muchos de estos pacientes debieron sentir. Me causaba (y aún me causa) una angustia terrible pensar que alguien pudiera estar tan aislado y desconectado del mundo exterior. Así que decidí convertir esa angustia en algo constructivo y buscar una solución a este problema social.

Mirou nació al inicio de la pandemia, durante mi primer trabajo como auxiliar de enfermería en un hospital COVID-19.

Transformar la angustia en algo constructivo. ¡Menudo ejemplo a seguir! ¿En qué se diferencia Mirou de otras aplicaciones de comunicación? 

Mirou es un proyecto único debido a su alto nivel de accesibilidad y su sencillez en el uso. Se diferencia de otras aplicaciones de comunicación porque está diseñada específicamente para personas con altos niveles de dependencia. Estamos hablando de gente con parkinson avanzado, que ha sufrido ictus, daños cerebrales, esclerosis múltiple… personas con un largo etcétera de casuísticas diferentes. 

Y con algo común: no tienen una movilidad completa ni se pueden comunicar fácilmente.

Se trata de personas que no pueden mover su cuerpo a voluntad y, a veces, ni siquiera emitir órdenes verbales. Para usar nuevas tecnologías dependen completamente de terceras personas, pero con Mirou pueden conectarse con sus seres queridos automáticamente, cuando quieran. Por desgracia, actualmente no hay nada parecido en el mercado.

¿En qué fase se encuentra ahora el proyecto?

Mirou ha estado prototipado y testeado con usuarios a pequeña escala. El siguiente paso sería poder desarrollar la app para convertir el proyecto en una realidad. Esta fase implicaría desarrollar el código de la app y testearla a una escala mayor. Y una vez hecho esto… Mirou ya estaría lista para ser comercializada.

¿Qué necesitas para agilizar este proceso?

Estamos en una fase en la que la clave es recaudar fondos. Desarrollar formalmente una aplicación móvil es un proceso caro, sobre todo si requieres de personas externas como agencias de desarrolladores de apps. O otra alternativa sería encontrar una persona colaboradora con habilidades de app developer para incorporar al equipo y trabajar conjuntamente.

Una vez tuviésemos esta base, ya podríamos colaborar con entidades socio-sanitarias y asociaciones de pacientes para testear Mirou a gran escala. A partir de allí haríamos las mejoras correspondientes según su feedback y ya estaríamos listos para lanzar Mirou al mercado.  

¿Cómo te imaginas Mirou dentro de cinco años?

Es una pregunta muy interesante y que aún no me había parado a reflexionar en profundidad. Quiero pensar que en cinco años la sociedad en general apostará más para incluir la diversidad de casuísticas que hay en el mundo y se intentará ir más allá de un paradigma capacitista. Espero que en los próximos años nadie sufra los niveles de aislamiento que algunos colectivos padecieron durante la pandemia. Así que idealmente me gustaría que Mirou estuviese presente en diferentes centros asistenciales y pudiese ayudar a miles de personas a conectar con sus seres queridos; que sus limitaciones físicas y cognitivas no sean un impedimento para el uso de nuevas tecnologías.

Mirou es un proyecto único debido a su alto nivel de accesibilidad y su sencillez en el uso. Se diferencia de otras aplicaciones de comunicación porque está diseñada específicamente para personas con altos niveles de dependencia.

Por cierto, ¿cómo surgió el nombre, Mirou?

Es una historia un tanto curiosa. El proyecto debía tener un nombre para SpinUOC y por ese entonces estaba viendo la serie ‘Black Mirror’. Me gustó la sonoridad de Mirror y el concepto de espejo como tal: el hecho de tener a personas aisladas, detrás de un espejo, pero que aun así están en contacto. Así que empecé a jugar con diferentes maneras de pronunciar la palabra ‘Mirror’ y así salió Mirou.

¿Dónde trabajas ahora?

Actualmente, trabajo para el NHS en Inglaterra como Community Rehabilitation Assistant. Básicamente me muevo por la comunidad apoyada por un equipo multidisciplinar visitando pacientes para promover sus procesos de rehabilitación e incrementar sus niveles de independencia. También realizo formaciones y talleres orientados al dolor crónico, un ámbito del cual me he ido especializando con los años.

¿Qué te llevó a vivir y trabajar en el extranjero?

Me gusta retarme a mí misma y explorar fuera de mi zona de confort. Así que antes de que el Brexit se formalizara, decidí probar suerte en Inglaterra. Además, las condiciones laborales que me ofrecieron eran bastante mejores que las que tenía en España. No solo a nivel económico, también en temas de horarios, de oportunidades, de formación y de crecimiento personal… Sin olvidar el aprendizaje de otra cultura y la mejora de mi inglés. 

¿Qué impulsó a una sanitaria a estudiar el máster universitario de Diseño de Interacción y Experiencia de Usuario (UX) de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones de la UOC?

Pues tengo background como antropóloga aunque el mundo sanitario siempre ha sido mi sustento. Decidí seguir formándome y ampliar mis horizontes hacia un ámbito que fuese muy pragmático, pero que diese mucha importancia a la calidad de vida. Buscando y buscando encontré exactamente lo que necesitaba: diseñar interacciones y experiencias de usuario.

Sabía lo que quería estudiar, solo me faltaba dónde. Después de una larga investigación, escogí la UOC. No solamente podía compaginar el trabajo con el estudio, sino que también podía personalizar mi proceso de aprendizaje con flexibilidad según mis necesidades. Además, la calidad del plan docente es excelente y se orienta para que absorbas los conceptos mediante prácticas, lo que me ha enriquecido muchísimo.

Por último, ¿qué significa para ti ser una de las finalistas del SpinUOC?

¡Significa muchísimo! Solamente el hecho de inscribirme me ayudó a sistematizar ideas sobre mi proyecto. Y luego están el viaje de crecimiento personal y profesional que realizas a lo largo del concurso con los diferentes componentes del equipo de SpinUOC, los recursos que recibes y el hecho de poder compartir conocimientos con otros proyectos increíbles. SpinUOC me ha proporcionado un sinfín de herramientas. Estoy infinitamente agradecida por todo lo que me llevo de este proceso. Haber llegado a la final ya es un sueño.

(Visited 41 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Periodista freelance especializada en música y temas de accesibilidad e inclusión. Creadora y directora del ciclo enCantados: experiencia inclusiva a través de la música en Lengua de Signos. Su trayectoria ha estado muchos años vinculada al PERIÓDICO DE CATALUÑA. Fue redactora de la sección de cultura y espectáculos durante treinta y tres años, donde pudo escribir de teatro, literatura, cine y, sobre todo, de música. Fue la encargada del área de música en los suplementos Dominical y On Barcelona. En el 2012 puso en marcha la grabación de acústicos de nombres consagrados y emergentes, que podían verse en la web del diario. Para festejar el 5.º cumpleaños de Música Directa (así se llamaba la sección), organizó un concierto a Luz de Gas. El recital supuso el retorno al escenario de Pau Donés y reunió nombres como los de Joan Manuel Serrat, Elefantes, Love of Lesbian, Sidonie, Joan Dausà, Els Catarres, Andrés Suárez, Rafa Pons, Joana Serrat, La Pegatina y Zahara, entre otros. Además, sirvió de altavoz a Òscar Camps y su ONG Open Arms, a la cual se destinó el dinero recaudado. Forma parte del equipo de pilotaje del Festival Esperanzah! de Sant Cosme y de la Fundación Actúa Ayuda Alimenta Cultura. Recibió un galardón de la FECAC por la divulgación del flamenco y es jurado de los premios de la Música Independiente MIN. 
Comentarios
Deja un comentario