Fuentes de financiación alternativas dentro de las instituciones de educación superior

27 octubre, 2021

 

Contexto de la crisis

Si hacemos una comparativa entre las noticias de antes de la crisis por COVID-19 y las poscrisis, podremos constatar que, desde hace unos años, hay una necesidad pujante de las instituciones de educación superior, no solo públicas, sino también de ámbito privado, de encontrar fuentes de financiación alternativas para hacer frente a dos problemas principales: el descenso de matrículas y el recorte de presupuestos. Un artículo de hace tres años en El Diario afirmaba en 2018 que, de media, las universidades recibían un 27,7 % menos de fondos económicos que hacía seis años (Sánchez, 2018). A esto se le suma el descenso de matrículas sufrido durante la situación de excepcionalidad por confinamiento. El junio del 2020 los campus catalanes calculaban «un descenso de hasta el 7 % en los grados y hasta el 30 % en los másteres para el próximo curso» (Vallespín, 2020). La necesidad financiera es global y en entornos con dificultades económicas generalizadas todavía es más acuciante. En los Estados Unidos, en el Southwest Tennessee Community College hubo una caída del 18 % en la inscripción general en la primavera de 2021 en comparación con el otoño de 2020, «una disminución de casi el doble de la media nacional» (Cheng, Law y Pinder, 2021).

 

Soluciones

Recientemente, el ministro Manuel Castells afirmó, con referencia al impulso para renovar la Ley Orgánica 6/2001, de universidades, que «en estas dos décadas ha habido cambios profundos en el mundo y la sociedad, además de dos graves crisis económicas que han golpeado extraordinariamente las universidades públicas». La voluntad de la reforma es «impulsar el mecenazgo y las nuevas fórmulas de ingresos, como los derivados de empresas creadas y participadas por las universidades, o de patentes» (Consejo de Ministros, 2021). Mientras las reformas gubernamentales llegan, muchos centros afrontan las necesidades de mejora y progreso a escala global con iniciativas propias que los ayudan tanto a impulsar la investigación como a sufragar los gastos del estudiantado golpeado por las dificultades económicas. A continuación, ofrecemos una serie de iniciativas universitarias privadas y públicas para la obtención de financiación extra.   

 

Plataformas de donación de las universidades

En la era de la financiación colectiva y de plataformas como por ejemplo Patreon, el mecenazgo es una solución por la cual han optado muchas de las universidades que buscan una fuente de financiación externa y que ofrece una opción filantrópica de fácil acceso por medio de los propios portales de muchas universidades. Este es el caso de la iniciativa «The impact of giving«, de Schulich School of Business, que ofrece la opción de hacer donativos en línea, constar en un muro de donativos o guardar un legado en forma de testamento. La campaña «Believe«, de la Universidad de Melbourne, ofrece la oportunidad de ayudar a quien esté interesado, con una contribución económica en una cantidad única o de manera periódica una vez al mes. Ha sido fundamental para ayudar al estudiantado con necesidades económicas por la COVID-19 con sus estudios o necesidades básicas como por ejemplo la alimentación, el alquiler y la atención médica.

 

                             Foto por Baim Hanif en Unsplash

 

Consultorías, asesorías y formación a medida como servicio 

Algunos centros ofrecen la transferencia de su saber hacer (know-how) como fuente extra de beneficios. Este intercambio beneficia económicamente los centros, y su experiencia ayuda a la clientela a mejorar. Un ejemplo son los programas personalizados de la Berlin School of Creative Leadership, sus consultorías y las intervenciones a medida, diseñadas para impactar en el núcleo de las organizaciones para impulsar sus ambiciones estratégicas. Otro caso parecido es el de Hyper Island, que ofrece consultorías para facilitar el liderazgo, el desarrollo de equipos y la estrategia con el propósito de crear cambios en las organizaciones.

 

Financiación de empresas emergentes y rédito económico de patentes

El emprendimiento y la gestión de la innovación son pilares fundamentales dentro del desarrollo de la relación entre la universidad y el mundo empresarial. Muchas universidades hacen grandes esfuerzos para recibir crédito para proyectos de emprendimiento, puesto que son conscientes de que la laboralización de su estudiantado es capital para dinamizar la economía, pero las fuentes de financiación públicas no son suficientes. El Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, creado en 2012 gracias a una donación de quince millones del Grupo Angelini, es el encargado de impulsar el emprendimiento y la innovación en la universidad y cuenta con un modelo de autofinanciación. Promueve encuentros y proyectos conjuntos entre la academia y el sector público y privado. Dentro de la Universidad Estatal de Pennsylvania, el proyecto PCIV Ventures promueve actividades empresariales y formación de nuevas empresas alrededor de las principales investigaciones e innovaciones de Penn. Busca a personas emprendedoras para liderar las empresas e inversores para proporcionar financiación para su cartera de nuevas iniciativas en desarrollo.

A pesar de que por una gran institución como el Massachusetts Institute of Technology las patentes solo representan el 4 % de los ingresos (Domínguez, 2017), el importe de este porcentaje puede suponer sufragar gastos de nuevos proyectos o investigaciones. En el caso de Israel, Yissum Technology Transfer Company, la compañía de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea de Jerusalem, se esfuerza a realizar investigaciones científicas innovadoras y aspira a avanzar en soluciones comerciales. Sus socios comerciales incluyen compañías como por ejemplo Novartis, Merck, Intel o Google. Yissum ha registrado más de 10.750 patentes de más de 3.030 invenciones. En Israel, las entidades de transferencia de tecnología están organizadas como empresas, a diferencia de países como por ejemplo los Estados Unidos. Yissum es una entidad atípica, puesto que es una compañía con ánimo de lucro propiedad de la Universidad Hebrea, que es una entidad sin ánimo de lucro.

 

Financiación de la investigación por medio de consorcios con iniciativas privadas y creación de centros e institutos mediante donaciones

Muchas empresas del sector privado necesitan ayuda de las universidades para obtener resultados de investigación y para poner en marcha nuevos proyectos que estén basados en ellos. Estas colaboraciones aportan una gran cantidad de fondos a los institutos de investigación universitarios. Un ejemplo sería el Instituto Karolinska, el cual consiguió, en 2019, un 9 % de su financiación de fondos privados (un 4 % correspondiente a empresas suecas y un 3 % de extranjeras). Las donaciones filantrópicas representan una inyección cuantiosa de fondos para la a creación de centros de investigación por parte de empresarios. El Turner Institute for Brain and Mental Health de la Universidad Monash, centro orientado a la detección y el tratamiento de afecciones de salud mental, se nutre del fondo de dotación David Winston Turner y, paralelamente, el Vinson Centre for the Public Understanding of Economics and Entrepreneurship de la Universidad de Buckingham se hizo realidad con la donación de Lord Vinson de Roddam Dene.

 

Becas, dotaciones para estudiantado o para universidades, de fondos filantrópicos

Los fondos privados en forma de dotación económica que llegan a las universidades se utilizan en muchas ocasiones para la ayuda general a las instituciones o en forma de becas para el estudiantado. La Universidad de Cape Town recibe un 10 % de su presupuesto de donaciones e ingresos comerciales. Es la única institución terciaria de país que ofrece ayudas a estudiantes por encima del umbral del gobierno. En 2019 disponía de un fondo de 74 millones de euros en ayudas para la financiación de estudios y de 22,5 millones de euros recibidos en dotaciones de donantes como por ejemplo Hasso Plattner Stiftung, The Gabriel Foundation, Thuthuka Education Upliftment Fund, The Bertha Foundation, el particular Neville Isdell y The Andrew W. Mellon Foundation. Las aportaciones económicas marcan la diferencia en la vida de muchas personas. Tanto es así que la University of the People se fundamenta básicamente en las donaciones económicas y en el voluntariado y cuenta también con becas ofrecidas por grandes empresas

 

Conclusión

Como hemos visto, la tarea de encontrar fuentes alternativas de financiación para las instituciones de educación superior es primordial y tiene como resultado proyectos de grandes dimensiones o, por lo menos, de gran relevancia, bien sea la construcción de un centro de investigación o el hecho de poder sufragar los gastos de estudiantes que de otra forma no podrían acabar sus estudios. Aquí hemos podido ver una compilación de ejemplos, pero también hay otras fuentes extendidas de financiación, como por ejemplo el alquiler de espacios, el contrato de cáterin para acontecimientos o la organización de acontecimientos con fondos benéficos, entre otros.   

 

Referencias

CHENG, W-L., LAW, J., PINDER, D. COVID-19 crisis pushes US students into an uncertain job market [en línea]. McKinsey. (7 de julio de 2021). [Consulta: 5 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.mckinsey.com/about-us/covid-response-center/inclusive-economy/covid-19-crisis-pushes-us-students-into-an-uncertain-job-market 

CONSEJO DE MINISTROS. El Gobierno impulsa la reforma de la ley de universidades [en línea]. La Moncloa. (31 de agosto de 2021). [Consulta: 5 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.lamoncloa.gob.es/consejodeministros/resum’enes/Paginas/2021/310821-cministros.aspx 

DOMÍNGUEZ, N. ¿De qué vive el MIT, una de las mejores universidades del mundo? [en línea]. El País. (4 de diciembre de 2017). [Consulta: 30 de septiembre de 2021]. Disponible en:

https://elpais.com/elpais/2017/12/01/ciencia/1512154281_894544.html 

SÁNCHEZ, D. Retrato de una universidad en crisis: menos financiación pública, más gasto privado y más lejos de Europa [en línea]. El Diario. (17 de enero de 2018) [Consulta: 5 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.eldiario.es/sociedad/espana-grecia-chipre-universitaria-pib_1_2917954.html

VALLESPÍN, I. La caída de alumnos por la pandemia amenaza a las universidades públicas [en línea]. El País. (26 de junio de 2020). [Consulta: 5 de octubre de 2021]. Disponible en: 

https://elpais.com/educacion/2020-06-25/la-caida-de-alumnos-por-la-pandemia-amenaza-a-las-universidades-publicas.html 

   

(Visited 9 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Especialista en innovación educativa en el Grupo Operativo Generación y Transferencia del conocimiento del eLearning Innovation Center de la Universitat Oberta de Catalunya. Lleva a cabo tareas de detección y análisis de tendencias educativas, innovación y tecnologia, curación de contenidos, comunicación y observación. Tiene  una licenciatura y un máster en Historia del Arte de la Universitat de Barcelona y un Postgrado de Dirección y Gestión del e-learning de la UOC. Está especializada en relaciones internacionales y observación educativa y tecnológica.