Perspectiva de género en los Estudios de Derecho y Ciencia Política: cambios progresivos, pero con impacto

8 marzo, 2022
perspectiva-de-genero-y-docencia-2

“Forma parte del compromiso de las universidades avanzar no solo en el conocimiento, sino también en la reflexión sobre los valores de una sociedad democrática, lo que incluye la igualdad de género”. Sobre esta premisa, que expone Bettina Steible, profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), trabaja un grupo de docentes de esta área, incorporando la perspectiva de género en su labor diaria, no solamente de manera formal sino también en los contenidos, competencias y evaluación de las materias. De manera “progresiva” y rompiendo “la inercia”, apuntan profesores y profesoras, buscan “generar un impacto notorio” que consideran clave en la sociedad actual. Lamentan que haya docentes y estudiantes que no están “sensibilizados” con esta desigualdad, pero su trabajo lleva tiempo en marcha y se muestran comprometidos con conseguir una docencia que tenga en cuenta a todas las personas por igual.

Todos se muestran de acuerdo en que el primer paso, y también uno de los más desafiantes, es el lenguaje inclusivo. “Cuidamos que toda la información dirigida al alumnado lo adopte”, expone Mariona Cardona, profesora lectora de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. También la comunicación entre el equipo docente está elaborada siendo “cuidadosos”, añade el profesor Mikel Barreda, que enumera otros campos en los que se avanza: “Evitamos el uso de roles estereotipados en razón de género, por ejemplo politólogo o abogado frente a secretaria o administrativa, y a tratar de utilizar sistemas de referencia bibliográfica que identifiquen expresamente a autores y autoras”. La directora del Máster universitario de Ciudad y UrbanismoMirela Fiori, también incluye en este apartado “más formalista” la conformación de grupos de trabajo y la contratación de personal docente de manera paritaria, asumiendo que “no siempre es posible”. Esta parte de cambios, subraya, “tiene un efecto importante en la concienciación del estudiantado”. Steible argumenta que estas modificaciones son “fáciles de implementar” y que el “reto” va más allá: “En integrar la perspectiva de género de manera substancial”.

Análisis y evaluación

Para provocar que el estudiantado asuma la perspectiva de género en todos sus análisis, la docente Mariona Cardona explica que, en sus ejercicios, “incluyo la recomendación de tomar en consideración este tema y también, de manera expresa, en los criterios de evaluación”. Además, apunta como fundamental la “relectura” de los materiales del aula para “detectar y corregir preguntas o casos que puedan dar lugar a sesgos de género”. Barreda expone que “siempre intentamos relacionar la problemática de género con alguno de los contenidos abordados en la asignatura de forma sustantiva”, a través de análisis de desigualdades o desequilibrios socioeconómicos y políticos por razón de género o políticas en esta materia. Dentro del ámbito de la ciudad y el urbanismo, Fiori plasma en toda su docencia la apuesta por la “ciudad inclusiva” y por visibilizar “ámbitos en los que la discriminación es muy evidente como la movilidad, el espacio público, la seguridad ciudadana, la vivienda…”. Ella misma ha realizado un monográfico sobre ciudad, urbanismo y género.

También aparece esta perspectiva ligada al contenido en la docencia de Miguel Ángel Elizalde, director del Máster universitario de Derechos Humanos, Democracia y Globalización. “Es un elemento inherente a la protección de los derechos humanos; cualquier programa académico en este ámbito debe, necesariamente, incorporarlo”, defiende. Cardona insiste en esta idea: “Es difícil trabajar en esta materia y no desarrollar cierta consciencia de la necesidad de adoptar una perspectiva de género”. Elizalde resalta la existencia de una materia específica optativa en el programa y también se enorgullece de que la investigación y los Trabajos Final de Máster hayan “contribuido a crear conciencia del problema y proponer soluciones”. En el ámbito de la Ciencia Política, el profesor Mikel Barreda incorporó, como coordinador de un manual de Ciencia Política en 2016, un capítulo dedicado “a la cuestión de política y género”.

Valores y buenas prácticas

“La asimilación de valores y de buenas prácticas que los promueven se realiza de manera progresiva”, admite Elizalde, que valora que en los Estudios de Derecho y Ciencia Política la perspectiva de género “se está convirtiendo en la norma más que la excepción”. La profesora Mariona Cardona destaca que, con “reflexión” y “esfuerzo”, se acaba “naturalizando” el uso del lenguaje inclusivo o evitando los “sesgos” culturales. Una cuestión que debe ser transversal en la universidad, puntualiza, “por la responsabilidad e impacto” que tiene en la sociedad. Bettina Steible ratifica que hay que “deconstruir algunos reflejos” y que, para ello, hay que poner a disposición del profesorado recursos de todo tipo.

En el mundo laboral del Derecho, fuera del ámbito universitario, la igualdad “es una tarea pendiente”, denuncia Mariona Cardona, que lo ejemplifica en los “techos de cristal para las mujeres en los despachos de abogados y consultorías”. El docente Mikel Barreda también apunta al “predominio de los hombres en el ejercicio de la profesión”, remarcando que en el curso actual el 52,6% de estudiantes del Grado de Derecho son mujeres pero que en el último ránking de mejores profesionales, solo el 18% lo eran. “Aún queda camino por recorrer tanto en el sector educativo como, y especialmente, en el profesional y laboral”, lamenta. Fiori ve positivo que, en el caso del máster Ciudad y Urbanismo, las alumnas hayan subido, en el cómputo global, del 32% en el curso 2017/2018 al actual 52%. El docente Miguel Ángel Elizalde concuerda en que “la perspectiva de género se ha incorporado al debate social con mucha fuerza, pero su implementación aún puede mejorarse mucho”.

Herramientas útiles

Además de su constante tarea diaria, el personal docente está de acuerdo en valorar las bases del Plan de Igualdad de la UOC para los próximos años y en aplaudir materiales como el Tool kit para comunicación por ser “herramientas útiles” para seguir avanzando. Y sugieren elaborar nuevas propuestas. Una guía de contenido práctico, propone Cardona, “permitiría transmitir a aquel profesorado que muestre más reticencia a dedicar tiempo a reflexionar”. Y es que, existen, añade la profesora Mirela Fiori, personas “menos sensibilizadas” con este tema, por eso recomienda que la Universidad siga avanzando en “la formación de profesionales conscientes de su entorno”. Una comisión específica en los Estudios de Derecho y Ciencia Política podría, coincide el equipo, realizar un “seguimiento” y dar una “dirección” pero lo que piden al unísono son “manos” para poder efectuar los cambios en el día a día.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Autor / Autora
Redactora de contenidos.
Comentarios
Deja un comentario