¿Hace falta un departamento de informática? Pues, depende

1 marzo, 2022
Foto: Yan Krukov en Pexels.

Hace unos meses, mi colega Joe Peppard publicó en el Wall Street Journal un artículo de título y mensajes provocadores: “Es el momento de deshacerse del departamento de IT”. Suena a lo de sí importa la informática, el libro de Nicholas Carr de infausto recuerdo, que también hemos comentado por aquí.

Sin embargo, Peppard es un profesor reputado de estrategia y dirección de sistemas de información, la principal referencia que damos a los estudiantes de los diferentes programas de grado y máster [1]. Y, por lo tanto, alguna cosa de interés acostumbra a escribir, aunque no siempre estemos de acuerdo:

  • Que el departamento de informática no debe ser un departamento funcional, como lo son finanzas o producción, sino que, en la era de la transformación digital, debería estar embebido en toda la empresa y en cada función.
  • Que los departamentos y los profesionales de la informática viven y les gusta vivir en un mundo separado, “técnico”, y se han ido alejando de los problemas de la empresa y de los usuarios.
  • Que la empresa no sabe cómo medir la contribución de la empresa al negocio (más allá de los indicadores de disponibilidad y cumplimiento) y que, por lo tanto, los informáticos no tienen mayores incentivos para crear valor.
  • Que la manera de trabajar de estos departamentos (el presupuesto anual, la gestión de las demandas y peticiones, la toma de requisitos y los largos plazos de entrega y validación por los usuarios) no se compadece con las presiones actuales de rapidez y flexibilidad.
  • Que mantener departamentos separados de negocio y tecnología impide el trabajo en colaboración y promueve que, muy cómodamente, los unos culpen a los otros y viceversa cuando las cosas no salen como debieran.

Peppard acaba abogando porque los informáticos estén ubicados en los departamentos funcionales y las unidades de negocio y que se mantengan algunas competencias centrales (los “guardarraíles”, les llama; el digital backbone, le llama la profesora Jean Ross) en las materias de arquitectura, integración, infraestructura técnica y seguridad.

Algunas de estas cosas ya están pasando y, en muchas organizaciones los que más saben de Salesforce están en los departamentos de ventas, los que más saben de SAP están en finanzas o los que saben de las herramientas de datos están en todas partes en modo de autoservicio. Algunos departamentos de “innovación” o de investigación y desarrollo están llenos de informáticos, afortunadamente.

Pero, como decimos los del gremio de la Tecnología++, pues depende. El propio Peppard ha investigado sobre los estadios de madurez de las empresas y de los directores de informática en algunos papeles que hemos revisado aquí

En empresas digitales, con un nivel elevado de madurez tecnológica de sus directivos y su personal, donde ya se ha producido la fusión entre estrategia, operaciones y tecnología, es posible y hasta deseable que el departamento de informática se ocupe de la arquitectura y la fabricación de estándares, mientras que la creación y el mantenimiento de productos de negocio basados en la informática se pueda descentralizar. Esta no es la situación más común.

Mientras tanto, es bueno que la dirección general, los comités de dirección y la dirección de sistemas de información, hagan un esfuerzo para aprender y aplicar que el éxito de la informática es una responsabilidad compartida y que sean capaces de establecer mejores conversaciones y relaciones más productivas de trabajo. 

Mientras tanto, vale la pena diseñar en común, la mejor manera de organizar la informática en la empresa en cada momento, incluyendo, si procede, deshacerse del departamento… algo que yo, de momento, no recomendaría.


[1] Estos temas los trabajamos en asignaturas como Dirección estratégica de sistemas y tecnologías de la información de los másters universitarios en ingeniería informática, en ingeniería de telecomunicaciones y en ciberseguridad y privacidad y en la asignatura de Planificación y uso estratégico de TI del grado en ingeniería informática.

(Visited 47 times, 1 visits today)
Autor / Autora
José Ramón Rodríguez
Profesor de Dirección de Sistemas de Información, Gestión de Proyectos y Business Intelligence de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC y consultor de empresas independiente.
Comentarios
Jorge25 octubre, 2022 a las 7:54 pm

Buenas tardes.

Interesante entrada la verdad. Quizás sea muy extremo lo de la desaparición de los departamentos de IT pero si que es verdad que se tienen que integrar de una manera real dentro de la estructura de la empresa, compartiendo metas y objetivos. Como la famosa anécdota de la gallina y el cerdo que montan un restaurante hasta ahora los departamentos de IT han estado implicados pero no comprometidos pero entre otras cosas porque no se les ha hecho participes de los objetivos de la organización.

Por lo que veo a mi alrededor y comento con otros compañeros cada vez está mas en boga la composición de equipos multidisciplinares y desarrollos basados en metodologías Agile, lo que en cierta manera se puede interpretar como un primer paso a esa integración de manera horizontal de la IT en todos los departamentos de la organización.

Saludos.

Responder
Isaac Fernandez Conde31 octubre, 2022 a las 5:34 pm

Creo que el enunciado: «¿Hace falta un departamento de informática?», y la aseveración: «Es el momento de deshacerse del departamento de IT” ,leídos por si solos,pueden incitar a confundir en primera instancia lo que Peppard está argumentando.

Como profesional con veinte años de experiencia trabajando en el core de los departamentos informáticos de varias grandes y medianas empresas estoy de acuerdo en algunos puntos,por ejemplo en el punto referido al digital backbone, totalmente acertado, y en otros no tanto,los cuales me parecen un tanto alejados de la cotidianidad de las empresas y de la función que realizan estos departamentos.

Comentando un punto de cada:

«Que el departamento de informática no debe ser un departamento funcional, como lo son finanzas o producción, sino que, en la era de la transformación digital, debería estar embebido en toda la empresa y en cada función.»

Me genera bastantes dudas este modelo;La gestión de los activos materiales e inmateriales (hardware general,maquetado y parametrización de sistemas operativos y apps corporativas,administración de sistemas,telefonía móvil,resolución de incidencias etc…) para el groso general de los usuarios finales ¿Como no va a existir un departamento funcional para estas tareas? ¿Embebido en toda la empresa y en cada función? Realmente complicado.

«Que los departamentos y los profesionales de la informática viven y les gusta vivir en un mundo separado, “técnico”, y se han ido alejando de los problemas de la empresa y de los usuarios.»

Estoy de acuerdo en esto,existe una falta de visión de la realidad de los usuarios a los que estos departamentos perse dan soporte;Muchas veces en esta relación se omiten aspectos como por ejemplo las auditorias de satisfacción de uso de los activos inmateriales,algo tan importante como lo métodos CI/DC en las soluciones de software no se extrapola conceptualmente a la gestión de los sistemas digitales de la propia empresa,y es un enfoque erróneo que repercute muchas veces en una no-explotación de la gran mayoría de funcionalidades de las,caras,licencias que se pagan por este tipo de productos.

Los órganos directivos deberían promover mucho más este tipo de iniciativas en el diseño de las unidades organizativas empresariales.

Responder
Deja un comentario